Extrabajadora del oficialista Canal 13: “Me quité mi chaqueta de periodista y me puse la de bufón”

Suyén Cortez laboró en el Canal 13 a lo largo de 10 años. Ese es un canal que forma parte de la maquinaria propagandística de la familia Ortega Murillo.

Suyén Cortez es una expresentadora del Canal 13, propiedad de la familia Ortega-Murillo y durante años ha sido objeto de burlas y memes en redes sociales. Ahora que está fuera del canal y dedicada a negocios personales revela que su papel en ese medio era volverse viral y no precisamente hacer periodismo.

En una entrevista concedida a Coffee Times, Cortez asegura que ella nació con el periodismo, ya que su mamá y su papá se dedicaban a este oficio, de tal forma que estudió la carrera y la empezó a ejercer desde los 17 años en radios, en el antiguo Canal 6 y otros medios.

Le exigían hacerse viral y la evaluaban

Manifiesta que en el último medio que laboró, el canal 3, le exigieron que debeía que tener redes sociales. “Tenqo que convertirme en una figura pública, porque era un requisito para medir nuestras capacidades”, indica en la entrevista.

“Constantemente estábamos siendo evaluados. Y yo decía, cómo una mujer adulta como yo, que solo sabe hacer periodismo, pero no el ridículo, puede convertirse en viral. Entonces tuve que volverme no sé si la palabra es adecuada, pero tuve que volverme estúpida para volverme viral, porque era un requisito para quedarme en esta nueva generación, en la que prevalece la estupidez, porque la estupidez vende”, explica Cortez.

Periodistas oficialistas piden sanciones para quienes se quejen de Ortega

“Entonces me quité mi chaqueta de periodista y me puse la de bufón, porque yo sentí que en este tiempo yo no estaba haciendo periodismo, yo no estaba haciendo preguntas de rigor, yo no estaba siendo inquisidora, queriendo saber, investigar, lo que sabemos hacer periodismo, eso ya no era periodismo, pero es lo que había y tenía tres hijos que mantener”, agrega.

Suyen Cortez confiesa que ella se dedicó a hacer y decir cosas que sabía que “no estaban bien”, pero que, según ella, era lo que la gente quería.

El rating haciendo el papel de «boba»

En la entrevista afirma “sin ánimos de ser orgullosa” que gracias a eso que hacía, se convirtió en “la presentadora más viral de Nicaragua”, aunque también la más “polémica” y la más “detestada”.

“Ejercí un rating en ese canal por ser boba”, reflexiona, asegurando que «ya no podía soportar más ese ambiente hostil y tóxico”.

“La gente que me veía murmuraba cuando estaba en un lugar y no era exactamente porque me admiraba, era por lo bobo que dije anteriormente”, agrega.

Necesidad de ganar dinero para sus hijos

Dice que el canal «estaba feliz» porque con lo que ella hacía «reventaba» el rating. «Estaba Suyen hablando cualquier tontería y el rating reventaba. Por cierto, ya no veo ese rating cuando yo me fui, porque nadie se atreve a hacer eso, yo me atreví porque la necesidad de ganar dinero para mantener a mis tres hijos me llevó a eso», explica.

El sensacionalismo y el morbo de medios oficialistas: un enemigo vigente en el periodismo

Cortez dice que no se sentía a gusto con lo que hacía y quería una vida propia y que sus hijos se sintieran orgullosos de ella.

«Hoy hablaba con mi exesposo eso que nuestra meta no es jubilarnos y esperar una jubilación de 5,000 pesos al mes. Nuestra vida a futuro como la planeamos (es) estar frente al mar en una casa bonita, viviendo de todo el esfuerzo que estamos haciendo ahora”, manifiesta.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.