Siglas de papel hacen festín con millonario reembolso electoral

Daniel Ortega encontró la forma para hacer socios de “millonarias tajadas” a los partidos que le colaboran para “ir por más victorias”. Este noviembre su partido se adjudicó: 628 millones 173 mil córdobas por elegirse de forma ilegítima.

Segunda entrega

Hay una razón por la que los partidos políticos en Nicaragua no ven fracaso en perder elecciones: echarle mano al reembolso electoral. Quien en el país las organiza y las controla, parece también haber encontrado esa forma de contentarlos y convencerlos que participen, aunque los resultados bajo su casilla rayen en el desastre.

Partidos grandes con historial presidencial y micro organizaciones surgidas en medios de oportunismos políticos, que apenas han logrado como regalías uno o dos curules en la Asamblea Nacional por hacerle el lado a quien cuenta los votos, parecen tener claro que hay una forma de ganar, aunque pierdan.

Leonardo Torres, el empresario que quería «transformar» al FSLN pero siendo leal a Ortega

Para prueba: las elecciones del 7 de noviembre. En ellas, al menos cuatro de los seis partidos que corrieron no alcanzaron ni el 4% de los votos.  El Partido Liberal Independiente (PLI), por ejemplo, obtuvo 46, 510 votos, un 1.70% de los sufragios válidos según el Consejo Supremo Electoral (CSE). Pero a la dirigencia del PLI eso no le inquieta, podrán reclamarle al Estado de Nicaragua 395 mil dólares en concepto de reembolso electoral.

¿Pero fue eso lo que gastaron realmente en su campaña electoral? Eso no parece importarle a los que deben regular el uso de los fondos como la Contraloría General de la República (CGR) o el mismo CSE. La ley solo señala que deben presentar soporte de sus gastos y como ninguna autoridad está abierta al escrutinio público por orden de la dictadura de Daniel Ortega, es posible que nunca sepamos como lo justificarán o si lo harán debida y legalmente.

Los otros afortunados

La misma fortuna le sonríe al partido Alianza por la República (APRE). Aunque la organización nunca pudo demostrar que tenía el suficiente tendido electoral para defender sus simpatías, sus 48 mil 429 votos, 1.78% de los sufragios válidos, le garantizan el reclamo de 411 mil dólares por reembolso electoral.

Igual pasa con la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN). La organización que en el último quinquenio no disimuló para nada estar alineado al oficialismo, podrá reclamar 728 mil dólares gracias a que, según el Tribunal Electoral, 85 mil 711 nicaragüenses, 3.15%, lo vieron como una alternativa para reemplazar a Ortega en el poder. Claro, quedaron lejos incluso de la pretensión.

Camino Cristiano Nicaragüense (CCN), fue el único partido en contienda que no pareció convencido de los resultados de las votaciones. Aunque su líder político, el pastor Guillermo Osorno -otrora aliado del dictador- pagó un costo muy alto por sus críticas, su partido podrá reclamarle a los nicaragüenses 763 mil dólares, por obtener 3.30%, unos 89 mil 853 votos durante el balotaje.

La apuesta del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) de dividirse a lo interno entre quienes querían seguir bajo el dominio de Arnoldo Alemán y unos supuestos “renovadores” que terminaron plegados al Frente Sandinista con Haydee Ozuna a la cabeza, le dejó serias secuelas en los comicios; no solo perdieron con porcentajes que no llegan ni al 20%, si algo de prestigio podían obtener lejos del viejo caudillo liberal, se les fue todo por el caño. Pero con todo y ese desastre, podrán esquilar a los nicaragüenses con nada menos y nada más 3.3 millones de dólares.

Elaboración propia de la estimación del reembolso electoral de las votaciones del 7 de noviembre. Ilustración | Nicaragua Investiga

Daniel Ortega el “mejor forrado”

Daniel Ortega no solo ganó las votaciones que él organizó a su medida, también antes eligió a los partidos invitados y claro, escogió cuales desconocidos debieron ser sus oponentes. Pero no es todo, el dictador abultará las cuentas del partido que él, su esposa y sus hijos dirige, con nada menos y más que 17.7 millones de dólares como reembolso electoral. Son unos 628 millones 173 mil córdobas que saldrán de los impuestos del nicaragüense.

¿Cómo los soportará el orteguismo ante la Contraloría que ellos mismos manejan? ¿Se presentarán allá las facturas del Canal 2, 4, 6, 8 y 13; y las radios propiedad de los hijos de Ortega-Murillo? Es lo que uno piensa porque para ese emporio de medios, es que se dirigen las partidas publicitarias gubernamentales y partidarias.

La vida y muerte del PLC

Ahora, durante la campaña de noviembre, el candidato Ortega solo compareció tres veces y como bono para su partido en obligada Cadena Nacional. Publicidad gratis en tiempos de campaña electoral. “Eso es un doble abuso de los recursos estatales”, comenta una experta en gestión y políticas públicas, que ha solicitado conversar bajo anonimato por temor a la persecución política.

Ortega compareció tres veces durante el periodo de campaña electoral, cometiendo abuso de los recursos públicos con medios de comunicación del Estado. Foto | Prensa oficialista

Bajo ninguna circunstancia se pueden usar bienes del Estado. Eso es prohibido y merece cárcel”, condena el analista político Eliseo Núñez, aclarando que “Ortega se sostiene por generar impunidad y se la genera para él mismo y para los que tiene a su alrededor”.

Núñez explica que la cantidad del reembolso electoral es un máximo al que pueden aspirar y deja claro que no cree “que hayan gastado en campaña ni siquiera la cuarta parte del techo que está, y eso incluye al mismo Frente Sandinista”. “Es decir, si le reembolsan bajo esa totalidad, va a ser un perfecto robo para los nicaragüenses”, denuncia.

Pero aparte del orteguismo, los millones que su “club de amigos” recibirán, explicaría en parte, porque los líderes de esas organizaciones no viven el trauma que los políticos de verdad sufrirían por una derrota política. Al contrario, no solo parecen dormir tranquilos, ya piensan, además, en el rembolso que recibirán por participar en las elecciones municipales que se celebrarán en noviembre del año próximo.

Ellos ya se restriegan las manos con el bolsón, porque su socio en el gobierno, ya incluyó la partida en el Presupuesto General de la República (PGR), del año 2023. El artículo 18 del proyecto del presupuesto, le ordena al Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP), que deberá incluir 457 millones 712 mil 299 córdobas para el CSE.

“Esta asignación presupuestaria corresponde al reembolso de los gastos a los partidos políticos o alianzas de partidos que hayan participado en las elecciones municipales del 2022 y tengan el derecho al mismo conforme la Ley Electoral”, se lee en la propuesta.  ¿Quiénes están invitados al pastel? Si partimos de los últimos comicios, todos los que acepten las condiciones que imponga el mismo ganador de siempre.

Socios privilegiados de un buen botín

Según la Ley Electoral (Ley 1070), el fondo total del reembolso electoral debe representar el 1% de los ingresos ordinarios del Presupuesto General de la República (PGR) en el caso de las elecciones generales, el 0.5% para las elecciones municipales y el 0.25% para las elecciones regionales.

En las elecciones municipales de 2017, el monto para reembolso electoral fue de 369 millones 257 mil córdobas y se distribuyó entre nueve partidos políticos participantes. Los cálculos indican que las dos agrupaciones que más dinero se llevaron en esos comicios fue otra vez el Frente Sandinista con 10 millones 592 mil dólares; y otra vez el PLC, que recibió 2 millones 521 mil dólares.

De acuerdo con los cálculos independientes, Ciudadanos por la Libertad (CxL) pudo haber obtenido al menos 1 millón 474 dólares por la campaña de 2017; y unos 34 mil 700 dólares por la de 2019. La información detallada se desconoce por la opacidad de las autoridades electorales que no publican esos datos de forma clara en sus informes, por lo que las cifras disponibles solo pueden acercarse a los montos millonarios que representa este “botín”. Los demás micros partidos se llevaron a lo mucho unos 200 mil córdobas.

Para buscar cifras precisas, Nicaragua Investiga intentó ponerse en contacto con la presidenta de CxL, Kitty Monterrey, a través de su equipo de prensa, pero no hubo respuesta a pesar de nuestras solicitudes insistentes.

Dos años después, en los comicios regionales de 2019, el reembolso fue de 198 millones 179 mil córdobas, según el 0.25% de lo que se captó en ingresos ordinarios de ese año, de acuerdo a los informes de liquidación presupuestaria obtenidos del MHCP. Para esas elecciones, el Frente Sandinista llevó a sus cuentas en concepto de reembolso 463 mil 952 córdobas. El PLC, que fue considerado la “segunda fuerza política” del país, pudo reclamar 96 mil 184 córdobas.

Entre esto dos partidos le sacaron más de medio millón de córdobas al reembolso electoral, cerca de una cuarta parte de todo lo destinado para ese rubro. Sin duda, un buen negocio.

Elaboración propia a partir de los Informes de Liquidación Presupuestaria del 2017 y 2019 emitidos por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público. Ilustración | Nicaragua Investiga

***

Jugosas ganancias en 40 días y 40 noches

En 2021, este esquema que rodea al reembolso electoral alcanzó nuevas alturas. Este año, el Frente Sandinista dibujó un horizonte gris para la democracia: no solo agudizó la crisis actual, pretende extenderla a un quinquenio más con un gobierno que al menos 24 países del Istmo se niegan a reconocer. Ortega estaba claro que, para ejecutar un zarpazo al deteriorado sistema democrático nicaragüense, necesitaba a los partidos colaboracionistas, una estrategia copiada al carbón del dictador Anastasio Somoza, que el comandante presidente, ha aprendido a imitar muy bien para atornillarse al poder.

Lo primero que hizo fue reformas electorales en mayo pasado aprovechándose que todas las voces políticas de dentro y fuera del país las demandaban. Pero Ortega siguió su propio guion con sus parlamentarios, muchos de ellos de los mismos partidos “socios”. O sea, fueron juez para convertirse en meses después en partes. Dejó establecido, entre otras cosas, que los partidos que alcancen los votos válidos tendrán derecho al reembolso electoral, según la reforma al artículo 99 de la normativa.

¿Votos válidos? Antes solo obtenían el reembolso aquellos que alcanzaran al menor el 4% de los votos válidos. Esta reforma solo favoreció el colaboracionismo y ofreció una buena “tajada” en concepto de reembolso electoral a aquel partido que quisiera “ganarse unos milloncitos” con poco esfuerzo y sin perder la voz en plazas públicas o quemar neuronas ideando un plan de gobierno con soluciones para los problemas de la gente.

Así que los dirigentes de estos micros partidos esperan un jugoso botín de 800 millones de córdobas en concepto de reembolso que se entregará entre el 9 y el 31 de enero de 2022; para pagar una campaña de 40 días que nadie vio ni oyó. Es una buena forma de comenzar el año. Y claro, lo que viene para los comicios municipales próximos.

En campañas virtuales

El CSE impuso unas restricciones en los comicios de noviembre bajo el supuesto de la pandemia del Covid-19.  Había que evitar las aglomeraciones y por tanto la campaña debía reducir sus días (a 40) y hacer mítines virtuales y si eran presenciales solo se autorizaban de hasta solo 200 personas, ni un alma más. Nada más convenientes para partidos que visiblemente no tenían gente para llenar plazas.

Para muchos, Ortega estaba detrás de esas medidas. Tanto así, que, pese a las restricciones del Tribunal Electoral, la vocera gubernamental Rosario Murillo, no detuvo sus actividades en las que revuelve lo político-partidario-gubernamental. Anunciaba que gracias al eterno candidato “las actividades de progreso seguirán, nos convocaremos y nos convocamos para seguir prosperando”, decía al anunciar hasta 1, 200 actividades semanales entre ferias gastronómicas, eventos taurinos y fiestas patronales en todos los departamentos.

Así fue el cierre de campaña del PLC en el mercado Roberto Huembes. Foto | Nicaragua Investiga

En tanto, a los partidos colaboracionistas les dejaron conquistar “el mundo virtual” solo para ellos. Es posible que lo hayan intentado, pero no hay pruebas de que lo hayan logrado. “La verdad es que las interacciones de sus publicaciones son casi inexistentes”, fue uno de los hallazgos que nos explicó una experta en Marketing y Publicidad que analizó la campaña virtual.

Del APRE, por ejemplo, la especialista no encontró una inversión en producción audiovisual, puesto que si alguna pieza compartió fue alguna elaborada con celulares. “Si acaso”, comenta, “invirtieron en alguna cobertura fotográfica”, cuyo precio estimado es de alrededor de unos cien dólares.

La campaña virtual de los partidos fue tan pobre como la respuesta que de ella obtuvieron de la población. Sus pocas publicaciones atrajeron más comentarios negativos y reacciones “de burlas”, que la declaración de simpatías y agrados, que sirvieran como un termómetro por medir por donde andaban.

Carlos Canales dirige parte del cierre de campaña del APRE en horas de la noche, en una localidad en Managua. Foto | Nicaragua Investiga

Un tik tokers para ganar una elección y otras desgracias

Pero no todo ni es blanco, ni es negro. Manuel Díaz, experto en mercadeo digital, dice que él si vio inversión en el mercado virtual. “El único que invirtió dinero fue Marcelo Montiel de ALN”, señala. Agrega: “La inversión la hizo informal, la hizo pagándole a un influencer en Tik Tok, que se llama ‘Memes Nicas’, para que publicara su información, su publicidad, sus anuncios”, amplía. ¿Pero un tik tokers para ganar una elección?

Díaz hizo también un análisis de las cuentas de Facebook de los partidos políticos que participaron en los comicios de 2021.  La mayoría eran recientes, con excepción de la del PLC y la del PLI, que eran de vieja data. “Tenían pocas o ningunas reacciones”, remarcó.

El experto explica que la red social tiene una opción para conocer si una página paga por su tráfico. “Te da una idea con la que podés trabajar para efectivamente verificar si han invertido en publicidad”, indica Díaz. “Una página que tiene menos de mil seguidores me dice a mí que no tuvo nada de publicidad”, señaló Díaz, quien asegura que, aunque no sea el fin principal, la publicidad en redes genera como consecuencia nuevos seguidores.

Paupérrima propaganda en campaña electoral en Nicaragua

Nada parece indicar que hubo alguna campaña de gran envergadura de estos partidos en busca de alcanzar el poder, ni a la antigua, ni en virtual. Si hubo gasto, fue mínimo, valora Díaz. A su criterio, no gastaron ni mil dólares, pero esperan miles de córdobas de reembolso. “Un sitio web en Nicaragua te puede costar entre 200 dólares hasta mil, mil quinientos. El PLI, con Mauricio Orúe tiene uno. Ponéle que él gastó los mil quinientos o dos mil que le pudieron haber cobrado, pero todos los demás no llegaron ni a mil”, explica el experto.

Si partimos de esto, el reembolso electoral superará con creces cualquier inversión que los partidos que lo recibirán pudieran haber hecho. El otro problema es cómo el CSE que debe avalar el desembolso, mide los gastos en una campaña virtual. “No vimos anuncios en Facebook, no veo yo señales de que hubo publicidad de Facebook u otra red social, no hay evidencia de gastos”, advierte Díaz. Desde su experiencia, Díaz dice que una campaña real virtual podría llegar a unos 5 mil dólares. ¿En qué estos partidos gastaron 800 millones de córdobas? ¿Podrán justificarlos?

Núñez no cree que los partidos hayan gastado en campaña siquiera la cuarta parte del techo que está presupuestado. “Eso incluye al Frente Sandinista, ni ellos gastaron lo que esperan recibir como reembolso. Si le reembolsan bajo esa totalidad va a ser un perfecto robo para los nicaragüenses”, afirma el analista político.

El resultado de las votaciones del 7 de noviembre no le preocupan a los partidos colaboracionistas, porque tendrán su reembolso millonario. Ilustración | NI

Callan y se escurren para no rendir cuentas

El mutismo y la desaparición fue lo que obtuvo como respuesta Nicaragua Investiga cuando intentó conversar con los presidentes de los partidos políticos y excandidatos presidenciales para indagar sobre el tema del reembolso electoral. Aunque las entrevistas con algunos dirigentes las aceptaron y las fijaron con hora y fecha; todas fueron suspendidas a última hora sin justificación. Mario Asencio, representante del PLI, no contestó después las llamadas. Lo mismo ocurrió con Alejandro Mejía Ferreti, de ALN.

“En estos momentos no estoy dando entrevistas, ya que estamos proyectando el trabajo futuro del PLI”, dijo Mauricio Orúe, quien aspiró a la silla presidencial por ese partido. Walter Espinoza del PLC dijo que estaba anuente, pero después se retracto. “Lo que pasa es que ciertos periodistas de Nicaragua Investiga han hecho noticias mal interpretadas y mal intencionadas”, dijo en mensaje por WhatsApp que no permitió réplica.

El presidente del APRE, Carlos Canales, también aceptaría hablar, pero después canceló. También nos contactamos con Gerson Gasparín, excandidato de este partido. Sobre Canales, Gasparín dijo que no tenía tiempo: “es un hombre ocupado”, lo justificó. Él por su lado, tampoco aceptó hablar sobre el asunto.

Gerson Gasparín no quiso brindar una entrevista a Nicaragua Investiga, pese que en campaña electoral era anuente. Foto | Nicaragua Investiga

Previo a las elecciones Gasparín dijo a este medio que para cubrir los costos de su campaña solicitó un préstamo personal a “unos conocidos”. Carlos Canales respaldó esta confesión y dijo que incurrieron en los gastos electorales un año antes de las elecciones, porque se prepararon desde ese entonces.

“Hemos venido haciendo gastos, viendo quiénes podrían ser nuestros candidatos, haciendo pequeñas encuestas, candidatos a diputados departamentales, y eso tiene un costo. Nosotros desde mayo hasta septiembre, estamos haciendo gastos fuertes y a veces de nuestro patrimonio familiar”, explicó Canales sin detallar montos, ni mostrar algún soporte.

Guillermo Osorno, excandidato de CCN, sorprendió a todos el día que se inscribió como candidato. El religioso solicitó públicamente un préstamo de un millón de córdobas para llevar a cabo su campaña política. “Invito a quienes nos ven que puedan colaborar con Camino Cristiano. Si hay alguien que tenga dinero, que nos preste y le firmamos un pagaré”, dijo ante los medios de comunicación.

El reembolso como muestra de poder

“El grupo en el poder o quienes ejercen en el poder, consideran que el Estado es un patrimonio propio. Eso ha ocurrido a lo largo de la historia, pero nunca como ha sucedido con el régimen actual”, expresa al respecto Enrique Sáenz, economista y analista político.

Para Sáenz, el reembolso, por ejemplo, es una clara muestra y la mayor evidencia de su afirmación. Recomienda ver lo que ocurrió con Camino Cristiano, un partido menor que en las votaciones de 2021 apenas acumuló alrededor del 3% del voto, lo que le consiguió, en un principio, una diputación, misma que fue anunciada en los resultados preliminares por la presidenta del CSE, Brenda Rocha, en la madrugada del 8 de noviembre.

“El presidente de Camino Cristiano se atrevió a cuestionar el proceso y ahí no habrá pago, sino que hubo castigo después de haberle adjudicado un diputado por los servicios prestados” comenta Sáenz. “Como al final no les gustó el servicio, porque el sirviente apareció con un poquito de palabra de rebeldía, entonces le quitaron el pago y lo castigaron. Cero diputación”, zanjó.

En efecto, la diputación que correspondía al partido de Osorno despareció de la noche a la mañana y nunca fue proclamada. Pese a que según el CSE, Osorno acabó en tercer lugar, por debajo del PLC, pero por encima de los demás micro-partidos.

“Es una evidencia de que se consideran dueños y señores del poder político; y que el poder político le sirve para abusar, usar y apropiarse del patrimonio público… Esto hay que situarlo en su contexto. El grupo en el poder utiliza todos los instrumentos del Estado para acumular riquezas”. Enrique Sáenz, economista y analista político.

La arremetida contra Osorno no terminó ahí. El 10 de noviembre, Telcor canceló las licencias de Enlace Nicaragua (Canal 21) y Radio Nexo (89.5 FM). Osorno no era director de ninguno de los medios, pero tenía relación; era representante en Nicaragua de Trinity Broadcasting Network, una red de televisión de transmisión protestante internacional. “Lo que está a la vista, no requiere anteojos”, dice Osorno ahora en desgracia política.

La política del reembolso electoral que fomenta el colaboracionismo y surgió al desmantelar la institucionalidad se ha extendido a una práctica perversa y turbia.  Aquellos no son ni partidos emergentes, eran “cadáveres políticos” llevados a hidratarse y nutrirse al menos en papel, para que resurgieran como parte de un sistema de órbitas, clientela leal, alrededor del Frente Sandinista. Ellos le hicieron el juego para su reelección y ahora esperan el cheque al que cada nicaragüense aportará.

***

Canibalismo puro, la denuncia de Milton Arcia

Milton Arcia quiso ser presidente. No solo no lo logró, sino que se enemistó con el mismo partido desde cuya bandera ofrecía una alternativa de gobierno. Lo de Arcia es otro asterisco funesto en el tema de los reembolsos, pues al menos, una de las tantas diferencias que el empresario lacustre tiene con su partido, el PLC, fue por dinero.

Arcia contó que a él le robaron en el PLC, pues durante una de las campañas electorales, puso de su dinero para promover su candidatura y una vez que el partido recibió el reembolso del CSE, nunca le pagaron.

La denuncia la hizo Arcia en un panel televisivo el año pasado junto a José Adán Bermúdez, tercer vicepresidente del extinto CxL. Arcia, era candidato a diputado por Rivas bajo la casilla del PLC en 2011, y enfiló sus críticas contra Arnoldo Alemán, veterano dirigente de esa agrupación política. Lo señaló de recibir sumas millonarias tres veces cada cinco años y haber encontrado en los procesos electorales, un mecanismo eficiente para su enriquecimiento familiar.

“Para Arnoldo Alemán eso es un negocio, por eso no se va, él tiene tres entradas en cinco años; las elecciones municipales, las de la Costa Atlántica y las elecciones nacionales”, dijo Arcia entonces, quien hasta propuso hacer una sola elección para elegir a todas esas autoridades y así evitar “desgastar” el presupuesto del país.

Es la misma propuesta que desde hace varios años hace el Grupo Promotor por las reformas electorales, pero Ortega no ha atendido esta petición, a pesar que significaría una reducción de gastos estatales y que esos fondos podrían destinarse a inversión social. Por el contrario, encarceló a algunos de los promotores de esta iniciativa y otros que la integraban tuvieron que salir al exilio por temor a más represalias.

En defensa del botín

La falta de transparencia del CSE impide tener cifras detalladas sobre el costo de cada voto, pero estudios independientes apuntan a que cada sufragio podría rondar los U$20.00, es por mucho el más caro de la región latinoamericana donde el voto oscila entre los 3 y 8 dólares. Eliseo Núñez estima que, si no existiera el reembolso electoral, cada voto podría costar en Nicaragua apenas unos 8 dólares, pero esta jugosa partida, es la mayor carga presupuestaria durante los procesos de votación.

Nicaragua Investiga también solicitó una entrevista al expresidente Arnoldo Alemán para conocer sus impresiones sobre los señalamientos de Milton Arcia. Alemán contestó nuestra llamada telefónica y, al momento de presentarnos como periodistas, colgó de manera abrupta. Luego, intentamos retomar la comunicación por WhatsApp, pero no respondió ninguno de nuestros mensajes.

¿Cuánto cuesta el voto en Nicaragua y por qué lo han ubicado como el más caro de la región?

Durante el debate en canal 10, junto al empresario Milton Arcia, José Adán Bermúdez, defendió la forma en que las autoridades electorales manejan estos fondos y aseguró que el reembolso no ajusta para pagar todo lo que se invierten en una campaña electoral.

“Los partidos políticos, de acuerdo a la ley, tienen que presentar una factura que es de acuerdo a los gastos de la campaña, tenés que reportarlo porque eso tiene que ver mucho con la cuestión del reembolso que tienen que hacer. Nunca te reembolsan lo que gastás en una campaña, no es cierto”, aseguró Bermúdez. Arcia fue firme en que su experiencia no es aislada y afirmó tajantemente que “todos los partidos” son un “negocio”.

No hay control sobre esos fondos

Para Agustín Jarquín Anaya, excontralor nicaragüense “el sistema de control de los fondos del reembolso es muy débil”. “Deja muchos espacios abiertos y no se aplica plenamente el control”, explica.

“Nos encontramos ante un sistema político que ocupa una gran cantidad de presupuesto que se tendrá que reembolsar a los partidos en un sistema que es muy opaco, así lo han caracterizado investigaciones desde el Centro Carter”, detalló el excontralor.

Agrega que existe un área de rendición de cuentas de los partidos políticos en el CSE, pero que es una oficina muy precaria y con pocas facilidades de ser burlada. “Así es que (los partidos) logran pasar esos filtros”, dice y añade que existe la Ley de Acceso a la Información Pública (Ley 621), la cual está vigente, “pero no están operando”.

Nicaragua Investiga realizó una búsqueda minuciosa de los informes anuales de la Contraloría General de la República (CGR) que corresponde entre 2013 y 2021, para encontrar información del reembolso electoral. Pero en ninguno de los documentos se encontró detalles al respecto.

La corrupción, el problema que el gobierno no acepta, pero que la población sí resiente

De igual forma, se revisaron las actas del Consejo Superior de esta entidad fiscalizadora en relación a las auditorías y tampoco se encontró información relevante a la asignación presupuestaria del reembolso electoral. Por lo tanto, la falta de información no permite conocer cómo fiscaliza son manejados y distribuido en dinero que reciben los partidos políticos.

“Realmente no veo por qué no transparentar lo que son los gastos públicos. Primero es un derecho y se está violando la Ley al no hacerlo. Están incumpliendo, incluso, que los partidos anualmente tienen que hacer público sus estados financieros. La Contraloría debe recibir copia y debe ponerlo en su portal correspondiente y el mismo CSE”, zanjó el excontralor.

Lea la primera entrega de esta investigación: Los partidos colaboracionistas y su lucrativa vida en Nicaragua

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.