Síguenos

¬ŅQu√© estas buscando?

Nación

Trabajadores de zonas francas sin ley, ni sindicatos que los protejan

Un equipo de abogados recopiló diversos casos que van desde despidos injustificados, maltratos verbales y psicológicos, hasta el robo descarado de cuotas al INSS.

Extrabajadoras de la zona franca denuncian el maltrato y violaciones a sus derechos en estos centros de trabajo./cortesía
Extrabajadoras de la zona franca denuncian el maltrato y violaciones a sus derechos en estos centros de trabajo./cortesía

Desactualizada e incapaz de brindar la adecuada protecci√≥n laboral, as√≠ luce la situaci√≥n actual de la legislaci√≥n nicarag√ľense cuando se trata de defender los derechos de personas trabajadoras de las zonas francas, asegura Ana G√≥mez, ex empleada de esta industria de las maquilas y ex promotora de defensa de derechos de la mujer del Movimiento de Mujeres Trabajadoras y Desempleadas ‚ÄúMar√≠a Elena Cuadra‚ÄĚ (MEC).

La norma que rige actualmente en las diferentes zonas francas que operan en todo el país, se caracteriza por la ausencia de sindicatos independientes y un Ministerio del Trabajo (Mitrab), que no le interesa defender los derechos laborales de miles de trabajadores, en su mayoría mujeres, afirma Gómez.

‚ÄúTras ser despedida de manera injustificada junto a mis compa√Īeras, incluyendo trabajadoras con cinco o diez a√Īos de antig√ľedad, nunca recibimos respuesta de nada; el nuestro fue un despido colectivo y el Estado, no hizo nada por nosotras; fuimos abandonadas y desprotegidas como mujeres‚ÄĚ, se√Īala G√≥mez.

La activista asegura que las violaciones que más se cometen en las empresas de zonas francas son los despidos bajo el artículo 45 del Código del Trabajo, que normalmente se usa para prescindir de los servicios de cualquier empleado, sin que en muchos casos tengan una justificación válida.

Ortega ha colapsado la economía en casa: no genera empleos, ni detiene espiral alcista

Al referirse a las violaciones, G√≥mez refiere que el tema de la salud de los y las trabajadoras en una zona franca ‚Äúes un asunto que alcanza niveles dram√°ticos, puesto que se convierte en un delito pedir un permiso para ver a un m√©dico, aunque las trabajadoras muestren una cita o lleven una constancia de un doctor‚ÄĚ.

Pésimos salarios

‚ÄúY todo esto sin mencionar que el sueldo de los trabajadores de zonas francas es el peor, son salarios de hambre, no hay justicia con el pago que recibe una trabajadora de zona franca, porque gan√°bamos el b√°sico, y si quer√≠amos ganar m√°s, hab√≠a que hacer hora extras o trabajar hasta los domingos, y as√≠ se deterior√≥ nuestra salud‚ÄĚ, indica G√≥mez.

‚ÄúYo sal√≠ con una hernia cervical por estar trabajando ah√≠ d√≠a y noche. Ante la falta de oportunidades en el pa√≠s, no ten√≠amos otra alternativa m√°s que dejar el lomo en las zonas francas, pero salimos de ah√≠ con secuelas debido al trabajo bajo presi√≥n‚ÄĚ, asegura G√≥mez, quien trabaj√≥ durante 18 a√Īos en diferentes empresas de zonas francas.

Al igual que el de Gómez, son muchos los casos que un equipo de abogados ha logrado documentar, pero que por temor a represalias de la dictadura de Daniel Ortega piden quedar bajo anonimato. Actualmente asesoran a estas personas extrabajadoras de zonas francas, en sus denuncias por violaciones a sus derechos laborales ante la desaparición forzada del MEC.

‚ÄúLas denuncias van desde maltratos verbales, despidos injustificados, hasta el robo descarado de cuotas mensuales del seguro social que son deducidas de los pagos de las obreras pero que no son enteradas al Instituto Nicarag√ľense de Seguridad Social (INSS)‚Äú, denuncia uno de los abogados que solo se identifica como Isaac. El especialista es parte de un grupo que llevan varios casos de demandas por violaci√≥n a derechos laborales en algunas zonas francas, principalmente las ubicadas en Las Mercedes.

Despidos injustos

‚ÄúYo trabajaba en el √°rea de empaque y doblado de ropa, de una empresa china, en la zona franca Las Mercedes, all√≠ se fabricaban chaquetas estilo jeans, hac√≠a mi trabajo y realizaba lo que ellos me dec√≠an, pero sin ninguna raz√≥n me despidieron. Solo me llamaron a la oficina, y me dijeron que hab√≠a sido cancelada. Sin ninguna raz√≥n‚ÄĚ, relata Mercedes del Carmen Castillo S√°nchez, de 19 a√Īos.

Ella explica que no le entregaron ning√ļn documento, que dijera el por qu√© la estaban despidiendo. Mercedes argumenta que no busc√≥ ayuda legal porque vio c√≥mo cancelaron a dos amigas suyas que entraron al mismo tiempo que ella, y aunque buscaron hacer prevalecer sus derechos laborales no obtuvieron ninguna respuesta. ‚ÄúAs√≠ que no quise buscar ni averiguar m√°s‚ÄĚ, asegura.

Ahora permanece como ama de casa, mientras se esfuerza por hacer que el salario de su esposo alcance para cubrir los gastos del hogar, lo que incluye a sus dos hijas, misi√≥n que s√≥lo le resulta posible gracias al apoyo del abuelo de las ni√Īas. Mercedes no descarta volver a buscar trabajo aunque tenga que regresar a una empresa de zona franca, porque lo necesita.

Empresas no enteran al INSS

Estela Medina Rojas, de 28 a√Īos, habitante del barrio Grenada en Managua, entr√≥ a trabajar en septiembre del 2020 a una de esas empresas de zona franca, en Las Mercedes, y este fue el testimonio recabado por los abogados.

‚ÄúPues me dijeron que mucha gente hab√≠a renunciado por miedo a contagiarse del Covid. Pero una vez que empec√© a trabajar supe que adem√°s del miedo al Covid, muchos estaban renunciando para irse a Costa Rica o Estados Unidos‚ÄĚ, a√Īade.

‚ÄúEntr√© el 1 septiembre y ya en octubre vi que a los dem√°s les entregaron sus colillas, pero a m√≠ y a otras tres que empezamos a trabajar el mismo d√≠a no nos dieron‚Ķ preguntamos y nos dijeron que todav√≠a no sal√≠an, que esper√°ramos al otro mes por la colilla, pero en la quincena a m√≠ ya me estaban deduciendo la cuota del seguro social¬Ľ.

Las otras trabajadoras me hab√≠an dicho que a la mayor√≠a las atend√≠an en el Hospital Bautista. Lleg√≥ noviembre, y otra vez no nos salieron las colillas, pero igual nos dijeron que hab√≠a un retraso, que sigui√©ramos esperando‚ÄĚ, cuenta.

Agrega que el 18 de diciembre, a media noche se le peg√≥ un dolor insoportable en una pierna y en el abdomen, entonces su compa√Īero le pregunta por la colilla y en cu√°l hospital estaba afiliada. ‚ÄúYo le dije que no me la hab√≠an entregado todav√≠a, pero que a las dem√°s compa√Īeras les tocaba ir al Bautista y que all√≠ mismo iba a ir yo‚ÄĚ.

‚ÄúLlegu√© al Bautista y les digo que era nueva en la empresa y que no me hab√≠an dado colilla todav√≠a, entonces all√≠ me buscan en el sistema, pero no me hallan, y me dicen que yo no estoy afiliada con ellos y que solo me pod√≠an atender en privado, pero eso era car√≠simo‚ÄĚ, apunta. ‚ÄúCon el gran dolor, a esa hora me llev√≥ mi compa√Īero al Len√≠n Fonseca, all√≠ me dijeron que era apendicitis‚ÄĚ, cont√≥.

‚ÄúLuego ‚Äďagreg√≥‚Äď mi compa√Īero fue a avisar a la zona franca lo que me hab√≠a pasado para ver lo del subsidio y all√≠ le dijeron que yo no ten√≠a derecho a subsidio porque mi contrato era temporal‚ÄĚ. ‚ÄúUn abogado me dijo que pod√≠a llevarme el caso para demandar a la empresa, todav√≠a sigo esperando una respuesta‚ÄĚ, a√Īadi√≥.

Casos de maltrato verbal y psicológico abundan

Los abogados tambi√©n reportan el caso de Antonio Su√°rez, de 26 a√Īos, habitante del Barrio 18 de Mayo, en Managua.

‚ÄúTrabajar en las zonas francas resulta muy complicado siempre. Una vez que empezaste a trabajar o buscas trabajo en las zonas francas, ten√©s que saber que nunca vas a tener tiempo para vos, para tu familia, para hacer gestiones que uno necesita hacer, porque all√≠ no hay permisos, se trabaja duro siempre, una vez que est√°s adentro cuesta obtener un permiso para lo que necesites‚ÄĚ, a√Īade.

‚ÄúAunque pid√°s el permiso, no te toman en cuenta, porque para que seas escuchado ah√≠, ten√©s que tener mucho tiempo trabajando, y seg√ļn la labor que hagan all√≠ adentro, porque hay diferentes quehaceres. Una persona con dos o tres meses de trabajar ah√≠ no tiene como decir un rango, como para que te escuchen sobre algo que necesitas o una inquietud que uno tenga‚ÄĚ, dice.

‚ÄúSeg√ļn la labor que tengas, hay puestos m√°s importantes que otros. Entonces, seg√ļn tu puesto, si te necesitan bastante, te escuchan, te pueden dar un permiso, pero si ten√©s una ocupaci√≥n por decirlo baja, te miran as√≠, como cualquier cosa. Tu trabajo no es respetado. Es s√ļper complicado‚ÄĚ, cont√≥.

‚ÄúYo mir√© en el tiempo que estuve trabajando muchas anomal√≠as, problemas, maltratos a los trabajadores, uno encima del otro, incluso los supervisores, pleitos y todo eso. El maltrato verbal y psicol√≥gico, abunda‚ÄĚ, denunci√≥. ‚ÄúEn cuanto al maltrato al trabajador de la zona franca es bastante fuerte. Si te llaman la atenci√≥n, no creas que te van a rega√Īar de una manera educada o con palabras sabias. Lo que te dicen son palabras muy fuertes‚ÄĚ, a√Īadi√≥.

Suarez dice que los despidos son ‚Äúpor cualquier cosa‚ÄĚ. ‚ÄúAh√≠ no hay ley que valga, no hay sindicatos, no hay nada‚ÄĚ, se√Īala. ‚ÄúSi te despiden no les importa meter a personas sin experiencia, porque los entrenan r√°pido, y reponen a la persona que despiden, as√≠ que no andan con tanto cuento de aguantar a alg√ļn trabajador que demanda un derecho, los corren y ya, parte sin novedad. Lo peor es que no hay donde recurrir‚ÄĚ, se lament√≥.

Comentar

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Te podría interesar

Nación

El joven era trabajador de la Alcaldía de Dipilto y, además, era voluntario de las brigadas contra incendios.

Política

El padre Uriel Vallejos lament√≥ que mientras el pueblo de Nicaragua sufre algunos grupos de la oposici√≥n "luchan como pira√Īas".

Nación

El Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (SINAPRED), ha brindado a la ciudadanía algunas medidas de precaución.

Política

El pilar comercial del convenio, que se aplica provisionalmente desde 2013 en el país, ha eliminado la mayoría de los aranceles de importación

Copyright © Nicaragua Investiga 2023