Tras la expulsión, monjas y ancianos lloraron al despedirse

Las Misioneras de la Caridad, una organización fundada por Madre Teresa de Calcuta, fueron obligadas a salir del país y escoltadas hasta la frontera sur donde cruzaron a suelo costarricense.

Una vez más la dictadura se ensaña con las personas de la tercera edad “como si existiera un odio a ese grupo etario”. Ya lo habían hecho antes durante la agresión a #OcupaInss, luego durante las protestas del 2018 y ahora lo hacen expulsando a un grupo de Misioneras de la Caridad que cuidaban de ancianitos desamparados, quienes sufren al ver partir a las que por muchos años fueron su única familia.

Las Misioneras de la Caridad, una organización fundada por la Madre Teresa de Calcuta, fueron obligadas a salir del país y escoltadas hasta la frontera sur donde cruzaron a suelo costarricense. Atrás dejaron desgarrados corazones en llanto de los ancianitos a los que ellas cuidaban y alimentaban con amor. Una labor inculcada por la madre Teresa y hecha realidad en Nicaragua, irónicamente, con la venía del mismo Ortega cuando ejerció el poder por primera vez en los años ochenta.

Cardenal Brenes lamenta cancelación de Misioneras de la Caridad

Para Martha Patricia Molina, integrante del Observatorio Pro Transparencia y Anticorrupción y que conoce la situación vivida por las misioneras, considera que es una arbitrariedad más que se suma a la lista de delitos cometidos por la dictadura Ortega-Murillo.

Suplían labores que deberían ser obligaciones estatales

“Las hermanas de la caridad realizaban obras cristianas al país, se dedicaban a sustituir la tarea que por obligación era de la administración pública, en pago a esa obra se les ha tratado como delincuentes. Es obligación del Estado crear políticas públicas para los grupos más vulnerables, entre ellos las personas de la tercera edad, pero en vez de crearlas ellos invierten el dinero proveniente de préstamos e impuestos para destinarlos a la represión”, afirma.

Tanto para las religiosas como para los ancianos, el apego es grande. Se supo que hubo mucho sufrimiento y lágrimas de ambas partes. La tristeza y confusión primaron en aquellos ancianos que acongojados desconocían lo que estaba pasando.

“Para ellas fue grande el sufrimiento y lloraron mucho al despedirse de los ancianitos, quienes también sentían tristeza, confusión y todos aquellos sentimientos que siente uno cuando se separa del ser amado. En lo particular al ver las fotos de ellos no pude contener las lágrimas, ahora imaginen cómo habrá sido ese momento de la separación inhumana para ellos”, dice Molina.

Organización opositora dice que toma de alcaldías es “otro zarpazo” que invalida municipales

Misioneras acogidas en Costa Rica

De las religiosas, se sabe que fueron acogidas por el Obispo de Tilarán-Liberia (Costa Rica), quien les dio la bienvenida en su diócesis.

“Bienvenidas Hermanas de la Caridad de Madre Teresa de Calcuta. Es un honor para nuestra Diócesis de Tilarán – Liberia que sus plantas pisen estas tierras. Oramos por la Iglesia en Nicaragua, por sus obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas. Hermanas sean bienvenidas a estas tierras, nuestra Diócesis está de puertas abiertas para recibirlas, gracias por su ejemplo, entrega y servicio a los más pobres entre los pobres. La Santa Madre Teresa de Calcuta, siga intercediendo por sus intenciones. ¡Viva Cristo Rey!”, escribió Monseñor Manuel Eugenio Salazar Mora, en su cuenta de Facebook.

Foto: VOA.

Trataron de no dejarlos desprotegidos

Se conoce que los ancianitos no fueron entregados a familiares, pues muchos de ellos fueron recogidos del desamparo y no tienen quién se encargue de su cuidado. Sin embargo, aún antes de verse obligadas a salir, las misioneras se encargaron de no dejarlos en el desamparo y cada uno fue entregado con sus expedientes y medicinas que se les tienen que administrar.

“Hay un no vidente en el grupo y al menos seis con problemas mentales. Pero todos han quedado en excelentes manos. Pero hay una cosa que nadie podrá reemplazar y es el apego y cariño que este grupo de ancianitos sentían hacia las monjas. Es como arrebatar a un niño de los brazos de su madre. Todo esto es una infamia que no tiene nombre”, dice Martha Molina.

Misioneras de la Caridad salen de Nicaragua escoltadas por agentes de la dictadura

La abogada lamenta todas las atrocidades cometidas por la dictadura en contra de seres indefensos como los ancianos y la expulsión de las misioneras a tal punto de sacarlas escoltadas del país como si fueran delincuentes.

“Todos nos enfocamos en las monjitas y el dolor de ellas. Pero son religiosas y ellas ofrecen ese dolor y saben llevarlo porque viven en oración, pero lo que ha pasado con los ancianitos, eso es más que extremo. Es como si existiera un odio a ese grupo etario como ocurrió con ocupa INSS”.

Atrás quedaron casi 40 años de servicio de las misioneras en Nicaragua, centenares de obras realizadas en el servicio de la humanidad, especialmente en ancianos y niños, y también una promesa rota que el dictador le hiciera personalmente a Madre Teresa cuando visitó Nicaragua en agosto de 1988.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.