Impunidad y falta de políticas estatales conducen al aumento de femicidios, dicen expertas

Según datos de Católicas por el Derecho a Decidir, en el año 2016 se contabilizaron 49 femicidios, mientras que en 2020, 69.

La organización Voces Caribeñas y Católicas por el Derecho a Decidir, realizaron este miércoles un encuentro con mujeres de Bluefields, donde presentaron los resultados de un diagnóstico sobre el impacto de los femicidios en Nicaragua.

Los femicidios en los últimos cinco años van en aumento, desde el 2016 los crímenes contra mujeres han tenido un patrón de crecimiento que refleja la falta de atención del Estado ante la problemática.

Según datos de Católicas por el Derecho a Decidir, en el año 2016 se contabilizaron 49 femicidios, mientras que en 2020, 69.

Perla Wilson, de la Red de Mujeres Afro y Voces Caribeñas en la RACCS, señala que el Estado no ha implementado estrategias y políticas públicas que garanticen la seguridad de éstas.

Más de 100 menores en orfandad tras femicidios registrados en 2020

“Lamentablemente en el país, a lo largo del año se vienen reportando muchos casos de secuestros, femicidios, violaciones y parricidios, donde las víctimas son mujeres de diferentes edades. Es necesario que el Estado implemente estrategias y políticas públicas que garanticen la seguridad de las féminas, ya que no estamos en un país seguro”, explicó la entrevistada.

Wilson considera que el Gobierno en conjunto con las organizaciones que trabajan el tema de la violencia deberían de coordinar esfuerzos para disminuir la violencia, no obstante el Gobierno impide que las feministas hagan presencia en las diferentes instituciones a las que acuden las víctimas.

Puso como ejemplo un reciente caso registrado en Bluefields, donde un ex consejal suplente del Frente Sandinista de Liberación Nacional golpeó a su ex pareja con una botella en la cabeza y pies, y pese a que ésta interpuso denuncia la Policía Nacional no había remitido el expediente al Ministerio Público, es decir que estaban protegiendo al agresor.

En lo que va del 2021 se reportan 25 femicidios, de estos sólo 4 hombres están pagando sentencia

Martha Flores, de Católicas por el Derecho a Decidir, resaltó la importancia del denunciar estos actos. “Los femicidios son crímenes atroces que dejan luto a las familias, niños huérfanos y hogares desintegrados; esta situación no está siendo atendida a como se merece, tampoco vemos justicia en esos delitos, porque la mayoría de los autores andan libres en las calles, hay un falta de voluntad por parte de las autoridades correspondientes, por otro lado la Ley 779 no se aplica a cabalidad, todo eso genera inseguridad para las mujeres, el Gobierno a través de la Policía Nacional deberían hacer buenas investigaciones en los casos, proteger a las familias, la niñez y hacer un trabajo en comunidad”, subrayó Flores.

Martha Flores, de Católicas por el Derecho a Decidir. Foto: Ni

En La Cruz de Río Grande una mujer fue brutamente macheteada y privada de la vida

El miércoles 19 de mayo fue privada de la vida Damaris Flores, originaria de la comunidad “El Gallo”, municipio de La Cruz de Río Grande, Costa Caribe Sur, quien recibió varios machetazos que le provocaron la muerte.

Según fuentes de la zona un sujeto desconocido macheteó a la víctima, hasta dejarla sin vida, luego sustrajo dinero del negocio de la occisa y posterior se dio a la fuga.

Casos de femicidios en Nicaragua rodeados de irregularidades judiciales

El alcalde de ese municipio Juan Ramón Espinoza, confirmó el crimen que tiene en luto a una familia de La Cruz de Río Grande, lugar donde de manera frecuente se registran muertes violentas que en su gran mayoría quedan en la impunidad.

Cabe hacer mención que el cónyuge de la víctima interpuso denuncia en la policía, por lo que un grupo operativo se movilizó a la zona para realizar las investigaciones correspondientes.

Damaris Flores, dejó en la orfandad a dos niñas menores de edad.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.