Darle «micrófono» a dictaduras sería un error de Biden, dicen opositores nicaragüenses

La Cumbre de las Américas ha dividido a países de la región, entre quienes quieren que se invite a las dictaduras y quienes no lo desean.

Las dictaduras de Nicaragua, Venezuela y Cuba parecen dividir a la región,y la Cumbre de las Américas se ha convertido en el nuevo escenario de los desencuentros del gobierno de Estados Unidos, activistas y defensores de derechos humanos con ciertos gobiernos democráticos que se autodefinen como de izquierda.

La Cumbre se llevará a cabo en junio en Los Ángeles, California, y la administración Biden no está dispuesta a recibir a los representantes de los tres regímenes, pese a que países como Honduras, Bolivia, México y Chile piden no se excluya a nadie.

Para el jurista y subdirector de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México, Uriel Pineda, el presidente Joe Biden no va a echarse para atrás e invitar a estos regímenes a tan importante encuentro regional.

“Aunque América Latina en estos momentos no es prioridad yo no veo al presidente Biden cambiando de opinión de último momento”, indica Pineda.

EEUU no se va a arriesgar a darles micrófono

El jurista de origen nicaragüense subraya que invitar a esos regímenes significaría darles voz dentro de los mismos Estados Unidos.

“Esto ya generó una controversia. Invitar a estos países va a implicar darles micrófono para que lo critiquen en su casa. Ese es un escenario que haría ver muy ineficiente a la administración de Biden”, subraya.

Las añoranzas izquierdistas de AMLO

Pineda recuerda que México siempre ha sido un país que ha liderado agenda a nivel regional, pero el hecho de que el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador encabece la petición de no excluir a estas dictaduras responde a una razón ideológica y también a un asunto meramente de política interna.

«Al presidente Andrés Manuel López Obrador hay que tomarle con poca seriedad su planteamiento. Es alguien que no comprende el tema geopolítico. Esa es mi apreciación como residente mexicano que veo sus declaraciones. Simplemente es alguien ajeno al contexto geopolítico y no comprende muchas cosas. Si bien está motivado por la nostalgia setentera de la izquierda cuando él incursiona en la política», afirma.

“(La Cumbre) es un tema que él está capitalizando para reacomodar su política exterior respecto de Estados Unidos (…). Él quiere dar una imagen a lo interno de que él no es un presidente entregado a las demandas de los Estados Unidos. Eso sumado a su nostalgia ideológica setentera, trasnochada», insiste.

El profesor Gabriel Putoy, del Grupo de Reflexión de Excarcelados Políticos (GREX), defiende la decisión de no invitar a las dictaduras a la Cumbre de las Américas. «Ellos mismos se han autoexcluido de esta cumbre. Al no permitir la democracia, al no permitir la libertad de expresión, ellos se han autoexluido», insiste el exreo político nicaragüense.

Putoy asegura que comprende la posición de Chile, un país que sigue demandando el restablecimiento de los derechos humanos en Nicaragua, pero no la posición del presidente mexicano.

En este sentido, Uriel Pineda señala el caso de Chile y Argententina donde los gobiernos de Gabriel Boric y Alberto Fernández «comprenden el interés estratégico de no apoyar dictaduras”. Pese a tener «una matrícula de izquierda muy clara y muy evidente, naturalmente para ellos sí tiene una relevancia significativa las violaciones a los derechos humanos que perpetúan estos regímenes”, explica.

Pineda dice que no espera ver a Boric decantándose en una defensa férrea de las dictaduras de Cuba, Venezuela y Nicaragua “como sí lo ha hecho Andrés Manuel López Obrador”.

Critican que Biden no presiona más

Gabriel Putoy indica que si bien el presidente Joe Biden está comprometido con la democracia, aún no ejerce suficiente presión contra el régimen sandinista. «No ha querido ejercer mano dura como lo hizo en los años ochentas Ronald Reagan. No es que se les hayan acabado las estrategias, es que no quieren utilizarlas, porque por lo menos nosotros los nicaragüenses, sobre la cabeza de la dictadura está la Ley Renacer, pero no la han querido aplicar en todo su rigor», advierte.

En este punto, dice que la política de Biden hacia Ortega y compañía es de “te presiono pero no al máximo”, a diferencia de Rusia, al que la comunidad internacional si lo está ahogando.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.