Arnoldo Alemán, el reo más privilegiado que ha habido en Nicaragua

En diciembre del 2003 Arnoldo Alemán fue sentenciado a 20 años de cárcel lavado de dinero, fraude, malversación de fondos públicos, entre otros delitos.

Cuando en Nicaragua se habla de corrupción estatal inmediatamente se hace referencia, sino a la administración Ortega-Murillo, a Arnoldo Alemán, quien ejerció el poder entre 1997 y el 2002. El caudillo del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) es el único expresidente del país que ha pisado la cárcel acusado de actos de corrupción.

Obviamente su régimen carcelario fue muy flexible. Estuvo un breve período en la cárcel La Modelo, de Tipitapa, con privilegios que no se le dan a ningún otro reo, también tuvo arresto domiciliar, pasó cinco meses en un hospital por la operación en un dedo, tuvo “arresto” con libre circulación en Managua y luego libre circulación en toda Nicaragua.

Estados Unidos prohíbe el ingreso a su país a Arnoldo Alemán y sus familiares por actos de corrupción

La debacle de Alemán inició con la cruzada anticorrupción emprendida por el presidente Enrique Bolaños una vez que en enero del 2002 asumió el poder. Muy pronto, el 21 de marzo la jueza suplente Gertrudis Arias abrió una causa en su contra por el desvío de 1.3 millones de dólares que estaban destinados originalmente para el Canal 6, propiedad del Estado. Era apenas una de las tantas causas que tendría que enfrentar Alemán.

En la memoria de los nicaragüenses pervive la imagen de Arias cuando una semana antes de emitir sentencia buscó a Alemán en la Asamblea Nacional y luego fue hasta la hacienda El Chile, en El Crucero, para recogerle la declaración. Alemán hizo esperar a la jueza 45 minutos en las afueras de su hacienda. Luego se fue de vacaciones con su familia a Grecia.

De la Asamblea a la cárcel

Por ley, Alemán tenía inmunidad parlamentaria. La Constitución establece que todo expresidente pasar a ser diputado una vez deja el cargo. El líder liberal hasta fue electo presidente de ese poder del Estado. Esto le duró poco porque en septiembre fue destituido del cargo y el 12 de diciembre fue desaforado.

Un año después, el 7 de diciembre del 2003, la jueza Juana Méndez condenó a Arnoldo Alemán a 20 años de cárcel por los delitos de lavado de dinero, fraude, malversación de fondos públicos, asociación e instigación para delinquir y fraude electoral. Sin embargo, Méndez, una fiel colaboradora del caudillo sandinista Daniel Ortega, no lo mandó a La Modelo inmediatamente, sino que le mantuvo casa por cárcel “por razones de salud”.

Su visita a La Modelo

Para muchos la casa por cárcel era parte del juego político del líder sandinista para acaparar más poder previo su regreso a la presidencia en enero del 2007. Alemán y Ortega habían firmado un pacto de repartición del aparato estatal en 1999.

En ese estira y encoge fue que Alemán “visitó” la cárcel La Modelo. El 19 de marzo del 2004 agentes policiales lo sacaron de su hacienda y lo trasladaron a la cárcel. Pocos meses después volvió a tener prisión domiciliaria., ya que en abril del 2004 el Instituto de Medicina Legal emitió un dictamen en el que aseguraba que Alemán tenía muchas enfermedades y que su salud podía complicarse si no recibía atención oportuna.

Archivo AFP

Enfermo crónico

En julio del 2005 la jueza Roxana Zapata le concedió Managua como cárcel. Era un “enfermo crónico” y le podía dar un “infarto”, argumentó la judicial.

El 15 de marzo del 2007 Alemán recibió permiso para circular y realizar actividades políticas por toda Nicaragua. Era el único reo en tener el país por “cárcel”.

El 16 enero del 2009 la Sala Penal de la Corte absolvió a Arnoldo Alemán de sus delitos y le revocó la condena de 20 años de cárcel. Si no fuera por esa sentencia de la máxima instancia judicial de Nicaragua, Alemán todavía tendría pendientes tres años de cárcel.

Candidato presidencial

La sentencia absolutoria le permitió volver al ruedo político directamente. En las elecciones del 6 de noviembre del 2011 fue el candidato presidencial de su partido, el Partido Liberal Constitucionalista PLC). Obtuvo apenas el 5.91% de los votos, según el Consejo Supremo Electoral (CSE).

No admite su responsabilidad en la debacle del país

Alemán aún hoy no admite su responsabilidad en la debacle de la institucionalidad y la democracia en el país. Según él, la oposición se dividió en el 2006 cuando Eduardo Montealegre no quiso correr como fórmula de José Rizo, el candidato presidencial del PLC.

“Le tocaba a Eduardo tener un poquito de humildad y de tiempo para después de que pasara el período del doctor Rizo, que no se podía reelegir, ser el candidato también del liberalismo y hubiésemos seguido igual y no como pasó, que con el 38% Daniel Ortega le gana a uno (que queda con) 28% y al otro con 27%, que si vos sumás el 28 de Eduardo y el 27 de José Rizo te da un 55%”, explicó recientemente en una entrevista con VOA.

Arnoldo Alemán cuestiona código de ética de Coalición Nacional y dice: «El que esté libre de pecado que tire la primera piedra»

En este sentido, Alemán niega que el retorno de Ortega al poder fue culpa del pacto que ambos firmaron en 1999.

También niega los casos de corrupción, en especial los referentes a los fondos destinados para ayudar a los damnificados del huracán Mitch. Según él, quien manejó estos fondos fue la Iglesia Católica.

Alemán además de sostener su inocencia, dice no creer que su Director General de Ingresos, Byron Jerez, hubiera tomado fondos del Mitch para hacerse una terraza en Pochomil.

Duerme muerto de risa

En marzo del 2015 el semanario Confidencial publicó una entrevista con Arnoldo Alemán en la que al ser consultado si dormía tranquilo respondió: “¡Ni lo dudés,  muerto de risa!, porque mis manos nunca han estado manchadas de sangre ni mucho menos haber robado nada”.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.