Por qué el apoyo de Rusia no es significante para Ortega en un año electoral

Según Juan Bosco Colomer, especialista en relaciones exteriores, el apoyo internacional de grupos de izquierda y gobiernos claves para el financiamiento a Ortega se ha visto "mermado" desde el intento por socavar la democracia e instaurar una reelección presidencial por cuarto período consecutivo.

En medio de críticas internacionales por señalamientos de violaciones a derechos humanos, el gobierno de Nicaragua celebró el 42 aniversario de la revolución sandinista en un acto privado en el que principalmente no estuvieron presentes sus aliados ideológicos de Venezuela, Bolivia, Rusia y Cuba, sin embargo enviaron sus muestras de «felicitaciones» al mandatario sandinista.

El apoyo internacional hacia el mandatario se ha visto fuertemente reducido con el pasar de los años. El único invitado extranjero durante esta celebración sandinista fue Kove Daur, canciller de Abjasia una nación asiática separatista de Georgia, que ha sido reconocido como Estado por la diplomacia de Rusia, Venezuela, Nicaragua y los Estados insulares de Nauru y Tuvalú.

Ortega, quien tiene control de todos los poderes estatales de Nicaragua, celebró este aniversario de su revolución junto al jefe del Ejército de Nicaragua, la Policía Nacional, el presidente de la Asamblea Nacional, magistradas del Consejo Supremo Electoral, la presidenta de la Corte Suprema de Justicia, y la Procuradora General de la República, todos dentro del círculo íntimo del sandinismo.

Tres razones por las cuales a Ortega le aterran las elecciones libres y transparentes

¿Qué pasó con los aliados ideológicos del FSLN?

Daniel Ortega proclamó a través de un discurso televisado por cadena nacional que «el pueblo armado jamás será aplastado» en alusión a la defensa de su gobierno, mientras le aplaudían sus custodios el Ejército Nacional y la Policía Nacional, esta última institución sancionada por Estados Unidos y señalada de reprimir violentamente a los manifestantes opositores.

Yader Morazán, especialista en Administración de Justicia, cuestionó diciendo “el pueblo armado jamas será aplastado”. Entonces, ¿por qué después de abril han utilizado a la Dirección de Registro y Control de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y Materiales relacionados (DAEM) de la Guardia Nacional para “decomisar” armas y suspender permisos?».

Esto ha llamado la atención de críticos al gobierno de Ortega, traduciéndose en un llamado del mandatario sandinistas a sus revolucionarios a defender lo que han llamado por meses «la soberanía de Nicaragua».

Ortega solo

Según Juan Bosco Colomer, especialista en relaciones exteriores, el apoyo internacional de grupos de izquierda y gobiernos claves para el financiamiento a Ortega se ha visto «mermado» desde el intento por socavar la democracia e instaurar una reelección presidencial por cuarto período consecutivo, pese a los acuerdos internacionales para la construcción de un Estado de Derecho.

Un Ortega aislado celebra el 42 aniversario de la Revolución Sandinista

Bosco Colomer cree que «la diplomacia se mueve en relación a los intereses y la geopolítica» lo que indica que Nicaragua no tiene un poder internacional «que lo vaya a sustentar», y por ello, «únicamente está bajo los brazos de Rusia» aunque no es tan relevante como la cooperación venezolana que en 2016 generó más de 700 millones de millones de dólares, según datos del Banco Central de Nicaragua.

Sin embargo, el contexto actual es diferente. Los datos más recientes del Banco Central reflejaron que no hubo cooperación venezolana durante el primer semestre de 2020.

Proyectos de Ortega en un año electoral

Ortega también habló de un ajuste del presupuesto de un 5%, esto incluye los salarios básicos y antigüedad. Sin embargo, la decisión ha sido calificada por diversos economistas como una medida «populista» por el acercamiento de los comicios electorales 2021. Asimismo, cuestionan que esta carece de importantes especificaciones.

«Esos megaproyectos siempre han sido común en sus prácticas de propaganda política que es muy relacionado también a los populismo en Latinoamérica. Es ese mismo simbolismo que lo ha caracterizado y que realmente es para atraer votantes para estas próximas elecciones» dijo Bosco Colomer.

El especialista en relaciones exteriores cree que el apoyo internacional hacia Nicaragua «se mira minimizado o inclusive anulado a nivel político«, lo que puede conllevar al mandatario sandinista a anunciar proyectos que podrían terminar inconclusos por falta de financiamiento. Sin embargo, destacó que el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y el Banco Internacional de Desarrollo (BID), podrían otorgar préstamos como únicas alternativas a la ejecución de proyectos.

«Al menos hasta el momento son algunos quienes han brindado ese apoyo, y eso que puede revertirse en relación a la posición que adopte la comunidad internacional, pero que vaya a implementarlo va a ser demasiado complicado (…)además, muchas veces no se considera la base en qué se va hacer esos ajustes, esa inyección de inversión o esa política pública» explicó Bosco Colomer.

¿Otra vez un discurso privado?

En 2020, en medio del inicio de la pandemia del coronavirus, Daniel Ortega también ofreció un discurso limitado con poca presencia de militantes sandinistas y se vio obligado a no tener invitados internacionales por los cierres de fronteras que ocasionó el covid-19.

De cara al 19 de julio del año pasado, las autoridades del gobierno hicieron el llamado de «celebrar en estos tiempos con creatividad” ante la pandemia de coronavirus sin afectar la agenda política que es distribuida por todo el país bajo las alcaldías sandinistas.

Nicaragua y Rusia firman convenio de seguridad informática y se pronuncian contra sanciones

Asimismo, Bosco Colomer considera que el aislamiento de Ortega frente a la comunidad internacional durante las últimas celebraciones de la revolución sandinista refleja una presión externa para evidenciar la falta de compromiso del mandatario sandinista con los acuerdos internacionales. Es una separación provocada por el mismo «revolucionario».

«Es una evidencia de lo que la comunidad internacional ya sea de manera explícita o implícita refleja sobre la dictadura de Daniel Ortega. No puede vivir ante la gran presión de la comunidad internacional, considerando también que a nivel interno están teniendo problemas en sus estructuras» afirmó el especialista en relaciones exteriores.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.