Migración de nicaragüenses a Costa Rica ¿quién gana y quién pierde?

En los procesos migratorios, entre los países emisores y los receptores también se puede distinguir perdedores y ganadores.

¿Migrar?, esa es una de las interrogantes que la gran mayoría de nicaragüenses se ha planteado más de una vez. La situación en Nicaragua no es nada favorable, lo que empuja a que miles de personas se enrumben hacia destinos como Estados Unidos o Costa Rica, el vecino más cercano y el que, pese a sus grandes problemas, ostenta una de las mejores economías de la región.

La crisis generalizada que enfrenta Nicaragua desde la represión de 2018, ha hecho que los nicaragüenses, especialmente los más jóvenes, apunten a hacia otros horizontes. Así lo reflejan dos encuestas recientes.

En agosto de este 2022 el Barómetro de las Américas indicó que el 52% de los nicaragüenses tienen la intención de abandonar el país por razones económicas. Luego, entre septiembre y octubre de este mismo año, una encuesta de CID Gallup reveló que el 68% de los nicaragüenses menores de 40 años migraría si tuviera los recursos.

El deseo y la migración en sí, de nicaragüenses hacia otros países no es algo nuevo, ha estado presente en la historia más reciente, sin embargo, en los últimso cuatro años el tema ha vuelto a la palestra. Tan solo en el año fiscal 2021-2022 autoridades migratorias de Estados Unidos reportaron la detención de unos 160 mil nicaragüenses en sus fronteras.

Eveling Lambert, la nicaragüense que se está abriendo camino en la televisión de España

Más de 400 mil nicaragüenses en Costa Rica

En el caso de Costa Rica, el éxodo de nicaragüenses se ha registrado en seis ciclos diferentes desde el terremoto de 1972 hasta la actualidad, y según una investigación de Manuel Orozco, director de Migración, Remesas y Desarrollo de Diálogo Interamericano, el número total de nicaragüenses que viven en Costa Rica, “incluyendo personas inmigrantes menores de edad, puede ser superior a 400,000”.

Entre estos flujos migratorios unos ganan y otros pierden. Miles de familias se ven desunidas por este fenómeno, pero entre las naciones de procedencia y las receptoras también se puede distinguir qué tipo de beneficios o repercusiones tiene en cada una.

Por un lado, Nicaragua recibió en concepto de remesas procedentes de Costa Rica $273 millones en 2021, aproximadamente $1,300 al año por persona adulta, según la investigación de Manuel Orozco. Sin embargo, el precio que deberá pagar la economía nicaragüense en los próximos años por los altos flujos migratorios, será muy alto, según han apuntado varios analistas en reiteradas ocasiones.

Nicaragua pierde capital humano

En declaraciones recientes a Nicaragua Investiga, la socióloga Elvira Cuadra expuso que “el desarrollo futuro del país está comprometido, pues se reproducirán las condiciones estructurales de pobreza y marginalidad”, debido a la migración. Por tanto, se “reduce significativamente las capacidades del país”.

Estos son los departamentos de Nicaragua que más reciben remesas

Algo en lo que también ha coincidido el sociólogo y economista Óscar René Vargas, quien opina que todos los problemas de los que huyen los nicaragüenses, “marcan a la generación de jóvenes que optan por emigrar en busca de nuevos horizontes y oportunidades, mientras el país pierde capital humano (jóvenes, mujeres, profesionales, trabajadores y campesinos)”.

El aporte de los nicas a la economía de Costa Rica

Por otro lado, aunque aún no existe un dato exacto sobre cuánto aportan los desplazados nicaragüenses a la economía de Costa Rica, se sabe que un 12.4% de los empleos en el país del sur, es ocupado por migrantes. Esto habría sumado “un crecimiento económico de hasta el 9,27% en la última década, es decir, entre el 2009 y 2019”, según un reciente estudio elaborado por la Comisión Económica para América Latina (CEPAL).

“Un 58,7% de los ocupados migrantes están en empleo informal, cifra que aumenta en el trabajo doméstico remunerado, llegando a un 74% de informalidad”, señala el estudio de la CEPAL.

Algunos expertos apuntan que si bien los aportes de los nicaragüenses a la economía de Costa Rica pareciera poco, lo cierto es que son una importante mano de obra en ciertos trabajos que los costarricenses no quieren realizar.

Preocupación por intenciones de Costa Rica de cerrar puertas a migrantes

“La economía tica es muy fuerte, de 72 mil millones. Los nicas como promedio de ingreso no contribuyen más de 5 mil millones. El argumento es otro, como la fuerza laboral responde a una demanda importante que es insustituible”, explica Manuel Orozco.

El sociólogo y analista costarricense, Carlos Murillo, expone que los nicaragüenses han llegado a Costa Rica en unas cuatro oleadas diferentes en las últimas décadas, y que todas han sido de gran aporte, especialmente la segunda y tercera que han “resultado fundamental en los sectores agropecuarios, de construcción e incluso del sector industrial, porque están desempeñando puestos que la población costarricense, nacida en Costa Rica, ya no quieren realizar”.

“El aporte que no se ha cuantificado claramente, pero si hay evidencia de que ha sido un aporte económico clave para mantener la dinámica de la economía costarricense”, resalta Murillo.

Algunas estimaciones del aporte a Costa Rica

Otros expertos han ido más allá, en un artículo publicado por La Prensa, Carlos Sandoval, profesor de la Universidad de Costa Rica (UCR), aseguró que se estima que el 11 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de Costa Rica es producido por nicaragüenses, “eso da la idea de la contribución económica”.

Es de esta manera que se aprecia cómo Nicaragua ha perdido excelente mano de obra a causa de la migración, mientras que países como Costa Rica, se ven beneficiados con aquellos que pudieron ser principales actores del crecimiento económico de su nación.

Denunciarán a Ortega en Argentina por delitos de lesa humanidad contra indígenas

Diferencia del migrante nica con otros migrantes

Las pérdidas y ganancias no solo ocurren a nivel de país, los miles de nicaragüenses que se ven obligados a emigrar dejan una vida, familias, sueños y esperanzas para enrumbarse hacia un horizonte muchas veces desconocido, en el que si bien pueden encontrar mejores oportunidades, tiene que enfrentar la xenofobia de parte algunos sectores de la población local.

En este sentido, el sociólogo Carlos Murillo señala que “no hay problema de mayor rechazo a la población nicaragüense en Costa Rica”, pero reconoce que “hay críticas de algunos sectores” que son generalizadas hacia migrantes venezolanos, colombianos, nicaragüenses o de cualquier otra nacionalidad. El descontento podría volverse mayor si sigue aumentando la llegada de desplazados de diferentes países.

“El migrante nicaragüense viene y sabe dónde ubicarse porque hay toda una serie de redes que le permiten llegar y no deambular por la calle, en cambio el migrante venezolano no se está integrando, se está convirtiendo en indigente en las calles pidiendo dinero para continuar su viaje”, explica el sociólogo, y apunta que por la situación de los desplazados procedentes de Venezuela, es que algunos grupos de la sociedad costarricense los ven a todos como un problema para su país.

El último aliento de Yilber Antonio Cáceres, que quedó en el Río Bravo

¿Por qué Costa Rica y no a otro país centroamericano?

Lejos de las diferencias entre los gobernantes de ambas naciones y por el hecho de ser países vecinos, la historia de Nicaragua y Costa Rica ha estado amalgamada y es quizá una de las razones por las que los nicaragüenses prefieren emigrar en primera instancia hacia ese país  y no a otro de Centroamérica.

“La razón es debido a que hay complementariedad laboral entre Costa Rica y Nicaragua. Costa Rica tiene una demanda de mano de obra extranjera que Nicaragua puede suplir. Además existe una tradición histórica de larga data entre ambos países que los conecta a través de su gente, por lo que siempre ha sido lógico para el nica ir a Costa Rica”, explica Manuel Orozco.

En tanto, el analista Carlos Murillo expone que “hay lazos familiares grandes, hay migrantes en el pasado, costarricenses que iban hacia Nicaragua por turismo o por otras razones, hay negocios y empresarios en ambos países” y las “diferencias y enfrentamientos entre las dos sociedades, ha sido más una cuestión de diferencias entre gobiernos, entre mandatarios”.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.