¿Cómo están las relaciones de Ortega con la DEA a propósito de la extradición de Juan Orlando en Honduras?

En los años ochenta EEUU confirmó la relación del narcotraficante colombiano Pablo Escobar con el régimen sandinista encabezado por Daniel Ortega.

La agencia antinarcóticos más famosa del mundo es sin lugar a dudas la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA), la cual realiza operativos y colabora con fuerzas de seguridad dentro de los territorios de muchos países de América Latina, a excepción de unos cuantos, como Nicaragua.

Cuando Daniel Ortega retomó el poder hace 15 años no tardó mucho en limitar las relaciones con la DEA, en lo que parecía ser una tendencia de los gobiernos de izquierda, ya que en el 2005 Venezuela había dejado de colaborar con la agencia estadounidense y luego en el 2008 el líder cocalero Evo Morales la expulsó de Bolivia tras acusarla de “conspirar” contra su gobierno.

Ortega lo venía advirtiendo

Ortega siempre ha visto con recelo a la DEA y su decisión de cortar la colaboración con esta no agarró por sorpresa a nadie. Ya a mediados de julio del 2003, cuatro años antes de regresar a la presidencia exigió que la agencia suspendiera sus actividades en Nicaragua. La acusaba de ser, supuestamente, una fuerte de “corrupción”, de acuerdo a un reporte de ACAN-EFE.

En esa ocasión Ortega salió en defensa de la Policía Nacional, cuyo jefe, el primer comisionado Edwin Cordero, días andas había desatado un escándalo de grandes proporciones cuando confesó que la institución pagaba con droga a sus informantes.

Wilfredo Navarro, el exreo político que ahora defiende a sus antiguos verdugos

Cuando finalmente logró estar al mando de Nicaragua, el caudillo sandinista arreció su discurso y advirtió a Estados Unidos que “ni se les ocurra tantear” con “meter tropas a operar contra el narcotráfico» en Nicaragua. Ortega pidió el retiro de los oficiales de la DEA del territorio nacional.

“Hay que tener cuidado porque a veces monta operaciones con un interés insospechado, que va más allá del narcotráfico. Hay que tener cuidado con la DEA, no podemos ser ciegos», manifestó durante un acto del 27 aniversario del Ejército.

Fue una decisión política de Ortega

Un exfuncionario del gobierno de Violeta Barrios, que accedió a hablar bajo anonimato, asegura que la decisión de Ortega provocó un gran perjuicio.

“Creo que la decisión fue más política que otra cosa. La DEA era la institución de Estados Unidos con quien se coordinaba la inteligencia policial para la lucha contra el narcotráfico y saliendo del país se perjudicó a la Policía porque con ello se fueron programas de cooperación”, explica.

En marzo del 2018 una delegación de alto nivel de la DEA estuvo de visita en Nicaragua. Estuvo encabezada por nuevo director regional Matthew Donahue, y sostuvo encuentros con jefes de la Policía y con el jefe Ejército, Julio César Avilés.

“La visita se centró en el fortalecimiento de la cooperación entre los Estados Unidos y Nicaragua para combatir a las organizaciones de narcotraficantes que operan en la región”, manifestó la embajada de Estados Unidos, según recogió Confidencial.

Dicho encuentro  se llevó a cabo meses después de que en octubre del 2017, se inaugurara el Centro de Capacitación Anti Narcóticos Rusia–Nicaragua, en el marco del estrechamiento de la cooperación entre los gobiernos de Vladimir Putin y Daniel Ortega.

Ese centro ha sido muy criticado, al igual que el “misterioso” Sistema de Monitoreo Satelital, GLONASS, inaugurado en abril del 2017. En ese entonces se señaló que podían tratarse de centros de espionaje ruso, pero el hermetismo no permitió ni confirmar ni descartar los sospechas que vertían analistas y medios de comunicación internacionales.

El exfuncionario de la administración Barrios asegura que es difícil saber los frutos de esa supuesta relación de lucha contra las drogas entre Nicaragua y Rusia.

“Eso se maneja en total secreto. Nadie nunca informa sobre los resultados de esa inmensa edificación ni que hacen ahí”, indica.

Ortega nunca ha dejado de atacar a la DEA y en octubre del 2021 volvió a insistir en los supuestos actos de corrupción en la agencia. «En la DEA, en el FBI, hay corrupción. Ellos los saben perfectamente bien», manifestó.

Las graves acusaciones que hacía la embajada de EEUU contra el régimen Ortega

Pero si el líder sandinista hace fuertes señalamientos contra Estados Unidos, cables confidenciales de la embajada de este país dibujaban hace más de una década el supuesto financiamiento que Ortega recibía del narcotráfico.

El 6 de diciembre del 2010 el diario español El País publicó un reporte en el que despachos de la embajada de Estados Unidos en Nicaragua aseguraban que el «régimen que preside Daniel Ortega» era «financiado desde antiguo por las redes internacionales del narcotráfico y, desde hace unos años, «por maletas llenas de dinero» enviadas por el presidente Hugo Chávez desde Venezuela».

«Daniel Ortega y los sandinistas reciben dinero regularmente para financiar las campañas electorales del FSLN de parte de traficantes internacionales de drogas, por lo general a cambio de ordenar a los jueces sandinistas que permitan salir en libertad a los traficantes capturados por los policías y los militares», señalaba un despacho firmado años antes por el exembajador Paul Trivelli.

Trivelli aseguraba que dichas operaciones eran orquestadas por Lenin Cerna, ex director de Seguridad del Estado y cercano colaborador de Daniel Ortega. También indicaba que eran supervisadas por exmagistrados de la Corte Suprema de Justicia como Rafael Solís y Roger Camilo Argüello.

Desde cocodrilos hasta fuertes corrientes: El temible Río Bravo por donde cruzan miles de migrantes

Barry Seal, Pablo Escobar y los sandinistas

Pero esto tampoco era nada nuevo. La DEA tenía años de saber de supuestas operaciones de los sandinistas con el narcotráfico, como por ejemplo la negociación de 1984 entre los comandante del FSLN con el narcotraficante colombiano Pablo Escobar, a quien incluso le dieron refugio durante varios meses en Nicaragua luego del asesinato del Ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla.

Al respecto, es conocido el caso de Barry Seal, un narcotraficante y agente de la DEA y de la CIA, que fue el que tomó el 25 de  junio de 1984 la famosa fotografía de Pablo Escobar cargando droga en la pista de Los Brasiles, en Managua, con ayuda del funcionario sandinista Federico Vaughan.

Seal fue asesinado el 19 de de febrero de 1986 en Luisiana por sicarios del cartel de Medellín.

Juan Pablo Escobar Henao, conocido también como Sebastián Marroquín, hijo del fallecido capo ha confirmado la relación de su padre con las altas esferas del régimen sandinista en los años ochenta.

Administración Ortega dice que es un muro de contención del narcotráfico

Recientemente un recuento hecho por AFP señalaba que Nicaragua es el país que menos droga incauta en Centroamérica. En el 2021 Panamá decomisó 128.7 toneladas, Costa Rica 70.8,  Honduras 24, Guatemala 13.2 y El Salvador 11.7. En el caso de Nicaragua, esta ofrecía reportes de septiembre del 2020 a septiembre del 2021. El Ejército informó de 4,5 toneladas incautadas.

Aunque hay que señalar que en ese mismo período la Policía reportaba 7.6 toneladas incautadas.

La administración Ortega tiene más de una década asegurando que puso un «muro de contención contra el narcotráfico y el crimen organizado».

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.