El trabajo infantil aumentará en América Latina tras la pandemia

El impacto económico por la pandemia del Covid-19 provocará un aumento del trabajo infantil en América Latina, aseguran la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

El reporte presentado por ambas organizaciones establece que entre 109,000 y 326,000 niños, niñas y adolescentes podrían ingresar al mercado de trabajo, por lo que han instado a los gobiernos de la región a evitar este escenario en contra de la niñez.

Los datos han sido revelados en el marco de la celebración del día internacional contra el trabajo infantil, este viernes 12 de junio.

Según el informe COVID-19 y trabajo infantil: “Los indicadores de trabajo infantil y de trabajo adolescente peligroso podrían incrementarse significativamente si no se implementan medidas y estrategias para reducir el impacto”.

En América Latina, el porcentaje de niños y adolescentes entre 5-17 años que trabaja bajó de 10.8% en 2008 a 7.3% en 2016, una reducción de 3.7 millones de personas.

Desde el 2000, el trabajo infantil ha disminuido en 94 millones, una mejora que ahora podría verse amenazada.

Aunque el informe solo abarcó a México, Perú y Costa Rica, sus resultados permiten calcular que el trabajo infantil podría aumentar entre uno y tres puntos porcentuales en la región.

Guy Ryder, Director General de la OIT, expresó que las familias «al no tener apoyo alguno, podrían recurrir al trabajo infantil”, por lo que destaca que la protección social es primordial en épocas de crisis.

Por su parte Henrietta Fore, Directora Ejecutiva de UNICEF,  dijo que “a medida que la pobreza aumenta, las escuelas cierran y la disponibilidad de los servicios sociales disminuye».

Fore asegura que después del Covid-19 se debe asegurar que los niños y sus familias dispongan de las herramientas necesarias para afrontar dificultades similares en el futuro.

Ambas instituciones coinciden en que los grupos más vulnerables son aquellos que trabajan en el sector informal y los trabajadores migrantes, lo que traerá como consecuencia un aumento de la informalidad y el desempleo, así como una caída en la calidad de vida.

La pandemia se encuentra en un punto alto en los países de América Latina, causando más de 70,000 muertes, vulnerado sus economías y dejando en pobreza a más de 200 millones de personas.

El informe propone una serie de medidas que buscan evitar el aumento del trabajo infantil, entre ellas, ampliar la protección social, promover el trabajo decente para los adultos y facilitar el regreso de los niños a la escuela sin costos de escolaridad.

“La OIT y UNICEF están elaborando un modelo de simulación para evaluar los efectos de la COVID-19 en el trabajo infantil a escala mundial. En 2021 se publicarán nuevas previsiones mundiales en materia de trabajo infantil”, establece un comunicado de OIT.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.