Oposición podría llegar dividida en tres a las elecciones presidenciales de 2021

PLC, Alianza Cívica con CxL y Coalición Nacional serían las tres opciones, señalan analistas políticos

A 10 meses de que se celebren las elecciones presidenciales de Nicaragua la oposición continúa sin terminar de consolidar la ansiada unidad que garantice que Daniel Ortega y su FSLN tengan a un contendiente fuerte capaz de disputarle el poder en los comicios, y más bien parece llegar divida en tres a criterio de los mismos opositores y analistas políticos.

El politólogo José Antonio Peraza comenta que «estamos claros que estamos a tres bandas, PLC, Alianza Cívica con CxL y Coalición Nacional«. Esta última organización integra al Partido Restauración Democrática que podría funcionar como vehículo electoral de ese bloque opositor.

Una visión similar tiene el joven Max Jerez, miembro de la Alianza Cívica quien considera que existen tres bloques electorales que podrían dividir el voto opositor. «La Coalición con el PRD que es el único partido nacional que tienen en su interior. El PLC, que fue expulsado de la Coalición y el CxL y la Alianza Cívica que están por otro lado».

Jóvenes opositores inician el 2021 en campañas políticas

Pero también, la joven Samantha Jirón de la Unidad Nacional Azul y Blanco ve el mismo panorama electoral pues manifiesta que es un «secreto a voces» el hecho de que la Alianza Cívica podría ocupar la casilla de CxL para los comicios, y también reconoce que desde la UNAB se contempla al PRD como una opción «porque a pesar de ser un partido pequeño, su casilla se ha mantenido limpia«.

Por su parte, Peraza considera que tanto CxL como PRD son dos partidos importantes a lo interno de la oposición, así como la UNAB y la Alianza Cívica, organizaciones nacidas a raíz del estallido social de abril del 2018. «Esas cuatro organizaciones que forman dos bloques, deben estar juntas. No hay ninguna justificación para que esos estén separados» considera el politólogo.

Por otro lado se encuentra el Partido Liberal Constitucionalista, el cual cerró el 2020 siendo expulsado de la Coalición Nacional y debatiéndose en una disputa interna por su presidencia entre los diputados Miguel Rosales y María Haydeé Osuna. Esta litis la terminará resolviendo el Consejo Supremo Electoral controlado por Daniel Ortega, es decir, en manos del FSLN está el reconocer al uno o al otro como el máximo dirigente del partido rojo.

El caso de narcotráfico en el que se vio implicado un hermano de la diputada María Haydeé Osuna

«El PLC tiene una amalgama peligrosa con el FSLN» y se le considera como un «punto y a parte» en el panorama electoral afirma Peraza, y a su vez reconoce que hay sectores dentro del PLC que quieren un cambio pero quienes dirigen a ese partido lo tienen «liquidado» por su pasado y su cercanía con el FSLN.

Los candidatos

Uno de los debates que más genera controversia es el de los posibles candidatos presidenciales, los cuales cada vez se pueden ir divisando un poco más a medida que el tiempo avanza y las elecciones se acercan. Uno de los primeros en afirmar que aceptaría una candidatura presidencial siempre y cuando fuese como resultado de una elección primaria ha sido Félix Maradiaga de la UNAB, la cual integra la Coalición Nacional.

De hecho la misma UNAB dio a conocer recientemente que propondrán solamente a un candidato a la presidencia para que compita en unas eventuales primarias con otros aspirantes a la candidatura por la oposición y todo apunta que Maradiaga podría ser ese único candidato.

Por otro lado, la Alianza Cívica parece tener otro candidato en mente. «Quien es presidenciable para la Alianza Cívica es Juan Sebastián Chamorro» considera Samantha Jirón, y el mismo Chamorro ha dejado entre ver que estaría dispuesto a aceptar una candidatura.

El empresario dijo recientemente en una entrevista brindada a Nicaragua Actual que si la oposición logra unirse, «claro que sí aceptaría un reto de esta naturaleza», refiriéndose a una eventual candidatura a la presidencia.

Además de demostrar su anuencia por una eventual candidatura, Chamorro también dijo que CxL “representa la mejor alternativa en este momento como casilla electoral (…) Creo que es el mejor carro. En la Alianza Cívica hay un consenso que es el mejor partido por la trayectoria, por la limpieza, por la violación a las libertades de sus miembros, la expulsión de sus diputados. Hay consenso que es apropiado y en las mejores circunstancias la mejor casilla apropiada e idónea”.

De aliados del FSLN a repudiar ser llamados sandinistas: La historia del MRS

A pesar de que la oposición se encuentra dividida en tres, la Coalición Nacional ha trabajado desde octubre del 2020 en un mecanismo de elección primaria para definir al posible candidato que pueda representar a la oposición en los comicios de noviembre, sin embargo, hasta este momento ese mecanismo no está listo, según José Pallais, miembro de ese bloque opositor.

«Quedó delineada la propuesta pero todas las organizaciones integrantes están valorándola y estamos recibiendo todavía comentarios y reacciones», y solo esperarían para la aprobación final en los siguientes días, comenta el político opositor. La implementación de este mecanismo de elecciones primarias sería implementado entre los meses de febrero y marzo, prevé Pallais.

Para el politólogo Peraza el tema de las candidaturas debe ser conversado y asegura que la decisión de la UNAB de presentar a un solo candidato le parece un error porque eso limita la participación democrática, pero para superar el tema de los candidatos y sus aspiraciones personales, todos deben «demostrar cuál es el grado de madurez y de capacidad política que tienen los liderazgos».

¿Habrá unidad de la oposición antes de noviembre?

El tiempo se le acaba a los grupos opositores para poder consolidar la ansiada unidad de cara a los comicios presidenciales de noviembre y algunos son optimistas como la joven Dolly Mora de la Alianza Cívica al considerar que la oposición si podría unirse antes de la contienda electoral.

«Estamos seguros que la oposición va a ir unida al proceso. Hay diálogos que no son públicos pero que se están dando y esperamos que en los próximos meses, ya haya una cuestión mucho más concreta que le permita a la ciudadanía ver una propuesta clara y tangible para este país», comenta Mora.

Los exaliados del FSLN que hoy se encuentran en la oposición

La joven apunta que entre los opositores hay cosas que los unen pero les hace falta dialogar, y menciona como ejemplos de unión la demanda por la liberación de los presos políticos, las reformas electorales y la búsqueda de la salida de Daniel Ortega del poder.

Sin embargo, su similar de la UNAB Samantha Jirón, tiene una opinión contraria a la de Mora pues no ve voluntad política en ninguna de las aceras de la oposición para que haya un acercamiento entre grupos opositores, ni siquiera entre los grupos juveniles.

Por su parte, Peraza opina que todavía hay tiempo para lograr la ansiada unidad de la oposición y que entre los adversarios políticos de Ortega debe haber «una dosis de racionalidad, patriotismo y desprendimiento. Si hablamos de nuevas formas de hacer política este es el momento para demostrarlo fuera de los discursos de unidad. Todos hablan de unidad, de respeto, de ponernos de acuerdo pero todos quieren que se haga conforme a sus propias reglas».

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.