Rosario Murillo descarta cuarentena en el país al asegurar que producción es prioridad

Rosario Murillo reconoce que el país se encuentra en una etapa difícil, pero deja claro que «a pesar de las complejidades el trabajo no se detiene».

Asociaciones médicas, empresarios y organismos internacionales como la OPS han recomendado al gobierno de Nicaragua implementar una cuarentena como medida de contención de la transmisión comunitaria que ha iniciado en el país y que según cifras oficiales provocó la muerte de 46 personas, aunque los datos independientes hablan de más de 800 víctimas.

Estos grupos piden que se suspendan las actividades masivas, las clases en escuelas y universidades públicas y que se suspendan actividades no esenciales. Además que el gobierno facilite mecanismos de apoyo para trabajadores informales y personas de escasos recursos que no puedan enfrentar los estragos de una cuarentena.

Trabajadores deben asumir el riesgo

Las recomendaciones han sido desatendidas por las autoridades gubernamentales y Rosario Murillo dijo hoy en su discurso de medio día que «la prioridad en este momento; la salud, la prioridad en este momento; la producción, son dos prioridades que gracias a dios podemos asumir con la fortaleza que nos caracteriza», aseguró, poniendo en mismo nivel de importancia la economía y la vida de miles de nicaragüenses que se exponen diariamente al contagio.

«Nicaragua emprende, son tiempos complejos y tiempos en los que nos corresponde ver hacia delante, ver el futuro, verlo con esperanza y fe», manifestó la vocera del gobierno, a pesar que al menos tres funcionarios sandinistas de alto rango fallecieron en la última semana por síntomas asociados al coronavirus.

Las proyecciones económicas no son alentadoras para el mundo, pero para Nicaragua son aún peores, pues la pandemia llegó justo en medio de una crisis sociopolítica que arrastraba al país a su tercer año consecutivo de caída en los principales indicadores como inversión extranjera, empleo y recaudación fiscal.

Para conseguir el menor impacto posible, el gobierno decidió mantener las fronteras abiertas y el comercio activo en medio de la pandemia de Covid19. Los trabajadores y comerciantes informales son los más expuestos con esta medida, pero para Murillo parece ser un costo que vale la pena asumir.

«Vamos adelante porque la voluntad de Dios es que nuestra Nicaragua bendita prosperen, avance con el protagonismo de las familias productoras, emprendedoras y de buena voluntad», aseguró.

Murillo dijo que se debe mantener estrictamente la «producción, el consumo y el comercio».

Más actividades masivas

Murillo anunció que seguirán desarrollando actividades en casi todos los departamentos del país como inauguraciones, ferias agrícolas, concursos y eventos infantiles. También tendrán capacitaciones con campesinos y giras de funcionarios.

Murillo y su esposo, el presidente del país Daniel Ortega no salen de su residencia desde que se anunció la pandemia manteniendo medidas de distanciamiento social.

«Donde estemos, estamos trabajando y sirviendo a nuestro pueblo con amor, con respeto, con amor, con solidaridad», aseguró Murillo, ampliamente cuestionada por aplicar una cuarentena familiar pero exponer a los trabajadores del estado y funcionarios al contagio pidiéndoles participación en eventos de riesgo.

Foto principal: El 19 Digital 

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.