Nicaragüenses en Costa Rica denuncian xenofobia por aumento de casos de COVID19

Johnny Guillén es un nicaragüense de 40 años de edad que se exilió en Costa Rica desde 2018 cuando estallaron las protestas contra el gobierno del presidente Daniel Ortega. A través de una conversación sostenida con Nicaragua Investiga advierte, lo que él describe como una nueva ola de sentimientos xenófobos que surgieron a raíz de las noticias por la mala gestión de Nicaragua con respecto al COVID19.

Guillén detalla que muchos costarricenses se quejan porque consideran que los nicaragüenses llegan solamente para recibir atención médica a ese país ante las deficiencias del sistema de salud público de Nicaragua, esto ha promovido el rechazo.

Refugiados nicaragüenses en Costa Rica/ Nicaragua Investiga.

«Los costarricenses identifican rápidamente a un nicaragüense por su color de piel (…) es un medio para identificar que somos nicas”, asegura.

El exiliado afirma que que ya ha sufrido discriminación y rechazo porque “me detectan como un nicaragüense” y alega que estas acciones discriminatorias se dan en los supermercados y en lugares públicos.

Atención tardía

Una joven nicaragüense de 18 años que usa el seudónimo ‘Mar Nicaragua’, se exilió desde hace un año y nueve meses en la vecina del sur y dice que la ha tocado sufrir regaños de parte de algunos doctores que la atendían por aparentes síntomas de Covid-19.

La joven relata que cuando comenzó a presentar los síntomas fue a un Centro de Salud, pero la remitían de un lugar a otro “negándome la atención”. La respuesta del examen para determinar sí se trataba de coronavirus tardó quince días, según nos cuenta la exiliada.

Durante ese tiempo ella preguntó qué era lo que pasaba con la prueba, la respuesta fue que habían confundido los exámenes.

“Cuando logro que me den la atención fue horrible”, cuenta la exiliada. Después de eso “me amenazaron diciéndome que no podía andar en la calle, que tenía que estar aislada porque cualquier cosa podía ser un año de prisión”, lamenta.

 Visiones distintas

Pero otros nicaragüenses exiliados, como el joven poeta conocido como «Chepito Barricada» tiene otra visión. Él considera que los reclamos y rechazos son directamente a la gestión de Ortega y no cree que exista un señalamiento hacia los nicaragüenses.

“Ese reclamo es hacia el mismo gobierno de Nicaragua y no creo que haya un reclamo hacia nosotros”, dice el joven poeta.

Chepito Barricada revela que él ha tenido, incluso, que informar a sus amigos costarricenses sobre la situación de la pandemia en Nicaragua por la poca información que se maneja en el vecino país.

Se buscan a “culpables” y los migrantes suelen ser culpados

Algunos medios de comunicación en Costa Rica han enfocado sus noticias y preguntas a funcionarios públicos de ese país en señalar a los nicaragüenses como posibles causantes del aumento de casos de Covid-19, que según los reportes oficiales han tenido mayor concentración en la zona norte, es decir, en la frontera con nuestro país.

Cindy Regidor es periodista de Confidencial y corresponsal de FRANCE 24 en Español para Costa Rica, país donde reside desde hace varios años.

La comunicadora asegura que no todos los medios de comunicación en la vecina del sur dimensionan el impacto que pueda tener un enfoque xenófobo en la vida de las personas.

“Los medios lejos de aportar a una conversación profunda y plural terminan validando un análisis muy simplista que finalmente llega a culpabilizar a los y las nicaragüenses que estamos aquí en Costa Rica”, asegura.

Regidor dice que el papel de los periodistas es presentar un enfoque más profundo para analizar las dinámicas de la migración y contar las historias de los nicaragüenses que conviven con la ciudadanía costarricense.

“En momentos como este en que hay polarización y hay una genuina preocupación por la salud de la población, pues se termina buscando a “culpables” y lamentablemente los migrantes suelen ser culpados”, agregó Regidor.

Las redes sociales es «la hoguera» donde los usuarios «arden» con comentarios que para muchos pueden considerarse xenófobos. Ahí, donde es difícil pedir prudencia y responsabilidad es donde impera el estigma contra muchos nicaragüenses que resultaron contagiados, por ejemplo, por haberse visto obligados a continuar trabajando en dos empresas de la zona fronteriza que decidieron no cerrar operaciones a como lo indicó el gobierno.

 El tema de la pandemia requiere soluciones solidarias

El cirujano general costarricense Iván Brenes dijo a Nicaragua Investiga que han florecido estos sentimientos xenófobos por la falta información y que en cierta manera ha habido una permisividad de las autoridades.

El doctor Brenes reflexiona sobre la necesidad de recordar los vínculos que tienen Costa Rica y Nicaragua, y tomar en cuenta que hay un tema humanitario de por medio.

“Hay que entender que el tema de la pandemia requiere de soluciones solidarias”, dice Brenes, que además fungió como expresidente de la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias de Costa Rica.

A juicio del doctor Brenes no se debe culpabilizar a un determinado grupo de personas ya que “vienen a realizar una función” laboral. A su vez recuerda que el flujo migratorio de nicaragüenses representa un beneficio económico para ambos países.

Brenes cree que en el marco de la pandemia del COVID19 hay que promover el diálogo, la solidaridad, el respeto las dos naciones para que las personas puedan sobrellevar una situación que afecta a todo el mundo.

El problema, es Ortega no los contagiados

Carlos Sandoval García, doctor en Estudios Culturales por la Universidad de Birmingham en Inglaterra y profesor de la Universidad de Costa Rica (UCR), alega que este comportamiento se origina por la poca información que ofrece Nicaragua.

“La población que ha dado positivo por COVID19 el 25% es extranjera, el Ministerio de Salud se ha negado a desagregar la cifras de extranjeros por nacionalidad y públicamente no se desagrega para evitar o reforzar la xenofobia”, detalló Sandoval.

El profesor Sandoval resalta que el reto de Costa Rica es reconocer que independientemente de las personas que se enfermen “no vamos a resolver (el problema) con xenofobia”.

“El principal adversario que tenemos en Costa Rica en relación con la xenofobia es Daniel Ortega y su camarilla de políticos”, dejó claro el profesor de la Universidad de Costa Rica.

ACNUR y la ayuda para los refugiados

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) hizo una donación a Costa Rica de $4.1 millones para apoyar al país en la atención integral de las necesidades de las personas solicitantes de asilo y refugiadas en condición de pobreza.

La agencia de la ONU para los refugiados detalla que entre los fondos que recibió Costa Rica, se encuentra $1.8 millones dirigido a la Caja Costarricenses del Seguro Social para brindar seguro médico a 6.000 personas solicitantes de refugio y refugiadas con padecimientos graves de salud y en situación de pobreza, hasta el 31 de diciembre de 2020.

De acuerdo con estudios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), las personas migrantes contribuyen con el 11.9% del valor agregado del país a pesar de que representan el 10% de la población.

Según datos oficiales publicados en ACNUR, actualmente hay 87.190 solicitantes de asilo en Costa Rica, de los cuales un 80% son nicaragüenses y un 7% venezolanos.

Costa Rica acoge dos tercios del total de refugiados y solicitantes de asilo procedentes de Nicaragua, unas 77.000 personas, según datos de la agenda de la ONU, con fecha del pasado 10 de marzo de 2020.

El discurso político

El canciller de Costa Rica, Rodolfo Solano, exhortó el 8 de junio que cesen las expresiones xenofóbicas contra la población nicaragüense; el funcionario fue energético en su mensaje alegando que existe una gran parte de extranjeros procedente de Nicaragua que aportan a la economía de ese país.

Tres días después un diputado y pastor evangélico de nombre Harllan Hoepelman, reaccionó diciendo que necesitan una “Costa Rica segura en todos los aspectos, queremos trabajo para los costarricenses y un alto a la propagación del virus importado por este tipo de actividad ilegal”, dijo en relación a los nicaragüense que cruzan la frontera sin documentos.

Por otro lado, este medio de comunicación pudo constatar que muchas autoridades costarricenses hacen reiterados llamados a sus conciudadanos para que cese la xenofobia en Costa Rica y se enfoquen en el verdadero problema; el COVID19.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.