¿Cuál será el rumbo de la economía nicaragüense tras la reelección de Ortega?

Daniel Ortega se aseguró un cuarto mandato consecutivo en medio de unos polémicos comicios. Ahora, surgen dudas sobre el rumbo de la economía nacional ante las presiones internacionales ¿Podrían verse afectados los nicaragüenses?

Daniel Ortega recién aseguró su estadía en el poder por cinco años más, a través de unos comicios que han sido rechazados por la comunidad internacional por su falta de legitimidad. Con los resultados sobre la mesa, se intensifican las dudas sobre cuál será el rumbo de la economía de Nicaragua en los próximos años, pues el caudillo sandinista estaría tomando posesión en medio de fuertes señalamientos y amenazas de nuevas sanciones para presionar a su administración.

Las políticas neoliberales del izquierdista Daniel Ortega

El economista Oscar René Vargas considera que el “talón de Aquiles” de Ortega es precisamente el tema económico. A pesar de que su gabinete insiste en reiterar que la economía nacional se encamina por el crecimiento.

La Economist Intelligence Unit afirma que la economía de Nicaragua está preparada para una recuperación firme este 2021 y que estaría volviendo a los niveles vistos antes de la pandemia. Sin embargo, reconoce que esta mejora proviene de una base de comparación baja y que el Producto Interno Bruto (PIB) Real no volverá a su pico de 2017 hasta el año 2023.

La semana pasada el presidente del Banco Central de Nicaragua, Ovidio Reyes, informaba con gran optimismo que durante el primer semestre del año corriente el país ha mostrado un significativo aumento en la Inversión Extranjera Directa (IED). Los datos muestran que los mayores ingresos fueron percibidos en las áreas de energía y minas, telecomunicaciones, industria y financieros.

Vargas cuestiona que este crecimiento se reporta en áreas “que generan poco empleo porque son más que todo inversiones técnicas”. Además, insiste en que “esta es una cuestión que aún no tiene el peligro de la Ley Renacer que va a ser aprobada en la próxima semana”, y que “va a afectar las inversiones y préstamos”.

El peso de la inversión extranjera

“Nicaragua necesita de las inversiones extranjeras para lograr equilibrar el proceso económico. Las inversiones extranjeras y los préstamos es lo que permite que más o menos el 70% de los proyectos de desarrollo del país funcione y por lo tanto son factores importantes para crear empleo”, elementos que, tras la reelección de Ortega, Vargas prevé se quedarán estancados.

Presupuesto 2022 bajo secretismo en medio de la jornada de votaciones

“Con la farsa electoral no está asegurando ni que las inversiones extranjeras se vayan a incrementar en el 2022, ni que los préstamos y donaciones se vayan a realizar, por el peligro que hay de las sanciones internacionales” sostiene.

De hecho, Estados Unidos aprobó recientemente la Ley Renacer con la cual se solicita la revisión de la participación de Nicaragua en el tratado de libre comercio DR-CAFTA, con el cual el país puede exportar e importar gran variedad de productos libres de impuestos a la nación norteamericana.

Si Nicaragua es expulsada del CAFTA, perdería dicho beneficio. Para Vargas, es importante destacar que no se trata de un bloqueo económico, por lo que, el país podría continuar exportando, solo que ahora estas tendrían un cargo extra, lo cual encarecería los productos y limitaría el mercado interno.

Además, se verían afectadas alrededor de 120 mil plazas laborales generadas por las zonas francas. El economista explica que se “afecta porque los productos que se elaboran en las zonas francas llegan sin impuestos desde Estados Unidos” y si Nicaragua pierde dicha ventaja “los inversionistas extranjeros van a preferir invertir en otro país centroamericano que tenga la posibilidad de exportar sin impuestos”.

Esto significaría una importante pérdida de ingresos para miles de personas que dependen de un único salario dentro de un mismo hogar.

Nicaragua con la inversión más baja de Centroamérica de los últimos seis años

Igualmente, miles de jóvenes se verían afectados por la falta de oportunidades laborales, lo que impulsará nuevas oleadas migratorias en los próximos años de nicaragüenses en búsqueda de mejores condiciones de vida.

Sin embargo, el experto no cree que se concrete la salida del país del acuerdo. La Economist Intelligence Unit también considera “poco probable que Estados Unidos avance con los esfuerzos para excluir a Nicaragua del DR-CAFTA. Tal medida no solo sería legalmente complicada, sino que también impondría severas dificultades económicas a los nicaragüenses comunes y corrientes y podría tener importantes repercusiones negativas para la región centroamericana en general”.

Aún dentro del CAFTA, prevalecerá incertidumbre

Pero, aunque Estados Unidos no elimine a Nicaragua del DR-CAFTA, Vargas asegura que el simple hecho “que exista la posibilidad y que exista la Ley Renacer va a limitar las inversiones extranjeras en Nicaragua”.

“Estados Unidos ha utilizado su influencia en las organizaciones multilaterales para limitar el alcance de la nueva ayuda y los desembolsos de deuda a Nicaragua. Los nuevos préstamos multilaterales a Nicaragua se otorgan ahora en gran parte por motivos humanitarios; si Nicaragua es expulsada de la OEA, incluso este financiamiento podría estar en riesgo. Como resultado, Nicaragua dependerá cada vez más del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), que queda fuera del alcance de las sanciones de Estados Unidos” detalla la Economist Intelligence Unit.

En sus informes, la unidad de negocios independiente reconoce que “los conflictos políticos recurrentes y la poca confianza en el estado de derecho reducirán las perspectivas de crecimiento, a pesar de las lucrativas oportunidades en minería, energía y manufactura. Por tanto, Nicaragua seguirá siendo uno de los países más pobres del hemisferio occidental”.

Las graves consecuencias que ocasionaría que Nicaragua sea expulsada del DR-CAFTA

En el nuevo periodo de Ortega, consideran que “habrá riesgo de intervencionismo estatal en algunas áreas, destinado a socavar a los opositores al régimen. Sin embargo, en términos generales, el gobierno mantendrá un marco de política ortodoxo, con el sector privado impulsando ganancias (modestas) de productividad en 2021-25”.

Por lo que, “el principal riesgo para las perspectivas de crecimiento proviene de la aplicación de sanciones económicas a Nicaragua por parte de Estados Unidos, lo que casi con certeza causaría un retroceso económico”.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.