Mujeres refuerzan sus mecanismos de defensa ante ola de violencia

El incremento en la inseguridad nacional afecta la salud mental de la población nicaragüense, sobre todo de las mujeres, quienes suelen ser las principales víctimas ante la ola de violenciaabusos sexuales y femicidios.

Activista y exreo político Bayardo Siles es denunciado por violencia física en Costa Rica

La psicóloga Andrea Ramírez señala que la inseguridad ciudadana y la saturación de noticias con contenidos de violencia pueden provocar mayor agresividad, ansiedad, insomnio, descontrol de impulsos o de la tolerancia a la frustración.

Ante la alerta de inseguridad emitida por diversos colectivos feministas, muchas mujeres en Nicaragua han decidido tomar medidas que les aporten mayor seguridad ante el evidente riesgo.

Aumentan matrículas para aprender defensa personal

Orus Miranda Castillo, Director de la escuela de Taekwondo Impacto de Matagalpa, comparte que la problemática social que atraviesa el país ha incrementado considerablemente el número de matrículas en los cursos de defensa personal.

Muchos padres matriculan a sus hijas con el objetivo de que aprendan a defenderse, pero también hay madres de familia tomando el mismo curso ante la creciente inseguridad.

Nicaragua ¿el país más seguro de Centroamérica?

Miranda comenta que la preparación no solo se realiza en el área física, sino que también velan por la parte psicológica para que puedan reaccionar de la mejor manera ante una agresión.

“Por lo general las alumnas mujeres tienen la percepción de que necesitan fuerza similar o mayor (a la de los hombres) para reaccionar ante un ataque, entonces se preparan psicológicamente para estar indefensas ante una agresión” señala Miranda, quien a su vez destaca que estas percepciones se relacionan a “características machistas”.

Orus Miranda, instructor de Taekwondo asegura que las matriculas para los cursos de defensa personal han aumentado en los últimos meses por parte de mujeres. Foto: Redes.

Por ello, durante las clases buscan demostrar a las alumnas que lo que realmente necesitan para evadir efectivamente una agresión o situación de peligro es su misma fuerza o usar puntos específicos de dolor.  Tras aprender estas técnicas, las mujeres desarrollan más confianza en sí mismas, asegura el instructor.

Aumento de abusos contra menores intensifica indignación de la población

Ramírez señala que el aumento en las matrículas para aprender defensa personal es natural ya que “generalmente las personas buscamos recursos para poder hacerle frente a las situaciones, y esto además responde a un contexto”.

Crece demanda de artículos de autodefensa 

Muchas tiendas que se dedican a la venta de artículos de autodefensa como gas pimienta, tasers o bastones, han registrado un aumento en la demanda durante los últimos meses, sobre todo por parte de las mujeres.

La tienda Express Airgun Nica ofrece una amplia variedad de artículos de defensa personal, y comparten que aunque han tenido algunas dificultades para ingresar sus productos en aduanas, sus ventas han subido hasta dos o tres veces actualmente. Las cuales generalmente solo se elevaban cuando las universidades iniciaban clases.

Teaser eléctricos entre los principales artículos de autodefensa vendidos en Nicaragua. Foto: Vintage Store.

Y destacan que quienes están comprando estos artículos mayoritariamente son las mujeres.

Los retos de los familiares de víctimas de femicidios

Vintage Store Nicaragua es una tienda que se dedica a la venta de tasers o “armas de electrochoques”.

Milvian Marenco Amador, co propietaria de la tienda, asegura que ante el aumento de la inseguridad del país también lo ha hecho la demanda de los productos de autodefensa, y cada vez que trae nuevos equipos estos logran venderse en cuestión de una a dos semanas.

Según Marenco aunque la mayoría de compradores corresponden en un 65% a hombres, al final los tasers terminan en manos de sus novias o hermanas, pues realizan las entregas de los productos en forma de regalo.

“Tengo amigas que a inicio de año cada vez que se los ofrecía me decían que les daba miedo, porque suenan fuerte y se ven intimidadores, pero en estos meses fueron las primeras que me pidieron que les apartara uno”, comparte Marenco.

Femicidios continúan en aumento en plena pandemia del COVID19

Tanto para Jonathan Silva como para Marenco, ambos propietarios de la tienda, el aumento de la demanda se relaciona a la intensificación de la violencia y el hecho de que “las mujeres no se sienten seguras en ningún lugar”.

Y si a principios de año sus clientas correspondían a mujeres jóvenes o universitarias, actualmente reciben pedidos de mujeres de todas las edades, desde mayores hasta de adolescentes en compañía de sus padres.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.