¿Cómo ha sido manipulada la niñez con el FSLN en el poder?

Niños y niñas ven mensajes de propaganda sandinista en la televisión estatal. Unos extraños títeres adoctrinan en ese espacio pagado con los impuestos y muchos son obligados a felicitar o agradecer "al comandante y a la compañera".

«Aquí hay sandinista para rato» dice ante una cámara oficialista. «Aquí no se rinde nadie…» agrega, con su bandera rojinegro en mano. Con la otra mano, hace la «v» de victoria, que el sandinismo convirtió en «la dos» aludiendo a su casilla electoral. Espeta un «Daniel amigo, el pueblo está contigo», luego lo repite mencionando a Rosario. ¿Pensará en verdad que la vicepresidenta y vocera del gobierno es su amiga?

No, no se trata de un veterano de la revolución, aunque de haber vivido entonces, estaría a unos años de ser enviado a batirse en armas con la Contra en la montaña. Apenas es un niño en medio de maquinaciones políticas que no comprende, un caso tristemente común en Nicaragua.

Adoctrinamiento escolar de Ortega vuelve fanáticos a los futuros jóvenes

«Toño, Delia y Rodolfo pertenecen a la Asociación de Niños Sandinistas (ANS)» decían «Los Carlitos», cuadernos escolares de adoctrinamiento del gobierno revolucionario en la década del ochenta. «Los niños sandinistas usan un pañuelo. Participan en las tareas de la Revolución», indicaba la bibliografía.

Afiche de ANS, Galería Virtual Baltodano, IHNCA

«Era yo una niña de 8 años en 1987. En mi escuela solo conocía una historia: Ronald Reagan le había hecho mucho mal a Nicaragua porque nos odiaban, querían adueñarse de todo lo nuestro y únicamente el Frente Sandinista tenía el poder para defendernos; había que ser leales a ellos» revela una ciudadana que vivió su niñez bajo el sistema sandinista..

«En mis libros de matemáticas había problemas a resolver, del estilo de ’15 tanques de guerra + 2 rifles'» asegura. Había imágenes alusivas a la guerra, banderas rojinegras, siluetas de Sandino en todo el entorno escolar. «Yo no conocía otra cosa en mi educación».

«Me lamentaba y con cierto dolor reclamaba en mis adentros que existieran personas tan malas, en este caso EE. UU.» narra ella. También detalla los rituales ideológicos que involucraban a los menores e intentaban inculcarles un discurso de odio.

Vacunas cubanas no autorizadas por OMS, serán aplicadas a niños en Nicaragua

«Al inicio de cada jornada escolar, debíamos cantar a todo pulmón: los hijos de Sandino, ni se venden, ni se rinden. Luchamos, contra el yanqui, enemigos de la humanidad. Posterior a eso se turnaban maestros con el director, nos daban una charla sobre la maldad de los EEUU y las cualidades del mesías, en este caso Daniel Ortega».

«Nosotros crecimos con libros de pura política, todo era referente al sistema revolucionario» cuenta una habitante de León nacida en 1972. «No te hablaban de la historia de los indígenas, de nada; todo era revolución» agrega.

Relata que los libros «eran hechos de papel periódico, de poca calidad» y que tenían que aprenderse «la historia de Carlos Fonseca, de Sandino, de Rigoberto. Las actividades eran políticas en los años ochenta. Me sorprendí que, cuando ayudé a mi hija en las tareas, me di cuenta de muchas cosas».

Esos niños, no mayores de los doce años, también desfilaban con fusiles de madera para actividades de la ANS y aprendían matemáticas contando fusiles imaginarios. La propaganda quizá buscaba hacer más llevadera la cruda realidad de la guerra, pero era seguro que buscaba generar lealtad en etapas formativas, lealtad al Frente Sandinista.

Tres décadas después, más de algún hijo de aquellos niños hechos militantes por la fuerza en organizaciones como ANS o el propio Ejército Popular Sandinista, se encontraría con uno de los hombres responsables en sus libros de texto en la escuela. Ya no le tocaría contar fusiles, pero sí leería en tono cálido, y adulador, sobre «el presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo».

Pero no se trata solamente de los libros. Desde los primeros años hasta que ya se sale de la infancia hacia la universidad, bajo el gobierno sandinista se ha gestado un ambiente de proselitismo político constante que recuerda al que se vivió en los tiempos de la guerra.

Se espera que los estudiantes homenajeen a personajes como Tomás Borge, «comandante revolucionario», y Fidel Castro, «líder supremo de la revolución cubana». Incluso cuando reciben ayuda en forma de útiles que el gobierno otorga a los niños de familias de escasos recursos con dinero de los impuestos, estos llevan colores y consignas partidarias, de modo que hacen propaganda en su necesidad.

La alternativa, la educación privada, es a menudo costosa y más en un país empobrecido como Nicaragua. Pero fuera de las escuelas tampoco está a salvo la niñez de verse involucrada en la propaganda oficialista. Las celebraciones relacionadas a la revolución suelen ser atendidas por niños disfrazados de policías, de agentes de la Dirección de Operaciones Especiales Policiales (DOEP)señaladas por violaciones a los derechos humanos por organizaciones internacionales, de Sandino y Blanca Aráuz.

Foto: El 19 Digital

Más recientemente, no era extraño avistar menores en la propaganda oficialista durante la jornada de vacunación contra la COVID-19 de finales de octubre de 2021. Niños levantando sus cartillas de vacunación para medios oficialistas, recibiendo las vacunas mientras sus padres hacen el signo de «la dos».

Foto: El 19 Digital

El 7 de noviembre, el día de las votaciones en Nicaragua, el medio oficial del FSLN, el 19 Digital publicó esta fotografía. Donde una mujer junto a un niño mostraban sus dedos manchados en señal de que habían votado por Daniel Ortega ¿Qué hace un niño con el dedo manchado de tinta electoral? se preguntaban internautas en redes sociales ¿Dejaron votar al niño?, se cuestionaron otros.

El 19 Digital

Los expertos consideran que estas conductas son un abuso total hacia la dignidad de la infancia, así como un ataque en contra de la educación de calidad.

En declaraciones pasadas a Nicaragua Investiga, el exministro de educación, Humberto Belli, asegura que este tipo de adoctrinamiento «ha sido una tradición nefasta del Frente Sandinista aún desde los ochenta». Para él, el adoctrinamiento político no tiene lugar en una democracia, pues se trata de «un acto totalmente reprochable, totalmente inadmisible; signo de corrupción moral y política».

También el experto en educación Ernesto Medina aseguró que estos métodos constituyen un atropello contra la educación, ya que atentan contra «el desarrollo de espíritu, libre y pensante», que a su ver, es la esencia del trabajo educativo.

Los medios sandinistas exhiben a menores en su propaganda manera constante, dejando ver la relación del sandinismo con la niñez. Cuando pudo, los envió a la guerra; ahora son la futura militancia o bien piezas de propaganda en las acciones «solidarias» del gobierno, les guste o no.

El adoctrinamiento político en la televisión estatal

El gobierno ha llevado su interés por adoctrinar políticamente a la infancia a tal extremo, que hasta ha creado espacios en la televisión estatal. En Canal 6, el programa «A la rueda, rueda», se encarga de emitir mensajes prosandinistas ocultos bajo los diálogos de personajes infantiles o extraños títeres con facciones desproporcionadas.

La niña de una escuela pública de aproximadamente 7 años canta un canción «antiimperialista» frente a las pantallas de este programa, mientras los técnicos van colocando imágenes de Sandino y de ataque a Estados Unidos. Es muy probable que a esa edad la niña no entienda el conflicto que encierra esa letra ni mucho menos que la estén usando para fines políticos, pero participa entusiasmada porque «un programa infantil» le da un espacio.

Adoctrinamiento de niños continúa por parte de la Juventud Sandinista

Este programa usa los Hashtags #TodosConDaniel #DanielYElPuebloPresidente y #DanielSiempreAdelante

«No es ético usar elementos infantiles para adoctrinar a un niño, esas personas que se dedican a eso deberían hacer consciencia si quisieran que un gobierno liberal hiciera lo mismo con sus hijos», dijo una madre que tiene a su hija en un colegio público y que por temor a represalias nos pidió ocultar su identidad.

El pasado 11 de noviembre el programa hizo un video en el que niñas, niños y adolescentes le deseaban un «feliz cumpleaños al Comandante Daniel Ortega».

La instrumentalización de la infancia es un asunto frecuente. Escuelas, Centros de Cuidado Infantil, Centros de Salud, parques y otros lugares donde comúnmente hay presencia de niñas y niños están atestados de banderas sandinistas y propaganda partidaria.

 

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.