Las catastróficas consecuencias que tendría para Nicaragua unas elecciones fraudulentas

Daniel Ortega podría ser declarado como ilegítimo si se reelige sin garantías democráticas en 2021, tal y como pasó con Nicolás Maduro en 2019

El cierre de 2020 y los primeros cinco meses de 2021 serán cruciales para definir las reglas del juego de los comicios presidenciales. En estos meses, la Secretaría General de la OEA encabezada por Luis Almagro deberá promover una negociación entre los grupos de oposición y el gobierno para consensuar reformas electorales, según el mandato que le encomendó la Asamblea General de la organización región.

Los políticos opositores Luis Fley y José Dávila expresaron a Nicaragua Investiga por separado que la oposición está dispuesta a sentarse con Daniel Ortega para definir las reformas a realizarse en el Poder Electoral. Lo que hace falta es la disposición del mandatario sandinista para sentarse con los opositores, aunque ya ha dejado claro que no quiere ningún tipo de entendimiento con la OEA o con quienes le adversan.

Almagro: «La legitimidad del próximo gobierno de Nicaragua está en juego»

El dilema de Daniel Ortega es que se enfrenta a la posibilidad de que el nuevo gobierno electo para el periodo 2022 – 2027 sea declarado como ilegítimo, tal y como expresara Luis Almagro en conferencia de prensa. «La legitimidad del próximo gobierno de Nicaragua está en juego», dijo el Secretario General de la OEA, por lo que instó a Ortega a buscar un acuerdo en materia electoral, así como a liberar a los reos políticos y respetar los derechos humanos.

El CSE deberá separarse de la politización a la que ha sido sometida por el FSLN

Resolución de la OEA, más importante para Ortega que para la oposición

Para el analista político, Fanor Avendaño la resolución de la Asamblea General, más allá de presionar a Ortega, busca que los partidos políticos de oposición y el mismo FSLN lleguen a un proceso electoral de justa competencia porque «eso es lo que le da legitimidad a unas elecciones, la justa competencia».

Los términos para esa justa competencia se traducen en que haya libertad de expresión y movilización en el país, garantías de respeto al voto de los ciudadanos, y la confianza en el sistema electoral y en los fiscales de cada uno de los partidos. Esos elementos dan el aval de legitimidad de un proceso electoral para la comunidad internacional, explica Avendaño.

El analista considera que lo dispuesto en la resolución de la OEA es más importante para el partido de gobierno que para los opositores mismos, porque si el candidato del FSLN resulta electo, gozará de toda la legitimidad.

Oposición dispuesta a negociar reformas electorales con Ortega

Sin embargo, en un escenario donde no hay observación electoral, sin magistrados confiables para el conteo limpio de los votos, si persiste la represión y con un control férreo sobre el Poder Electoral, «está la amenaza de desconocerle y declararle ilegítimo».

El politólogo venezolano, Luis Salamanca, explica que a un gobierno se le considera ilegitimo cuando no es reconocido por la comunidad internacional ni por los actores de oposición, además de haber provocado una ruptura en el orden constitucional «por la acción ilegal al margen de la Constitución».

El escenario venezolano

En Venezuela Nicolás Maduro fue electo en mayo de 2018 en unos comicios presidenciales altamente criticados por la falta de garantías democráticas, a tal punto que su gobierno ha sido reconocido como ilegítimo por más de 60 países a nivel mundial. De hecho, la misma OEA lo declaró ilegítimo y reconoció al gobierno interino de Juan Guaidó.

«Maduro no tiene fundamentos constitucionales para ser llamado Presidente de la República» comenta el politólogo Luis Salamanca. Nicolás Maduro y Juan Guaidó mantienen una disputa por la dirigencia del país venezolano, y ese escenario de ilegitimidad y pugna por el poder, podría repetirse en Nicaragua si no se realizan las reformas necesarias para garantizar un proceso libre, justo y transparente.

¿La oposición nicaragüense parecida a la de Venezuela?

Como en el caso de Venezuela, la declaración de ilegitimidad para Nicaragua puede ser de dos maneras, detalla Fanor Avendaño. Que la mayoría de los Estados miembros de la OEA vote a favor de no reconocer como legítimo al candidato electo, ya sea Daniel Ortega u otro, y que los distintos gobiernos de la región y el mundo decidan reconocer al gobierno de Nicaragua como ilegítimo por considerar que no se cumplieron con las garantías democráticas necesarias.

«Las implicancias serían desastrosas, incalculables, irremediables. Inclusive para cada uno de los ciudadanos. Vamos a tener menos acceso los ciudadanos para salir al exterior porque van a creer que cada nicaragüense que sale del país es para quedarse» apunta Avendaño.

Maduro ha sido desconocido por varios países del mundo, incluído. EEUU.

Economía se irá a la borda

Por otro lado, el analista nicaragüense también considera que la inversión extranjera disminuiría mucho más de lo que ya ha caído durante estos años de crisis política, en donde Nicaragua no representa un buen ambiente para hacer negocios, según lo expuesto por diversas calificadoras de riesgo.

Avendaño también señala que los tratados de libre comercio como el CAFTA con Estados Unidos y el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea podrían irse a la borda con un gobierno electo ilegítimamente.

Una gran diferencia entre las posturas de Venezuela y Nicaragua respecto a Estados Unidos y las crisis políticas de cada país, es que el país centroamericano tiene a Estados Unidos como su principal socio comercial, mientras que Venezuela no.

Empresarios temen mayor asedio para alcanzar recaudaciones proyectadas en 2021

En el caso venezolano Salamanca apunta que en medio de la ilegitimidad, Maduro tiene un modelo económico «de compinches» y ha sumido a la población en una pobreza profunda, con hiperinflación de la economía y creando una crisis humanitaria. «La población no hace más que sufrir» dice el politólogo venezolano y cita el dato de un estudio reciente que reflejó que más de 4 millones de sus conciudadanos cocinan con leña por la escasez de gas, en un país petrolero y que tiene la capacidad para producir su propio gas.

El doctor en Ciencias Políticas de Venezuela, Alejandro Salamanca. Courtesy

«Yo veo demasiadas similitudes entre Nicaragua y Venezuela«, detalla el experto venezolano, e indica que Daniel Ortega pudo ser considerado ilegítimo desde que se reeligió de manera inconstitucional en 2016, tras haber utilizado al Poder Judicial con un fallo a favor de su candidatura y para ilegalizar al partido de oposición de aquel entonces, que era el Partido Liberal Independiente y cuya fórmula presidencial eran Luis Callejas y Violeta Granera.

«La caída del petróleo en Venezuela ha significado para Ortega la caída de su principal chorro de financiamiento» y eso incidirá mucho en la decisión de Ortega para brindar reformas electorales, considera Salamanca y a pesar de que Maduro ha desatado una feroz represión contra opositores, «Ortega ha ido en represión más allá, porque el número de víctimas mortales (en Nicaragua) es mayor que en Venezuela», considera el venezolano.

CSE con más dinero por elecciones y Policía con 75 millones menos. Así sería el Presupuesto para 2021

Por su parte, Fanor Avendaño prevé un desastre para la economía del país. «Nicaragua depende de los Estados Unidos y dependemos en la materia de intercambio financiero, en los organismos multilaterales y las remesas (…) sin los Estados Unidos perderíamos como un 30% de la estabilidad económica», un porcentaje dramático para cualquier país del mundo, señala Avendaño.

«Esperemos que no llegue ese escenario. Esperemos que se imponga la sensatez y esperemos que se imponga la capacidad política de los actores de la oposición» que tiene la tarea de consolidar una unidad electoral, con propuestas concretas que sea capaz de derrotar al FSLN en los comicios.

«El pueblo de Nicaragua va a votar por programas, por un discurso de acercamiento a la población, la no confrontación y sin discurso de violencia. El discurso de violencia no lo quiere la población nicaragüense, venga de donde venga» advierte el analista.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.