Observación internacional y cambio de magistrados electorales: las mínimas condiciones para comicios creíbles

"Aquí se necesitan reformas profundas y que sean constitucionales y eso ya lo desechó el gobierno", indicó el político José Dávila.

En el discurso del presidente Daniel Ortega de este lunes, se refirió escuetamente a las reformas electorales que prometió su gobierno en mayo de este año. El mandatario sandinistas aseguró que el Consejo Supremo Electoral (CSE) «dio a conocer el año pasado que se estaría iniciando el proceso», pero no detalló cuáles serán las reformas necesarias para ir a los comicios presidenciales.

En estos meses, la Secretaría General de la OEA encabezada por Luis Almagro deberá promover una negociación entre los grupos de oposición y el gobierno para consensuar reformas electorales, según el mandato que le encomendó la Asamblea General a la organización.

Ortega nombraría a Rosario Murillo como candidata presidencial, según The Economist

«El Consejo Supremo Electoral dio a conocer la primera información el año pasado, en relación con las elecciones que se estaría iniciando el proceso en mayo», dijo ambiguamente Ortega durante el discurso político.

Los personeros políticos de Ortega y diputados sandinistas evitan el tema de las reformas electorales. Incluso, no han tomado en cuenta las propuestas del Grupo Promotor de Reformas Electorales (GPRE), que plantean la necesidad de establecer la no reelección en la Constitución Política, así como la prohibición de la candidatura del cónyuge de quien ejerce en la presidencia, entre otros puntos.

 

La reformas necesarias

El exdiplomático y político José Pallais Arana explica que las reformas electorales necesarias para ir a las elecciones es depurar el padrón electoral y asegurar la observación nacional e internacional. Otro punto importante de reforma es «garantizar la participación de los fiscales de los partidos políticos, que no puedan ser sustituidos ni expulsados», sugiere.

El político opositor propone que los resultados de cada Juntas Receptoras de Votos (JRV) puedan ser conocido inmediatamente y sean subidos en directos al sitio Web del CSE. Por consiguiente, reglamentar adecuadamente los procesos de impugnación y «ponerle fin a la excesiva facultad reglamentaria del Consejo, regulando y publicando a tiempo todas las normativas electorales», recomienda José Pallais.

Daniel Ortega buscará diálogo nacional después de las elecciones

El analista político José Dávila concuerda con algunos puntos de José Pallais manifestando la importancia de que hayan magistrados independientes y un padrón depurado que esté al día. «Se necesitan un conteo online para que todo mundo vea como va y eso no existe en Nicaragua», expone.

«Sin eso no podríamos hablar de unas elecciones aceptables«, dice Dávila, y agrega que ve muy dudoso que Ortega incluya en las reformas estas propuestas, por lo que visiona que el mandatario sandinista salga con unas reformas muy superficiales y no llegue a lo mínimo que se necesita.

«Aquí se necesitan reformas profundas y que sean constitucionales y eso ya lo desechó el gobierno. Hay dudas sobre todo lo que demanda Nicaragua para unas elecciones que llene las condiciones mínimas», sostiene Dávila.

Reformas electorales a principio de mayo

El politólogo nicaragüense, José Antonio Peraza, analiza que las reformas electorales empiecen en los primeros días de mayo. «Eso va ser a mata caballos y ya lo deben de tener organizado de lo que van a hacer», indica el experto, y agrega la estrategia de realizar las reformas de último momento es para «contrariar y que la oposición no pueda organizarse».

Peraza considera que Ortega tiene su propia agenda de lo que se va aprobar en las reformas electorales, y que no va a tomar en cuenta las propuestas que realizó el Grupo Promotor de Reformas Electorales (GPRE). En esto coincide José Dávila señalando que las propuestas del GPRE no se tomarán en consideración, puesto que el gobierno de Ortega es una «dictadura».

«Una democracia ya hubiera establecido un diálogo si hay inquietudes de ese tipo. Ha hablado de un diálogo después de las elecciones y da por asumido que las va a ganar (las elecciones)», acotó Dávila.

Negociación con los partidos políticos

Por no darse una reformas necesarias y al no tomar en cuenta las propuestas del GPRE, Peraza visiona que podría darse una negociación y la «gran pregunta es quiénes son los que van a negociar, dónde y cuándo», se pregunta el politólogo.

Oposición podría llegar dividida en tres a las elecciones presidenciales de 2021

Comenta que esta negociación posiblemente sea en la Asamblea Nacional y pueda darse con los partidos con personalidad jurídica o con los partidos que tengan representación parlamentaria. «No sabemos cuál será la participación de las organizaciones nacidas a partir de abril», señala Peraza, y considera que estas organizaciones nacientes no tengan participación directa, pero tal vez sea indirecta a través de algunos partidos políticos. «Eso lo sabremos hasta que se convoque a ese proceso», subrayó el politólogo.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.