Aguinaldo continúa en picada en Nicaragua por el desempleo

Los últimos datos presentados por el Banco Central de Nicaragua muestran que desde entonces se han perdido 217,371 empleos formales.

Desde el estallido sociopolítico de 2018 se ha presentado una reducción significativa del empleo formal en el país. Los últimos datos presentados por el Banco Central de Nicaragua (BCN) muestran que desde entonces se han perdido 217,371 empleos formales, es decir que durante los últimos tres años se ha reducido un 24% el número de personas inscritas en el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

Estos números confirman que durante las próximas semanas muchos nicaragüenses que ahora se encuentran en el desempleo o la informalidad, no podrán percibir el famoso aguinaldo de fin de mes, una situación que disminuirá la actividad económica en una temporada especialmente conocida por el dinamismo de la actividad comercial.

Economía de Nicaragua se contraerá un poco menos de lo estimado inicialmente por el FMI

El economista Enrique Sáenz advierte que entre menores ingresos percibe la población, menor es el poder de compra y, por tanto, la actividad económica del país se ve afectada. Y aunque a finales del año existe un mayor circulante de dinero que el comportamiento habitual, «en comparación con lo que ha significado anteriormente ese mayor circulante en términos de reanimación de la actividad económica pues es bastante menor».

Impacto en el sector privado

Leonardo Torres, Presidente de Conimipyme de Nicaragua, sostiene que el aguinaldo del gobierno o del sector público «prácticamente es el mismo porque no ha hecho despidos masivos, el problema es en el sector privado donde se tiene una masa de desempleo acumulada de caso 200 mil personas».

Esa elevada tasa de desempleo ha provocado un impacto de casi 300 millones de córdobas menos en aguinaldos, pasando a un ingreso de casi 10,300 millones de córdobas este año, según la estimación de Torres.

De igual forma, a varias de las personas que continúan laborando se les aplicó un cambio de contratación por servicios profesionales, por lo que tampoco devienen aguinaldo. Por ello Gisella Canales, fundadora de la plataforma de educación financiera y economía Dele Peso a sus Pesos, aconsejaba que quienes recibirán aguinaldo o algún tipo de bono para este fin de año deben considerar el contexto nacional y administrar correctamente las finanzas, ante la ausencia de estos ingresos extras para muchos hogares.

Cifras oficiales reflejan una caída del empleo informal

Luis Núñez, economista nicaragüense, destaca que las cifras oficiales reflejan una importante caída del empleo formal por la crisis política, social y económica que ya va por su tercer año. Por lo que estima que «son alrededor de 10 mil millones de córdobas vs 12 mil millones del año pasado y menos aun que el antepasado, el aguinaldo va cayendo».

Pero el BCN indica que el «incremento» en el numerario estará vinculado principalmente a la mayor demanda de dinero por concepto de pago del aguinaldo, o treceavo mes de salario, el que se estima alcance la suma de C$10,710 millones en el año 2020.

«Se espera que las ventas en la actividad comercial de noviembre y diciembre asciendan a C$40,209 millones», según estimaciones del BCN.

Pero Núñez sostiene que el aguinaldo es un dinero que está circulando en la economía a diferencia de otros montos, por lo que valora que habrá menos circulación de aguinaldo para los nicaragüense.

Presidente del BCN afirma que la economía nicaragüense «continúa mostrando fortalezas» pese a la pandemia

«Ahorita son para cubrir necesidades básicas, pero en términos normales el aguinaldo era una herramienta que las familias han tenido para pagar deudas primero pero también para hacer sus compras de fin de año», destaca Núñez. «Incluso dejan una parte para el colegio de los hijos en enero, en esta ocasión obviamente va dedicado a lo más básico y de primera necesidad», añade.

El economista asegura que el comercio es una de las actividades mas golpeadas, en este caso el turismo esta casi colapsado, dice, por lo que «básicamente esto irá a la deuda y los alimentos básicos».

No habrá reactivación

Por otra parte, el economista insiste el aguinaldo no es un factor de crecimiento importante: «podría aumentar el consumo pero no provocará recuperación alguna», dice, y agrega que se calcula de poco menos de 300 millones de dólares.

«En estos momentos en que llevamos dos huracanes, el factor del covid-19 que sigue impactando el país, entonces el aguinaldo podrá resolver pero no será un factor de recuperación», destaca Núñez.

Deja claro que la moratoria que vence en diciembre y muchos nicaragüenses deberán volver a pagar sus deudas.

«Y la deuda es históricamente una carga que llevan los hogares nicaragüenses y siempre del aguinaldo se ha destinado una parte para ponerse al día», remarcó Luis Núñez.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.