Proteger la salud de los cafetaleros frente al COVID-19 traerá altos costos para productores

Proteger la salud de los trabajadores durante los próximos cortes de café es el reto que deben enfrentar los productores quienes deberán invertir en equipos de protección y sanitización

La pandemia del COVID-19 ha transformado la forma en que se llevan a cabo diversas actividades. Los próximos cortes de café del ciclo 2020-2021 inician en este mes de septiembre por lo que organizaciones del sector privado vinculadas al gremio cafetalero proponen un protocolo de seguridad para proteger a las personas vinculadas en la cosecha.

300 mil empleos generados durante los cortes de café en riesgo por Covid-19

El protocolo tiene como objetivo orientar a los productores y trabajadores a tomar medidas de prevención frente a la pandemia del COVID-19 en las fincas, con el fin de asegurar la recolección del café que será exportado.

El cultivo del café representa uno de los pilares fundamentales en la económica nicaragüense, generando alrededor de 300 mil empleos durante el ciclo cafetalero, por lo que el gremio considera importante emplear medidas que garanticen el éxito de la cosecha.

Este año incluso consideran que la mano de obra disponible en los cortes podría mostrar un aumento.

La Asociación de Exportadores de Café de Nicaragua (EXCAN), la Asociación de Cafetaleros de Matagalpa (ASOCAFEMAT), la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (UPANIC) y la Plataforma Nicaragüense de Café Sostenible (NICAFÉS) presentaron este protocolo contextualizado a la situación dentro de las fincas y el cual sugieren sea empleado por los productores.

Medidas en las zonas de cortes

Uno de los principales focos de contagio son los medios de transporte ya que, al momento de trasladarse los trabajadores, esto suele hacerse de manera aglomerada.

El gremio cafetalero sugiere que los vehículos sean desinfectados antes y después de cada viaje, además de brindar equipamiento adecuado tanto para el conductor como para los colaboradores a bordo, sugieren tomar la temperatura de cada persona antes de entrar al vehículo y mantener estos siempre con las ventanas abiertas, y manteniéndolo a la mitad de su capacidad de pasajeros.

Nicaragua registra aumento de sus exportaciones a pesar del COVID19

En cuanto a las medidas dentro de la finca, se deberá llevar control de la temperatura de cada colaborar que ingresa, así como proceder a la desinfección de sus zapatos. Esta área deberá contener materiales gráficos sobre prevención de contagios, y contar con una zona de lavado de manos.

De igual forma los horarios de entrada y salida a la finca deberán ser regulados.

Durante el corte de café, los colaboradores deberán evitar sus rostros a toda costa, y de ser requerido deberán pasar primero por los puntos de lavado.

Miles de cortadores de café viajan a Costa Rica cada año para trabajar en la época de corte. Foto: Ingmar / Flirck cc

Los colaboradores deberán mantener una distancia mínima de 2 metros y serán organizados en grupos para garantizar la distancia entre los surcos y personas, y a cada uno se le asignara un numero para evitar la aglomeración y que se acerque a medir el café únicamente cuando sea llamado.

Su salud deberá ser chequeada con recurrencia y se les orientará no compartir artículos personales como mascarillas y guantes.

Derroche en Contraloría en plena pandemia y escasez de insumos médicos en Nicaragua

Previo a la jornada de trabajo sus artículos deberán ser desinfectados, y posterior a esta se movilizarán a los dormitorios respetando la distancia de 2 metros.

Dentro de los dormitorios, se respetará la distancia y se colocará plástico en las camas hacia arriba para evitar contacto respiratorio.

Estos deberán ventilar a diario, estar limpios, y mantenerse siempre provisionados de los artículos de desinfección básicos. En cuanto a las personas de riesgo, se sugiere que participen en actividades aisladas y no ser parte del grupo durante la pandemia.

Entre las principales medidas que se recomiendan están el evitar salir de la finca, no compartir alimentos, dotar de los artículos de higiene necesarios a los trabajadores, mantener desinfectadas las distintas herramientas y utilizar siempre mascarilla.

Complicaciones ante contagios

El protocolo señala que en un escenario de aparición de casos de contagio dentro del alojamiento lo recomendado es restringirles la entrada y dar seguimiento a todos los posibles contactos.

Dispone de un área de aislamiento y si se trata de un caso grave remitirlos a los centros de atención medica recomendados.

Sin embargo, Martha Gutiérrez, de la Asociación Cooperativa de Productores de Café, alerta que la situación de los centros de salud en el campo “es difícil”, por lo que estos casos tendrían que remitirse los centros de las cabeceras municipales o departamentales, lo cual simboliza mayores gastos.

Altos costos para pequeños productores

Aunque el protocolo tiene como objetivo garantizar la cosecha de café sin exponer a los colaboradores, la realidad es que todas estas medidas no pueden ser implementadas por cada uno de los productores por igual, debido a los altos costos que estos representan.

Pronostican crecimiento en exportaciones para 2020 en Nicaragua, pero no gracias al manejo de la economía

Aunque los colaboradores tendrían mayor seguridad de acudir a fincas donde se estén implementando protocolos de seguridad, la realidad es que contar con todo este equipo de desinfección necesario para proteger la salud de los trabajadores es difícil para las pequeñas familias productoras.

Martha Gutiérrez, de la Asociación Cooperativa de Productores de Café, destaca que “es difícil que una familia pequeña productora tenga los recursos para estar renovando alcohol y mascarillas para sus trabajadores”.

Para Gutiérrez hay medidas que son más fáciles de implementar como el lavado de manos y el distanciamiento social, pero las limitaciones para los productores están en los recursos como las mascarillas, el alcohol gel y el desinfectante.

Trabajo infantil en aumento en Nicaragua; Estado oculta cifras

“Desde el jabón, hasta el afiche, es un costo extra para los productores, que es en quienes caen esos costos de prevención” puntualiza Gutiérrez.

El gremio cafetalero sostuvo que el protocolo presentado este lunes es tan solo una propuesta, pero al final las fincas estarían dotadas en dependencia de la capacidad que tenga cada productor.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.