Juan Carlos Ortega Murillo: una vida de facetas frustradas

Juan Carlos Ortega Murillo es considerado por algunas personalidades políticas el posible sucesor de Daniel Ortega.

Juan Carlos Ortega Murillo, de 39 años, nació en 1981 y es el tercero de los siete hijos concebidos por el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega Saavedra, y la vicepresidenta, Rosario Murillo Zambrana.

Ortega Murillo ha sido señalado por algunas personalidades políticas como el favorito a convertirse en sucesor de Daniel Ortega, e incluso la propia Rosario Murillo lo ha descrito como “el sucesor de Sandino”.

Pero Juan Carlos, es quizás uno de los más polémicos de la familia Ortega Murillo, pues es quien se mantiene más activo en el foco público y quien se muestra más abierto a hablar de temas políticos.

Juan Carlos, intentando parecerse a su padre. Foto: JCOM/Instagram
Juan Carlos Ortega llama «carroña» a la Unión Europea por sanciones a funcionarios nicas

José Dolores Blandino, padre de la ex Miss Nicaragua Xiomara Blandino, actual pareja de Juan Carlos, comparte que ha tenido únicamente un par de encuentros para hablar con el hijo de la pareja presidencial, y asegura que al conversar con él es como si se esté oyendo al propio Daniel Ortega pues “habla mucho de historia”.

“Tuve dos encuentros con Juan Carlos, el marido de Xiomara, él expuso sus ideas, yo expuse las mías”, pero Blandino destaca que de ahí no pasaron porque “ninguno simpatizó con las del otro”.

Además, asegura que a Ortega Murillo no le gusta que se hable mal de la gestión de su familia en el gobierno.

Actualmente no sostienen contacto alguno, y cree que “le da vergüenza a Juan Carlos de venir a mi casa o seguir conversando porque sabe que su familia me detuvo”.

“Lástima por él pues, porque son jóvenes que no entienden lo que es democracia, tienen una educación dictatorial, donde tarde o temprano van a llorar, porque así es como terminan estos regímenes, todos los que los acompañan solo quedan ellos en llanto” concluye Blandino.

Juan Carlos Ortega y la exreina de belleza Xiomara Blandino, promueven constantemente eventos partidarios del FSLN en sus redes sociales. Foto: Redes.

Antes de hacer pública su relación con la ex reina de belleza, Juan Carlos estaba casado con Idania Castillo quien, en sintonía con la práctica familiar, ocupa un cargo en el Estado como Co directora de la Cinemateca Nacional.

Blandino en cambio, no ha tenido un ofrecimiento de ese tipo por parte de su familia política, y Juan Carlos la ubicó en un cargo de dirección en TN8, mientras eventualmente le permiten dirigir algunos espacios de emprendimiento que promueve su ahora cuñada, Camila Ortega Murillo.

Juan Carlos en la comunicación nacional

Pero los comentarios políticos no son el único rasgo característico de Ortega Murillo, quien también es conocido por su particular gusto por la música rock y la producción audiovisual, pasatiempos a través de los cuales ha instaurado diversos negocios lucrativos.

Juan Carlos Ortega Murillo estudió la carrera de Comunicación Social en la Universidad Centroamericana (UCA), y desde entonces ha ejercido la profesión a través del control de diversos medios y empresas de comunicación.

En una reciente entrevista brindada a Izquierda Visión, Ortega Murillo destacó que a la UCA ingresó primeramente por la carrera de Ingeniería Acuícola, pero en el primer semestre quiso transferirse a la carrera de Sociología. Ante la falta de cupos disponibles, se le recomendó ingresar a Comunicación Social, para luego de un año convalidar las clases.

Pero una vez en Comunicación Social, asegura que terminó gustándole la carrera.

Su madre, Rosario Murillo, fue tutora de su producto de culminación de estudios, el cual se tituló: “Desde Abajo: Confusión – Supervivencia – Silencio; La izquierda en Nicaragua después de 1990”.

Este recopila las opiniones de Emilio Álvarez, Aldo Díaz, Orlando Núñez, Oscar René Vargas, Rodolfo Delgado, Fabián Medina, Carlos F. Chamorro, Sofía Montenegro, Antonio Lacayo, Dora M. Téllez, Luis Carrión, Joaquín Cuadra, Mónica Baltodano, Alejandro Martínez, Julio López, Jaime Wheelock, Tomás Borge y Bayardo Arce; sobre el papel de la izquierda en Nicaragua.

El periodista Luis Galeano, quien conoció a Ortega Murillo durante sus prácticas en El Nuevo Diario, criticó públicamente en agosto de 2004 esta monografía, pues un requisito indispensable de la UCA es que el tema de la tesis esté relacionado con la comunicación, y Galeano apuntaba “¿qué tiene que ver este trabajo de Juan Carlos con la comunicación social?”.

De igual forma, señalaba que podría tratarse de alguna especie de favoritismo por ser el hijo de una figura política, pues el mismo presidente del jurado (Fabián Medina) formó parte de los entrevistados en la investigación.

El año pasado se filtraron a través de redes sociales las calificaciones del hijo de la pareja presidencial, en las cuales se lograba observar un promedio de 72% y una materia reprobada. La divulgación fue criticada por el propio Ortega Murillo.

Durante sus años en la universidad, algunos de sus ex compañeros destacan bajo anonimato su activismo, propio de la juventud, en las protestas por el 6% y en contra de la privatización universitaria, de las cuales fue distanciándose tras su ingreso a canal 4.

Sin embargo, su faceta de activista juvenil ha cambiado con los años, pues las protestas de los universitarios en 2018 colocaron a Ortega Murillo en una posición totalmente opuesta a la que tomó en el pasado, criticando esta vez a los jóvenes.

Acusan a UCA de elitista, pero hijos de Ortega estudiaron ahí

Para Ortega Murillo “había mayor presencia de un espíritu combativo en la UCA de aquellos años, combativo y comprometido con principios revolucionarios, principios sandinistas, que en aquel momento nos reuníamos para luchar en la defensa del derecho constitucional del 6% para las universidades”.

Y destaca que “ya desde entonces ibas viendo algunas señales del rumbo que estaba tomando la universidad para convertirse en lo que conocemos hoy en día”, a través de entrevista para Izquierda Visión.

Los Ortega Murillo y la música

Una de las particularidades de la familia Ortega Murillo es su gusto por la escena cultural, la cual cada miembro ha dejado entrever con sus respectivas actividades y dirección de negocios.

Juan Carlos, es uno de los hijos de la familia presidencial que dedica parte de su tiempo a la música, y quien de hecho, es guitarrista de la banda de rock alternativo CiCLO.

Su gusto por el género rock es una influencia de su madre Rosario Murillo.

La primera banda en sus años de secundaria fue Perversión, la cual estaba integrada por sus hermanos Daniel Edmundo Ortega, Laureano Ortega y, Javier Mairena y Laureano Mairena. Esta primera banda se dedicaba únicamente a la elaboración de covers.

Juan Carlos Ortega tocando en la banda CiCLOS que conformó junto a otros dos amigos. Foto: CiCLOS/Oficial

Al ingresar a la universidad, tras la salida e integración de nuevos miembros en la agrupación, inician a elaborar canciones propias para conformar así el trío actual.

Pero el interés musical de Ortega no solo se limita a su participación dentro de la banda, sino que además es dueño de la emisora Rock Fm y del canal de televisión TN8, a través de los cuales ha visualizado “promover” la escena musical nicaragüense.

Los negocios de Juan Carlos

En 2008 surge Difuso Comunicaciones S.A, una compañía de relaciones públicas y publicidad propiedad de Ortega Murillo, la cual produce la mayoría de campañas publicitarias del gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), así como de diversas instituciones gubernamentales.

Difuso Audiovisuales es la única entidad que puede hacer uso de drones durante sus grabaciones, ya que desde noviembre de 2014 el Instituto Nicaragüense de Aeronáutica Civil anunció la prohibición de su uso a una altura superior de los cien pies. Sin embargo, la implementación de drones es notable en la mayoría de productos elaborados por Difuso.

Y además de la elaboración de los spots del gobierno, la empresa también ocupa la mayoría de espacios publicitarios en las unidades de buses, cuyos costos rondan los C$120,000 aproximadamente, según licitaciones en el Sistema de Contratación Administrativa Electrónica (Siscae).

Sin embargo, la empresa y el mismo Juan Carlos fueron sancionados el pasado 17 de julio por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por realizar una serie de transacciones “que involucran prácticas engañosas o corrupción por parte de, o en nombre de, o relacionadas con el gobierno”.

Juan Carlos Ortega aparece públicamente tras sanciones norteamericanas

Desde entonces el canal 22, donde transmitía Difuso una serie de programas infantiles y “enlatados”, se encuentra suspendido, al igual que las cuentas de la empresa.

Otro de los negocios administrados por Ortega Murillo es el ya mencionado TN8, el cual fue adquirido por él en 2010 de manos del empresario Carlos Briceño, con supuestos fondos provenientes de Venezuela, según lo aseguró un informe norteamericano.

Incursión en el cine

Años más tarde, Ortega Murillo, quien también estudió cine en una universidad privada de Costa Rica, incursionó en esta otra afición encargándose de la producción de la película Drunk Wedding (2013) a través de la Paramount Pictures de Hollywood.

Esta se trata de una comedia sexual la cual fue grabada en Nicaragua.

El director Nick Weiss y Couper Samuelson, de Paramount, se reunieron en marzo de 2011 con funcionarios del Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) para estudiar la posibilidad de una contribución del estado nicaragüense para sufragar los costos de la filmación.

Finalmente, Nicaragua aportó un total de U$400,000, incluidos 70 boletos de avión y habitaciones en el resort Pelican Eyes. El trato fue que Juan Carlos participara en la filmación, por lo que el director Neil Weiss le asignó trabajar en un video promocional.

La película solo recaudó U$3,301 y recibió varias críticas negativas.

El ministro de Intur de ese entonces, Mario Salinas, justifico la inversión como una estrategia para promover al país como destino turístico.

Movimiento Sandinista 4 de Mayo

La crisis sociopolítica que atraviesa el país desde 2018 ha dado lugar a la creación de diversas agrupaciones de oposición, y ahora también sandinistas.

En noviembre de 2019, un grupo liderado por Juan Carlos Ortega Murillo se plantó frente a las instalaciones del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) para leer un comunicado en el cual advertían que “la libertad no se conquista con flores, sino a balazos”.

Y con ello, daban presentación al Movimiento Sandinista 4 de Mayo, el cual supuestamente se trata de “un movimiento político inspirado en el pensamiento de Sandino, del Frente Sandinista de Liberación Nacional, y de Ortega” a quien identifican como “líder y guía del proceso revolucionario que se vive en Nicaragua”.

Tras esto, tan solo un par de días más tarde, volvieron a realizar un “plantón” pero esta vez en las afueras de la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Managua tachándola de “enemiga de la democracia y el poder popular”.

Dichas movilizaciones encajan con el perfil político de Ortega Murillo, que lo hacen destacar sobre el resto de sus hermanos.

Ortega y sus comentarios polémicos en Twitter

Tras la crisis de abril de 2018, el hijo de la pareja presidencial se convirtió en uno de los más activos en redes sociales, pues desde entonces ha ocupado su cuenta personal de Twitter para hacer burlas, discutir y lanzar polémicos comentarios entre ex allegados al partido.

Tal y como cuando tachó de mitómana a su hermana Zoilamérica Narváez, luego de que Narváez recordara los abusos de los cuales fue víctima desde su niñez por parte de su padrastro Daniel Ortega.

Juan Carlos es el único miembro de los Ortega Murillo que responde algunas de las críticas a través de redes sociales.

Juan Carlos Ortega y sus otros hermanos acompañan a sus padres para acusar de mentirosa a Zoilamérica en 1998. Foto: Archivo/La Prensa

Y en diversas ocasiones ha señalado que existe una “manipulación ejercida sobre el contenido de las redes para instalar los temas que resultan de interés a los diferentes grupos de poder en el mundo, valiéndose de las noticias falsas, el libertinaje de expresión y la construcción de realidades alternas”.

Por lo que constantemente utilizada estos medios para promover los discursos de izquierda por los cuales se rige su familia.

Juan Carlos Ortega, ahora convertido a empresario, ya parece haber dejado atrás su vida de estudiante «revolucionario», y exhibe en sus redes sociales un estilo de vida más propio de las «oligarquías» que tanto cuestionó en el pasado.

Hoy tanto él, como su familia enfrentan grandes retos políticos, principalmente debatir el espinoso tema de la sucesión en un partido que fue construido en base a la imagen y predominancia de su padre.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.