¿Es suficiente el esfuerzo de la Comisión de Buena Voluntad?

La Coalición Nacional ha respondido positivamente a la convocatoria de unidad que ha hecho la Comisión de Buena Voluntad, pero la Alianza Ciudadana aún no transmite una respuesta

Se fue el primer mes del 2021 y la oposición continúa en las mismas, dividida y dispersa en dos bloques, sin acercamiento para dar respuesta a la demanda nacional de unidad y sin propuesta clara para ofrecerle a los nicaragüenses una alternativa frente al rival de siempre, Daniel Ortega y su Frente Sandinista de Liberación Nacional.

La Comisión de Buena Voluntad integrada por el Dr. Carlos Tünnerman y el ex candidato presidencial Fabio Gadea, representa una esperanza para consolidar la unidad de los opositores, precisamente porque ese es su objetivo fundamental, ser mediadores entre la Coalición Nacional y la Alianza Ciudadana para que juntos formen un solo bloque opositor.

Ambos alegan no aspirar a un cargo público. Tünnerman es un respetable intelectual considerado el padre de la autonomía universitaria y lleva décadas hablando de la necesidad de la democracia en el país, mientras que Gadea es un viejo empresario radial, ex candidato presidencial en 2011 y conocido también por ser un viejo opositor al sandinismo.

Esta es la propuesta de Carlos Tünnerman y Fabio Gadea para unir a opositores

Los veteranos políticos ya dieron un primer paso el pasado 01 de febrero al enviar una carta a ambos grupos opositores, y también a todos los que han mostrado sus aspiraciones presidenciales invitándolos a entablar las primeras conversaciones de cara a la unidad de los detractores de Ortega.

Tünnerman indicó a Radio Corporación que la Comisión de Buena Voluntad espera que los invitados al menos muestren interés de reunirse con ellos, y en dependencia de las primeras conversaciones, podrían oficiarse las reuniones bilaterales, pero de resultar infructuoso la comisión estará revelando los nombres de quienes no tengan la voluntad para afianzar la unidad.

La propuesta de la Comisión de Buena Voluntad

Para lograr la unidad de la oposición, la Comisión de Buena Voluntad se propone impulsar cuatro puntos fundamentales. El primero es que quienes aspiran a la presidencia «manifiesten que depondrán su candidatura en favor de un candidato único dentro de un bloque unificado de la oposición».

Este paso ya fue dado dado por algunos de los aspirantes a la presidencia como Juan Sebastián Chamorro, Félix Maradiaga y Miguel Mora, quienes han expuesto públicamente que dejarían sus aspiraciones en caso de ser otra persona la seleccionada para representar a la oposición en los comicios presidenciales del 2021.

¿Cuáles son las fortalezas y las debilidades de la Alianza Cívica y la Coalición Nacional?

El siguiente paso sería realizar consultas «con actores relevantes, institucionales y personales» y definir un procedimiento para seleccionar una formula presidencial antes del mes de marzo. De igual manera se buscará acordar un procedimiento para seleccionar a los candidatos a diputaciones para que no sean escogidos al «dedazo».

Tünnerman y Gadea también proponen que en acuerdo con el candidato seleccionado y los demás pre candidatos, se creen las «líneas básicas de reconstrucción democrática», así como la selección de la casilla en la que se postulará la candidatura única de la oposición.

La respuesta de los bloques opositores

Por ahora el bloque opositor compuesto por la Alianza Cívica y el partido Ciudadanos por la Libertad no se ha pronunciado respecto al llamado que hicieron Tünnerman y Gadea, y más bien algunos miembros de estas organizaciones critican el esfuerzo que se hace por unificar a la oposición.

Tras conocer la noticia de que la Comisión de Buena Voluntad expondría los nombres de quienes no tengan voluntad para consolidar la unidad, el joven Ángel Rocha, miembro de la Alianza Cívica escribió en la red social twitter que no comprendía la actitud del Dr. Tünnerman. «Si no fue capaz de mantener la unidad dentro de la Alianza y respetar la voluntad de la mayoría ahora viene con esto de buena voluntad», señaló el joven.

Rocha se refiere a la decisión de Tünnerman de salir de la Alianza Cívica después de que la organización anunciara su retiro de la Coalición Nacional porque la mayoría de sus miembros así lo decidieron. Tünnerman explicó en su momento que su salida de la Alianza Cívica era porque no consideraba pertinente dividir a la oposición de esa manera.

Un argumento más claro parece tener el joven Enrique Cuadra, miembro de la Alianza Universitaria Nicaragüense que integra la Alianza Cívica. Cuadra sostiene que no puede haber unidad si los objetivos son diferentes, debido a que «mientras algunos piden unidad pero sigan enfocados en candidaturas (Coalición Nacional), y no en presionar para las reformas electorales, terminarán llamando al no voto».

Jóvenes opositores inician el 2021 en campañas políticas

Sin embargo, Cuadra parece olvidar que fue su movimiento el que empezó el año en campaña política y con un discurso triunfalista de cara a los comicios presidenciales, tildando al 2021 como «el año de la derrota del sandinismo» y no precisamente promoviendo reformas electorales a como le señala al otro bloque de la oposición.

Si en algo tiene razón Cuadra, es que en la acera de la Coalición Nacional parece haber más candidaturas que propuestas para dar solución a los problemas que aquejan a millones de nicaragüenses, y ese mismo tema de las candidaturas se percibe como prioridad antes que la búsqueda de reformas electorales que garanticen un proceso justo y transparente.

Sin embargo el bloque de la Coalición Nacional sí ha respondido positivamente al llamado de la Comisión de Buena Voluntad para conformar de la unidad de la oposición, y sus miembros han llamado a la Alianza Cívica y CxL para que convoquen con fecha, hora y lugar para hablar sobre la unidad pero no han obtenido respuesta por parte de la Alianza Ciudadana.

Juan Sebastián Chamorro propone «acuerdo político» entre opositores divididos

El único miembro de ese bloque que ha apoyado los esfuerzos de la Comisión de Buena Voluntad es Juan Sebastián Chamorro, pero siempre insiste en que lo hace a título personal porque ya no es el director ejecutivo de la Alianza Cívica.

El balón se percibe ahora en la cancha de la Alianza Ciudadana y habrá que ver si lo pierde con su actitud excluyente personificada en Kitty Monterrey, quien no reconoce a la Coalición Nacional como un bloque opositor; habrá que ver si el balón al menos se disputa con discusiones de alto nivel como políticos respetables atendiendo la demanda nacional de unidad contra el sandinismo; o habrá que ver si logra anotar el golazo y establecer de una vez por todas la ansiada unificación de los opositores.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.