Paramilitarismo y represión amenazan posibilidad de campaña electoral

Consolidar la unidad frente a Daniel Ortega no es el único reto de la oposición de cara a las elecciones presidenciales del 2021.

Los opositores también deben convencer a los nicaragüenses que su propuesta es la más efectiva para instaurar un nuevo modelo de gobierno.

Para ello, es necesario que ejecuten una campaña electoral en donde los partidos políticos puedan presentar a sus candidatos, así como sus propuestas.

Pero existe temor por la reacción que puedan tener fanáticos sandinistas que suelen estar armados y tomar acciones violentas como la ocurrida recientemente en el municipio de La Trinidad.

Alianza Cívica suspende su participación en la Coalición Nacional 

Jorge Rugama gritó una consigna opositora a una caravana sandinista el pasado 19 de julio. ¡Viva Nicaragua libre!, fue la frase que exclamó.

Minutos más tarde, un jeep regresó al lugar y un hombre le disparó en el cuello matándolo en el acto, según relató la madre del fallecido a Nicaragua Investiga.

La Policía Nacional presentó a Abner Pineda, trabajador sandinista de la Alcaldía de Estelí como responsable del homicidio pero omitió las motivaciones políticas del crimen.

Las protestas fueron declaradas ilegales por la polícia en 2018. Foto: Nicaragua Investiga

No hay condiciones para una campaña electoral

Para el analista político y miembro del Partido Ciudadanos por la Libertad, Mauricio Díaz, «sería inadmisible llegar a un proceso electoral bajo un estado de sitio de facto como el que estamos viviendo los nicaragüenses».

El analista considera que los ciudadanos no querrán participar de las elecciones si las Juntas Receptoras de Votos están controladas por simpatizantes sandinistas y agentes policiales fieles a Daniel Ortega.

Díaz se pregunta si los partidos políticos que participen en la elección van a poder presentar propuestas abiertamente, o si van a poder movilizarse libremente por todo el país.

Para que eso suceda debe haber un desmontaje del control policial y militar de Ortega, señala el político.

"Círculo vicioso" de Arnoldo Alemán para comisiones de la Coalición Nacional

Luis Fley, dirigente de la Fuerza Democrática Nicaragüense también considera que «no hay condiciones para participar en un proceso electoral, prácticamente los nicaragüenses no podemos movernos con libertad ni ejercer nuestros derechos políticos», indica.

«El que se ponga a hacer campaña para unas elecciones estaría loco porque cómo las va a realizar si no hay capacidad de reunirse cuando ya la policía te disuelve o te lleva detenido» agrega el conocido Comandante Johnson, y hoy miembro de la Coalición Nacional.

Elecciones podrían ser violentas

Otra de las incógnitas que tienen los grupos de oposición es si deberán participar en un proceso electoral sin garantías mínimas de transparencia y seguridad.

Según Tamara Dávila, de la Unidad Nacional Azul y Blanco «no vamos a ir a un proceso electoral sin reformas electorales y sin la liberación de los presos políticos»

Dávila apunta que los esfuerzos de la oposición por ahora están enfocados en conseguir reformas electorales, las cuales permitan las campañas sin represión y garantías de transparencia y legalidad en dicho proceso electoral.

Parte de las reformas sería «que bajen las armas» y se permita la libre movilización, agrega la dirigente de la UNAB.

«Las reformas las tenemos que lograr este año» porque es lo que está establecido en la Ley 331, Ley Electoral, y de no conseguirse la oposición deberá decidir si participa o no en el proceso electoral comenta Dávila.

Una visión similar tiene el diputado Miguel Rosales del Partido Liberal Constitucionalista, que tampoco ve condiciones para una campaña electoral.


Luis Fley y jóvenes en disputa por asignación de votos dentro de la Coalición Nacional

Rosales enfatiza en que se debe respetar que los ciudadanos puedan expresarse y movilizarse libremente sin temor y sin amenazas. «Si esas condiciones mínimas no se garantizan obviamente no se puede ni pensar en la participación de un proceso electoral», expresa.

Por su parte, Mauricio Díaz de CxL comenta que si es posible llegar a la contienda electoral bajo el «estado de sitio» en el que se encuentra el país, pero «sería una pelea de burro amarrado contra tigre suelto y no veo que se faciliten condiciones», por lo cual no tendría sentido participar sin reformas electorales.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.