Los beneficios y perjuicios de la reducción en la tasa del deslizamiento del córdoba

La tasa de deslizamiento del córdoba con respecto al dólar tendrá una reducción de un punto porcentual ¿qué significa esto para los nicaragüenses?

El Banco Central de Nicaragua (BCN) decidió reducir la tasa de deslizamiento anual del córdoba con respecto al dólar estadounidense de un 3% a un 2% a partir del 1 de diciembre de este año. La decisión se adoptó como una supuesta medida de recuperación tras el impacto que ha ocasionado la pandemia del coronavirus en la economía nacional. Sin embargo, economistas cuestionan que aunque esta medida sería beneficiosa a corto plazo, a la larga resultaría insuficiente.

Estos son los precios de los artículos escolares antes de la temporada

La reducción en el deslizamiento del córdoba no es más que un método para que las pequeñas variaciones diarias que se presentan en el cambio oficial del córdoba resulte más lenta, lo cual ayudaría a controlar la inflación. La tasa de deslizamiento del córdoba con respecto al dólar se mantuvo por 15 años en 5%, hasta que en 2019 se redujo al 3%, y ahora este año estaría bajando un punto porcentual más.

El BCN sostiene que esta reducción daría como resultado «finanzas públicas estables y con financiamiento, un superávit en la cuenta corriente de la balanza de pagos, adecuado nivel y cobertura de reservas internacionales, y estabilidad en el sistema financiero», además de que ayudaría a «reducir costos y mejorar el poder adquisitivo de los salarios». Pero ¿realmente todo es beneficio?

¿Qué beneficios tendrá para los nicaragüenses la nueva tasa de deslizamiento?

El economista Maykell Marenco compartía en 2019 que «el tipo de cambio en Nicaragua funciona como una excelente ancla nominal para alcanzar estabilidad de precios, dado que los agentes económicos ajustan sus precios actuales y sus expectativas, en base a esta devaluación». Por ello, los agentes económicos podrán preservar y mejorar el poder adquisitivo de la moneda al acceder a bienes y servicios que no estén sujetos a variaciones abruptas de precios, lo que estimularía el consumo, la inversión y la dinamización misma de la economía.

En cuánto a los salarios, Marenco explica que los trabajadores percibirán un efecto positivo «al evitar una mayor erosión de sus ingresos, principalmente aquellos que laboran en el sector informal de la economía y cuyo salario no se encuentra sujeto a un mantenimiento de valor».

Foto: NI

La devaluación efectivamente fortalecería las finanzas públicas —tal como plantea el BCN— pues al disminuir el gasto corriente y el gasto de capital, se aumentará el ahorro corriente. De igual forma, las personas que posean deudas verían su carga aliviada al disminuir el costo de los créditos que se pagan en dólares, los cuales resultan ser la mayoría de estos.

La plataforma de educación financiera y economía Dele Peso a sus Pesos también comparte que entre otro de los beneficios se encuentra que la tarifa eléctrica subirá a menor ritmo del que lo ha venido haciendo hasta ahora, pues esta es actualizada según el cambio del dólar. Asimismo, los montos previstos en el Presupuesto General de la República en concepto de pago de la deuda externa e interna «se reducirían, lo que debería mejorar las cuentas fiscales».

Huracanes dejaron pérdida de 742 millones de dólares según cifras oficiales

Sin embargo, el economista Luis Murillo considera que la reducción en la devaluación del córdoba es una medida «bastante populista», pues aunque a corto plazo resulta beneficiosa ya que la mayor parte de los precios de la economía nicaragüense están dolarizados, a mediano y largo plazo se genera un problema, ya que «cuando se devalúa muy lento la moneda nacional se está reevaluando, y una moneda reevaluada tiene precio a nivel internacional caro de exportación y precio de importación barato». Por lo que cree que en 2022, cuando ya se decida quien ganará las elecciones presidenciales, el BCN estaría realizando un nuevo y «real» ajuste.

¿Podría perjudicar a los nicaragüenses la nueva medida?

La crisis económica que prevalece en Nicaragua producto de la crisis política, dificulta que las medidas implementadas para dinamizar la economía surtan efecto, ante el elevado grado de desconfianza que sostiene el país a nivel internacional. Por lo que para que esta reducción en la tasa de deslizamiento logre buenos resultados «debe existir primero un período de ajuste y de reacción del mercado de los agentes económicos, empresarios y sistema financiero; y segundo, que exista credibilidad en todo el tejido social para que los agentes internalicen esta medida en sus precios y ajusten también sus expectativas» señala Marenco.

Dentro de los perjuicios que esta ocasionaría está el hecho que, de incluirse esta nueva tasa en el pago de pensiones del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) y no con la tasa anterior, esto representaría una pérdida en los ingresos percibidos por pensionados y trabajadores. Pero esto aún es un tema pendiente, ya que el pago de pensiones se supone es realizado en noviembre y la reducción está prevista para el 1 de diciembre, por lo que aún no deberían verse inconvenientes al respecto, sino hasta los próximos años en que los pensionados sí contarán con un menor poder adquisitivo.

Aguinaldo continúa en picada en Nicaragua por el desempleo

De igual forma, todas aquellas personas que devengan salarios en dólares o que reciban remesas, «dado al nuevo ajuste, al finalizar un año habrán percibido menos cantidad de córdobas que si el deslizamiento hubiese sido de 2%» advierte Marenco.

Dele Peso a sus Pesos también destaca que las empresas que exportan verán “suavizado el crecimiento de sus ingresos en moneda extranjera, lo que les obligará a hacer ajustes presupuestarios. Es decir, perderán competitividad». Y las que cuentan con ingresos en dólares también «deberán reconsiderar su proyección de ganancia cambiaria para lo que resta de este año».

Aumenta comisión por venta de divisas

Murillo cuestiona que, «por un lado bajaron la tasa de deslizamiento del córdoba con relación al dólar, pero también aumentaron la comisión por venta de divisas, que se trata de la tasa que cobra el Banco Central cuando les vende a los bancos comerciales grandes cantidades de divisas«.

Más de 49 millones de dólares ha recibido el gobierno de Ortega tras el paso de los huracanes

El BCN estableció a partir de este 26 de noviembre la comisión por venta de divisas en 2%, la cual hasta el día de ayer se mantenía en 1%, para supuestamente «incorporar flexibilidad». Sin embargo, la plataforma digital Dele Peso a sus Pesos señala que esta se trata de otra medida del BCN para «hacer más burocrática» la compra de dólares de los bancos, «dejando como única vía para adquirir moneda extranjera la captación del público (como remesas, exportadores, viajeros, entre otros)». Murillo coincide con dicho señalamiento, pues advierte que «los bancos nunca pierden» y lo más probable es que ese nuevo encarecimiento sea dirigido a los consumidores de divisas.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.