Allanan vivienda de exiliada por supuestas papeletas relacionadas con la “operación preso 198”

Según los agentes policiales el allanamiento ocurrió porque vieron salir una caja de papeletas de la vivienda que consideran están relacionadas con la "operación preso 198"

La vivienda de Marvia Padilla, quien se encuentra exiliada en Costa Rica tras ser víctima de persecución en Nicaragua, fue allanada este viernes por supuestamente poseer una caja de papeletas de la llamada “operación preso 198”.

Tiempo apremia a la oposición para unirse de cara a elecciones 2021

En la vivienda, ubicada en el departamento de León, viven únicamente una señora de 70 años, su abuela de 102 años, y dos menores de edad, de 8 y 6.

Hasta el momento Padilla no ha logrado tener comunicación con las personas de la casa, y supo del allanamiento a través de amigos y vecinos, quienes le comentaron que aproximadamente entre las 10 y 11 de la mañana la policía cerró el perímetro de la cuadra donde se ubica la vivienda y procedieron a allanarla.

La información que le han proporcionado es que el allanamiento ocurrió porque supuestamente vieron sacar del lugar una caja de papeletas, lo cual dice no es cierto “porque no encontraron nada”.

Las papeletas a las que la Policía hace referencia forman parte de una campaña llevada a cabo hace unos días por la Alianza Cívica la cual fue denominada “Operación preso 198” y consistió en pegar dichas papeletas en diversos espacios públicos que mostraban el rostro del presidente Daniel Ortega con la frase “SE VA”.

Policías ocupan equipos electrónicos durante allanamiento

Durante el allanamiento la Policía ocupó diversos aparatos electrónicos como celulares y computadoras, asegura Padilla.

Jóvenes de la Alianza Cívica dicen que solo hacen «autocrítica» a Coalición Nacional

Además, agrega que desconoce qué se llevaron de sus cosas personales pues hasta el momento solo le han confirmado que su habitación fue desordenada por los agentes.

Todas las pertenencias de Padilla continúan en Nicaragua ya que durante su exilio en septiembre de 2018 no tuvo oportunidad de movilizarse con nada.

Asegura que su situación es frustrante porque “me siento impotente desde Costa Rica de no poder hacer nada, de no poder proteger a mi familia, y de que se sigan cometiendo más injusticias, allanamientos ilegales, decomisión de artículos electrónicos de forma ilegal también, es bastante doloroso”.

Y destaca que la crisis económica mundial que se vive por el COVID-19 es más difícil de sobrellevar para las personas migrantes, y “sumado a esto, estar teniendo que preocuparte por el bienestar de tu familia, por su integridad, por sus libertades”.

Asedio continuó después de su exilio

Padilla comparte que esta no sería la primera vez que la Policía Nacional asedia a su familia. Tras su salida del país en 2018, la persecución y vigilancia ha sido una constante en la vivienda.

Les han hecho pintas asegurando que la tienen vigilada, en las noches “han llegado a querer botar las puertas, las verjas, golpearlas, y una vez amaneció la puerta casi arrancada, o sea no es primera vez”, por lo que se encuentra preocupada por la integridad de las personas que se encuentran dentro de la casa.

Según la información proporcionada por su familia, el último evento sucedió a finales del año pasado, pero destaca que no confía en esto ya que cree que su mamá, por no querer agregarle preocupaciones a las que ya tiene en el exilio, le ha ocultado información sobre si han estado asediándolas.

Padilla continúa intentando contactarse con su familia para confirmar que se encuentran bien tras los allanamientos llevados a cabo esta mañana.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.