Miradas turbias- por Lafito

A veces pareciera que sólo hay un discurso: el de los buenos. Pero los malos no darán el suyo, sino, como malos que cumplen la tarea, dirán, el aceptado: ¡El de los buenos! Las aves que abrigan sus corazones vuela con el pecho al cielo y el lomo al suelo.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.