Los peligros de la satanización a indígenas en Bolivia

Muchos coinciden en los vicios de Evo Morales y el impacto que tuvo para desprestigiar su movimiento político, sin embargo los recientes acontecimientos en Bolivia podrían traer un peligro indeseable para la sociedad: la satanización de los indígenas.

El líder de las protestas, Luis Camacho ha mostrado actitudes radicales al expresar su descontento contra Evo Morales y lo ha hecho extensivo a todos los indígenas. Camacho se ha presentado con biblias y rosarios a protestas y manifestaciones y ha hecho alusión a Dios, para confrontar ideológicamente a católicos contra indígenas, que tienen sus propias creencias y tradiciones culturales.

Tras la renuncia de Evo Morales, Luis Camacho se hizo acompañar de una multitud al Palacio de Gobierno y con una biblia y un rosario en la mano dijo: «Dios vuelva al palacio», y luego sentenció: «No volverá la Pachamama a la Casa de Gobierno».

La Pachamama es el nombre que los pueblos indígenas dan a la Madre Tierra y dentro de sus tradiciones culturales es digna de un gran respeto porque provee los alimentos, y todas las condiciones necesarias para la vida.

Le interesa: Evo Morales se asilará en México 

Las organizaciones feministas de Santa Cruz, han denunciado a Luis Camacho de haber atacado y golpeado a mujeres con rasgos indígenas de esa ciudad, así como de Cochabamba y La Paz. Camacho al parecer ha centrado su odio en la condición de raza de Evo Morales, en lugar de sus vicios como político acusado de corrupción y delito electoral.

Camacho es un empresario de 40 años que estudió toda su vida en escuelas y universidades privadas y ha tenido una vida cómoda. Se define como defensor de los derechos humanos, pero muchas organizaciones indígenas lo han acusado de racista y extremista.

En las redes sociales crece cada vez más las disputas raciales, ya que unos llaman a los seguidores de Evo «indios», mientras los indígenas que siguen a Evo les llaman a los opositores «qharas», una forma despectiva de llamar a los blancos.

Indígenas descontentos con Evo

Miles de indígenas celebraron ayer la renuncia de Evo- «Evo empezó bien pero terminó mal y nos traicionó a todos», dijo una mujer indígena en una transmisión en vivo hecha por la cadena Infobae.

Evo Morales había perdido una enorme cantidad de respaldo de las poblaciones indígenas desde el años pasado, debido a que consideraron que Evo no supo manejar el incendio en el Amazonia que provocó la pérdida de miles de hectáreas de bosques, y luego por sus insistencia en manipular las leyes para perpetuarse en el poder.

Le interesa: FSLN anuncia movilizaciones permanentes tras caída de Evo Morales 

-«Su manera de pensar y sus acciones no son indígenas», dijo a la agencia Reuters en 2018 Gualberto Cusi, ex juez aimara, la misma tribu a la que pertenece Evo Morales. Cusi fue expulsado del poder judicial por haberse opuesto a la reelección de Morales.

El descontento de los indígenas con Evo crecía a medida que se acercaba a una cuarta reelección y más aún cuando decidió no acatar el referéndum hecho en el año 2016, en el que se consultó a la ciudadanía si se reformaba la Constitución Política para permitir a Evo reelegirse por cuarta vez consecutiva. Ganó el No, pero Evo manipuló al Poder Judicial que publicó una resolución diciendo que negarle la posibilidad de reelegirse era una «violación a sus derechos humanos».

Entonces se generaron protestas masivas, pero finalmente lograron ser contenidas. La elección del pasado 20 de octubre en la que de manera sospechosa se interrumpió la transmisión de datos por 23 horas, generó denuncias de fraude que se confirmaron con el informe de auditoria emitido ayer por la OEA y que finalmente sellaron el destino de Evo.

El Movimiento Indígena Campesino hizo un llamado hoy para detener la violencia en Bolivia y pidieron que no hubiera racismo ni discriminación en su contra.

Foto principal: El País. 

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.