Ejecuciones extrajudiciales, asedio, persecución: El papel del Ejército durante los últimos trece años

El Ejército de Nicaragua cumple 41 años de aniversario de su fundación este 2 de septiembre y será celebrado de forma irregular: con un acto privado, dirigido por el jefe del cuerpo castrense, Julio César Avilés Castillo. Avilés es uno de los funcionarios cercanos a Daniel Ortega sancionados por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos por negarse a desmantelar a los paramilitares que reprimieron a los manifestantes en el 2018.

La institución castrense ha sido seriamente cuestionada por el papel que ha jugado durante los últimos dos años, y por estar «alineada políticamente» al gobierno sandinista. Analistas políticos comentaron a Nicaragua Investiga su papel durante estos últimos trece años cuando Ortega llegó al poder.

Ex comisionado de la policía será embajador de Ortega en El Vaticano

La exguerrillera Dora María Téllez manifiesta que el perfil de la institución castrense está deteriorado frente al pueblo de Nicaragua. Asegura que ha generado desconfianza en lo que ha estado haciendo en los últimos años “con su respaldo incondicional a la dictadura Ortega-Murillo”.

Hace varios años atrás el Ejército de Nicaragua ha tenido una serie de denuncias en donde supuestamente se le ha visto involucrado en atentados, masacres, espionaje y amenazas directas a periodista nicaragüense que ha sido críticos en el país.

Las acusaciones

En el año 2015, pobladores de la comunidad El Portal, de Pantasma, Jinotega, el Ejército de Nicaragua estuvo implicado en la explosión de una mochila bomba. Modesto Duarte, una de las victimas que perdió la vida, lo ataron a un árbol en el patio de su casa para interrogarlo a golpes.

La explosión cobró la vida de dos personas en ese lugar que fueron identificados con el nombre de Modesto Duarte Altamirano y Víctor Manuel Cruz Lira. Para ese entonces dos de los hijos de Modesto fueron detenidos y agredidos por los supuestos militares.

El caso más emblemático es de la campesina Elea Valle, madre de dos niños asesinados la comunidad San Pablo, en La Cruz de Río Grande, Costa Caribe Sur de Nicaragua, el 12 de noviembre de 2017 por el Ejército de Nicaragua.

Francisco Alexander tenía 12 años y Hojease Pérez Valle 16 cuando fueron asesinados una madrugada en San Pablo. El padre de los niños, un hombre político aferrado en armas, también fue asesinado esa mañana junto a tres armados más. La institución castrense se atribuyó la masacre, pero alegando que pertenecían a un “grupo delincuencial”.

Elea Valle ha pedido justicia por el asesinato e sus hijos pero el Estado no la indemnizó ni acusó a los ejecutores. Cortesia
Mipymes de Nicaragua esperan flexibilidad para acceder a créditos del BCIE

Un mes después, la Policía Nacional anunció que se exhumarían los cuerpos de las 6 personas asesinadas, incluyendo a los dos hijos de Valle. Sin embargo, la masacre que consternó a los pobladores ha quedado en el olvido.

En mayo de este año, la periodista y corresponsal de Canal 10 de Nicaragua, Georgina Vargas, denunció que temía por su vida ante unos señalamientos por parte del Ejército. En declaraciones brindadas a este medio de comunicación, manifestó que las amenazas de la institución militar ponían en riesgo su vida.

Ella se refirió a la reacción del Coronel Álvaro Francisco Rivas Castillo, Jefe de Relaciones Públicas y Exteriores del Ejército de Nicaragua, pues en una conferencia de prensa, el integrante de la institución militar mencionó en el nombre de la periodista alegando que manipulaba la información en sus reportes periodísticos, lo que Vargas valoró como amenazas directas hacia ella.

La institución militar está en este momento en su punto más bajo de conocimiento del pueblo nicaragüenses. Yo diría que tendrían que hacer ellos un enorme esfuerzo” para que la institución castrense tenga algún respeto ante la ciudadanía, aseveró Dora María Téllez.

“Lo que hemos visto del Ejército en los últimos años ha sido un Ejército que se niega a cumplir su papel en desarmar a los paramilitares que mataron a centenares de nicaragüenses. Ha prestado un servicio de inteligencia para perseguir a opositores, para la represión; incluso hay quienes afirma que para lo operación limpieza”, expresó Téllez en referencia del 41 aniversario.

El Ejército de Nicaragua no hace nada por el país

El sociólogo Óscar René Vargas refirió que el Ejército de Nicaragua es «beligerante en la medida que no hace nada».

«Se pliega a la posición de Ortega, ese es su papel, o su rol que han jugado», señaló Vargas, quien agrega que la estrategia del Ejército es mantenerse aliado con el mandatario sandinista.

El sociólogo señala que la institución militar se mantiene fiel por razones “ideológica”, y otro factor es que supuestamente Ortega le ha facilitado un ingreso económico.

De acuerdo a su opinión, analiza que la otra explicación es que ha permitido el enriquecimiento de los altos mandos. “Pero la pregunta hay que hacérselas a ellos para ver cuál de las tres vertientes es la que más funciona”, agregó Vargas.

El pasado 16 de julio, Julio César Avilés, se refirió a la crisis de 2018 y aseguró que jamás «lograrán dividirnos como pretendieron hacerlo funcionarios de organismos no gubernamentales», en referencia a las oenegés, las cuales han sido acusadas de financiar un supuesto golpe de Estado contra Ortega.

«El Ejército de Nicaragua no ha hecho nada para agravarla, no haremos nada para que nuestras acciones arrastrarnos a una guerra porque quienes la vivimos, jamás la queremos. Nuestra posición desde el 21 de abril de 2018 ha sido de respaldo, que nos permita a la nación, estar con estabilidad, tranquilidad, desarrollo económico, bienestar y siempre estar en paz», dijo Avilés en un polémico discurso.

Edwin Castro endiosó al Ejército por fumigar las calles de Nicaragua

El Ejército de Nicaragua se ha dedicado en los últimos meses de pandemia a fumigar las calles del país, pese que existen otros funcionarios que están ligados al Ministerio de Salud (MINSA) para ejercer esa labor.

Sin embargo, el diputado sandinista Edwin Castro, elogió al Ejército de Nicaragua en una intervención en la Asamblea Nacional. Dice, según él, que durante 41 años la institución castrense ha demostrado que “entregan todo por la patria”.

“Lo hemos visto ahorita ante la prevención contra la pandemia en todos los rincones del país (…) sanitizando lugares públicos”, dice Castro en el trabajo que hace el Ejército para Nicaragua.

Pero Téllez critica que el jefe del Ejército se comporta como un empleado de la pareja presidencial. Ahora pretende dar un “caretazo” en venir a fumigar varios puntos del país.

“Si aquí hay soldados fumigando quiere decir que no se necesitan soldados, se necesitan fumigadores, y eso cuestiona a profundidad el papel que el Ejército juega”, dice Téllez, que además agrega que no ha cumplido con proteger a la población nicaragüense como lo demanda la Constitución Política.

Policía investiga supuesta intoxicación a guarda de seguridad en Managua

El diputado sandinista dice que el Ejército tiene el presupuesto más bajo de Centroamérica, pero no señaló las empresas y universidades privadas que administra esta institución pública, que han sido revelados por investigaciones periodísticas.

El presupuesto destinado este año para el Ejército de Nicaragua es de 2, 685, 675  millones de córdobas tiene destinado para sus operaciones de defensa de este año.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.