Ser mujer transgénero en las cárceles de Daniel Ortega


  • Las presas políticas transgénero vivieron tratos denigrantes y humillantes por sus carceleros que se ensañaron con ellas por su identidad sexual.

Las torturas físicas y psicológicas que atravesaron tres presas políticas transgénero en las cárceles de Nicaragua durante el estallido social, reflejan la saña del Estado, las violaciones de derechos humanos a las que fueron sometidas y las secuelas irreversibles.

Carolina Gutiérrez Mercado de 34 años de edad, el ocho de Julio del año 2018, en horas de la mañana, fue capturada por más de 40 paramilitares armados con AK, quiénes lograron sacarla desde el interior de su humilde vivienda.

Carolina fue golpeada hasta, más no poder, la sacaron desnuda hacia el parque central de la ciudad, ensangrentada, perdió 3 piezas dentales y el 80% de la visión de su ojo izquierdo.

Le interesa: Ser niña en Nicaragua; entre el abuso sexual y el embarazo forzado

Además argumenta que pasó una semana sin levantarse, debido a lo adolorido que se encontraba su cuerpo y cuando no soportaba los dolores en el ojo y boca, pedía medicinas, pero el carcelero recetaba más golpes en su rostro.

Carolina Gutiérrez, se unió a las protestas en contra del gobierno nicaragüense, tras el asesinato de su amigo Marcos Antonio Villalobos, quien murió de un balazo en el pecho durante una protesta frente a la estación de la Policía Nacional de la ciudad de Diriamba.

Carolina Gutiérrez muestra las secuelas que quedaron en su ojo izquierdo, luego de la golpiza policial. Foto: Tania Narváez.

La desnudez fue la peor tortura para Kisha López

El haber protestado en las redes sociales, contra el gobierno de Nicaragua contrajo consecuencias irreversibles para Kisha Cristelia López, originaria de la ciudad de Diriamba, Carazo.

El día nueve de julio del año 2018, Kisha y su pareja sentimental, fueron sacados de su vivienda, ubicada en el barrio Roberto López, por más de dos docenas de policías acompañados de paramilitares encapuchados.

López fue obligada a desnudarse frente a presos políticos y reos comunes dentro del Sistema Penitenciario, a eso se suman las torturas físicas realizadas por los carceleros, donde sufría acoso sexual con un «amansa bolo» con el cual rozaban sus glúteos y pechos.

Le interesa: 5 cosas que no se vieron en el primer diálogo 

“Es algo que te marca para toda la vida, esa vergüenza de que te vean desnuda, eso va más allá de cualquier tortura y crueldad, uno se siente denigrado, yo tengo prótesis en los bustos y sentí que fui la burla de esos hombres… ¡y el miedo que sentía porque no quería ser violada con ese amansa bolos!”, relató.

A Kisha Cristelia López, le destruyeron y saquearon su casa, un salón de belleza y, según ella, le robaron 36 mil 756 dólares.

Kisha López denuncia que además de golpearla y humillarla en prisión, le robaron dinero de su negocio. Foto: Tania Narváez.

A la cárcel defensora de la igualdad de género e identidad de género

Victoria Obando de 27 años de edad, originaria de Bluefields, estudiaba el segundo año de la carrera Gestión de Riesgos, en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua UNAN- Managua, fue capturada por la Policía Nacional el 25 de agosto, en la ciudad de León, luego de participar en una marcha antigubernamental.

“Nos bajaron del carro a punta de golpes, a mí me daban solo en la cabeza, me hicieron dos heridas profundas, me golpearon hasta desmayar”, argumentó.

“Yo creo que a todos los nicaragüenses se nos han violentado nuestros derechos humanos, pero se han ensañado con los presos políticos, más con nosotras, porque nos han humillado, nos han irrespetado nuestra integridad física, hemos sido víctimas de abusos policiales y desnudadas como forma de burla”, apuntó Obando.

Le interesa: Nicaragua bajo fuego; la dura tarea de construir la paz 

Según Obando dentro de La Modelo, hay tres torturadores, el psicólogo, Pedro Luna, encargado de realizar las torturas psicológicas, Venancio Alanís, subalcaide es quién da las órdenes para que los reos sean sacados de sus celdas y Bladimir Chávez Chávez, encargado de cumplir las órdenes y torturar a los reos.

Victoria Obando asegura que conoció la estructura de tortura de la cárcel Modelo. Foto: Tania Narváez

 

«Comida estaba contaminada»

Las tres presas, denunciaron que por un tiempo la alimentación fue continua, pero no podían consumirla debido a la gran cantidad de vidrios, tachuelas y clavos que iban mezclados entre la comida, por lo que tanto sus compañeros de celda como ellas sufrieron de hambre durante una semana consecutiva, logrando sobrevivir de la ingesta de agua.

Debido al temor de morir envenenados, iniciaron innumerables protestas dentro de la cárcel, recibiendo a cambio golpizas y castigos.

Le interesa: Excarcelados pasan de ser presos políticos a perseguidos 

Daños Psicológicos

Para el psicólogo Chris Romero, especialista en violencia de género, el impulso de los agresores de humillar y torturar se cataloga como transfobia, lo cual lleva a traumas complejos y a la exclusión de las personas transgénero en cualquier esfera pública.

El doctor Romero también explica que existe una gran diferencia entre los reos políticos heterosexuales y las mujeres transgénero que fueron presas políticas, ya que existe una doble condena, porque «son reconocidas en sus ciudades y se les desaprueba su identidad de género: encarceladas como mujeres, pero en cárceles de hombres».

Le interesa: Anuncian hablatón para recolectar víveres a los presos políticos 

Junieth Cruz Ruiz, especialista en Psicología Forense, brinda un análisis enfocado en el grado de ansiedad provocado por una herida de autoestima, la cual está, siendo inducida por el grado de humillación de parte de personas con mucha autoridad.

“Este tipo de traumas puede ocasionar un estrés postraumático, el cual se manifiesta con miedos, llantos, impotencia, pesadillas e inclusive el aislamiento social, lo cual puede sanar con el tiempo, pero si se le brinda una terapia psicológica idónea y continua que le ayude a reintegrarse a la sociedad”, dijo la doctora Ruiz.

Cárcel Modelo donde fueron recluídas junto a reos varones las mujeres trangénero. Foto: END

CPDH, todos los Derechos Humanos fueron violentados

Para la directora de asesoría legal de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Carla Sequeira el principal derecho violentado por el gobierno, es el encarcelamiento injusto.

“Para mi fueron casos bien difíciles, debido a que todos sabíamos que estamos frente a una juez que no le importaba nada, pues ya se sabía que iba a declarar culpable a todo aquel que decidió protestar contra el gobierno”, dijo Sequeira.

Le interesa: Temen que Victoria Obando, la chica trans apresada en El Chipote, sea abusada

Además, añadió que lo más difícil durante el proceso, fue el irrespeto hacia la orientación sexual de las reas, debido a que en Nicaragua no existe una ley dentro del ordenamiento jurídico que avale la identidad de género, misma condición que no permite utilizar los nombres adquiridos.

“Yo le decía el nombre adquirido a mis defendidas, porque como CPDH somos respetuosos de la diversidad sexual e identidad de género, sin embargo la juez decía el nombre de pila de cada una”, añade la abogada.

Movimiento LGBTIQ, hay afectaciones

Según el movimiento LGBTIQ de Nicaragua, existen 17 afectaciones hacia las personas de la diversidad sexual y mujeres transgénero, que surgieron a raíz de la suma a las protestas en contra del gobierno. Debido a dichas afectaciones, el movimiento reporta a 6 personas asesinadas en la ciudad de Managua y dos en Carazo, siete eran gais y una lesbiana, a eso se suman 41 personas de la diversidad sexual detenidas.

El Movimiento LGBTIQ también reporta a 51 personas exiliadas en al menos 13 países a nivel del mundo, siendo el vecino país de Costa Rica el principal punto de albergue.

Presos políticos relatan tratos crueles

Para el periodista caraceño Marlon Fonseca, quien estuvo once meses preso en la cárcel La Modelo, por protestar contra el gobierno en el tranque San José en la ciudad de Jinotepe, los tratos eran parejos y todos inhumanos.

“Pienso que debieron ser separadas, ellas con mucha vergüenza se desnudaban y se tapaban con sus manos sus partes íntimas, situación que molestaba a los policías y las obligaban a quitar sus manos, para nosotros también era algo denigrante y penoso”, añade Marlon Fonseca.

Vidal Canizales, originario de Diriamba aduce que la situación era muy incómoda y se sentían impotentes ante los abusos… “Yo sentí que los malos tratos iban más dirigidos hacia Kisha, el señor Alanís siempre la tuvo contra ella, la mandaba a desnudar frente a todos, la ponía a hacer sentadillas y siempre la trataba mal”.

Kisha López durante su proceso judicial. Foto: El19Digital

Amigos y vecinos aborrecen malos tratos

Mercedes Rocha, originaria de la ciudad de Diriamba y maestra de profesión, comenta que toda su vida ha conocido a Kisha Cristelia y Carolina, de quienes tiene muy buenos recuerdos.

Para la maestra uno de los derechos más violentado y por el que levanta su voz, es el derecho ajeno, pues opina que «respetando a los demás es como se logra vivir en paz».

De igual manera opina don Rigoberto Flores, quien es vecino de Carolina.” Yo lo conozco desde que estaba bien pequeño, su madre es una mujer bien humilde que le inculcó valores ya si el decidió ser diferente pues ese es su gusto y tenemos que respetar, eso no lo hace una mala persona y ya que los dejen en paz”, comentó.

Consecuencias irreversibles

El sistema judicial de Nicaragua se ha ensañado especialmente en tres mujeres transgénero que participaron en las protestas que estremecieron al país entre Abril y Septiembre del 2018.

Incumplieron y violentaron las leyes del Código Procesal Penal

Sus derechos siguen siendo violentados

Carolina fue excarcelada el 20 de mayo del año en curso y desde ese día su vida no volvió a ser la misma, debido a que las fuentes de trabajo se le han puesto difíciles y todas las puertas laborales se le han cerrado.

Debido a la frustración que siente Carolina, tomó la decisión de iniciar un negocio de “repochetas” en una esquina del barrio Roberto López, pero paramilitares armados y a bordo de motocicletas se han encargado de correr a sus clientes.

Le interesa: Gobierno no respeta a la comunidad LGBTI, dice Dilon Zeledón 

Ese mismo día también fue excarcelada Kisha López, quien busca la devolución de sus pertenecías personales, de trabajo y su dinero, ya que hasta la fecha no ha logrado recuperarse económicamente.

Mientras que Victoria Obando fue excarcelada el 10 de junio del año 2019. El 17 de junio logró salir del país hacia Estados Unidos, como representante del Movimiento LGBTIQ, donde interpuso una denuncia de violación a los Derechos Humanos ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

Hasta la fecha sigue protestando y denunciando a nivel internacional y nacional a una dictadura que mantiene preso al país entero, donde las marchas pacíficas antigubernamentales están criminalizadas.

Para las tres mujeres transgénero el haber alzado su voz contra el gobierno no ha sido un error y a pesar de todos los malos recuerdos, están dispuestas a seguir protestando para que generaciones futuras crezcan en un país democrático.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.