Oposición podría ganar las elecciones hasta con un 55% de los votos, pero solo si logra concertar la unidad

Expertos consideran que la oposición podría alcanzar un porcentaje mayor al 50% de los votos pero solo lo conseguirá si llega unida al proceso electoral

A menos de 10 meses que se celebre el proceso electoral del 2021 que definirá al próximo gobernante del país para el periodo 2022 – 2027, tanto la oposición como el Frente Sandinista tienen el reto enorme de convencer a la gran mayoría de nicaragüenses que no se identifican con un partido político.

La encuesta de la firma CID Gallup publicada en junio del 202o reflejó que el 64% de los consultados no apoya a ningún partido político y reveló que el FSLN ha perdido a su base histórica del 38%, pero aún alberga a un electorado del 24%.

Por su parte, la oposición no le pisó ni los talones al FSLN que sumando los porcentajes de todos los movimientos y partidos opositores alcanzaron apenas el 12%. Por separado, la Unidad Nacional Azul y Blanco obtuvo un 5%, el Partido Liberal Constitucionalista de Arnoldo Alemán alcanzó el 3%, el partido Ciudadanos por la Libertad alcanzó el 2% y la Alianza Cívica el 1%.

Daniel Ortega buscará diálogo nacional después de las elecciones

Los porcentajes conseguidos por los movimientos opositores en aquella encuesta se compara a los conseguidos en los pasados procesos electorales por los partidos considerados zancudos que votan junto al FSLN en la Asamblea Nacional.

Si bien la encuesta es de junio del 2020 hay cosas que no han cambiado hasta este momento como la división de la oposición, el descontento de la ciudadanía con la administración sandinista por la represión estatal, la fragilidad del sistema electoral y demás aspectos relevantes que influirán en los comicios de noviembre.

Estimaciones para los comicios

El analista político y exaliado al partido de gobierno, Fanor Avendaño considera que entre los partidos políticos “el Frente Sandinista es el único partido que tiene un piso y un techo”. El piso del partido gobernante es del 20% y su máximo de techo electoral es del 38%, comenta el analista y se basa en los últimos procesos electorales que no fueron fraudulentos y en los que ha participado el partido rojo y negro.

Ese 38% que menciona Avendaño es el porcentaje que recibió Daniel Ortega en las elecciones de 2006 y le sirvió para alcanzar la presidencia tras haber pactado con Arnoldo Alemán y el PLC, y establecer que el 35% bastaba para ser electo como mandatario de la nación.

Ortega nombraría a Rosario Murillo como candidata presidencial, según The Economist

Una visión similar tiene el ex vice canciller y disidente sandinista, Victor Hugo Tinoco, quien opina que «después de la masacre de abril del 2018 donde Ortega mandó a matar a más de 350 ciudadanos desarmados, Ortega perdió una base tremenda entre el sandinismo mismo y sectores de la población que sin ser sandinistas lo apoyaban”-

Para Tinoco, en un proceso electoral justo y transparente, Ortega podría alcanzar entre el 20% y 25% de los votos, sin embargo, Avendaño cree que el partido de gobierno aún puede alcanzar un porcentaje mayor. “Yo considero que en esta próxima elección no hay que menospreciar al partido de gobierno porque el mínimo de su techo va a ser del 35%, y cuidado llega al 40% en elecciones libres” y con una auditoría post electoral.

Avendaño aconseja a la oposición considerar esa realidad de cara al proceso electoral del próximo noviembre y llegar unidos a los comicios porque solamente de ese manera es que podrían superar al FSLN electoralmente.

Oposición puede ganar solamente unida

Para el analista, la oposición podría ganar las elecciones hasta con un 55% en caso de llegar unida pero si llega a tres bandas a como lo está actualmente, el Frente Sandinista tendría la posibilidad de ganar limpiamente la elección. Pero el ex vice canciller estima que la oposición podría conseguir un porcentaje aún mayor, siempre y cuando llegue unida.

“Yo creo que las fuerzas opositoras se juntan en una sola fuerza independientemente de las posiciones ideológicas y con un buen candidato, ahí va a ver un voto amplísimo de unos 60% o 65%”, opina Tinoco.

Coalición Nacional definirá a su candidato presidencial antes de abril

Que los grupos opositores lleguen divididos es lo peor que les podría pasar porque tendrían que enfrentar al oficialismo, a sus adversarios políticos de oposición, los señalamientos de los que opten por la abstención y esto sin duda se reflejaría en el escenario electoral.

Si la oposición decide finalmente por no participar de los comicios de noviembre, el FSLN podría alcanzar hasta el 50%, según la estimación de Avendaño.

A pesar de las estimaciones de los expertos, por ahora el proceso electoral apunta a ser fraudulento debido a la falta de reformas electorales que garanticen un proceso justo y transparente, además de los ajustes que la comunidad internacional y la misma oposición ha demandado que se realicen el Consejo Supremo Electoral.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.