La impactante historia de un sobreviviente de COVID19: «Me dijeron que era bronquitis, casi muero»

Fabián Barrera se contagió de Covid19 por un trabajador de su tienda. La afectación del virus fue tan grave que no podía caminar y llegó a comunicarse con un cuaderno.

Fabián Barrera, de 38 años, se fue de paseo con su familia a varias ciudades de Estados Unidos durante quince días. Pudieron ser las últimas. Al regresar a Nicaragua se enteró que dos trabajadores de una tienda que tenía en Managua se habían contagiado de Covid19, uno murió por causas asociadas al virus. Esta es su historia.

Las vacaciones de Barrera fueron un éxito y todo marchaba bien con su salud. El hombre retomó su rutina laboral, pero de pronto el trabajador de su negocio le informó que se contagió de Covid19, y necesitaba su ayuda.

El 14 de agosto recibió esa llamada de emergencia de su trabajador que le dijo: “me siento mal, ando mucha tos, me duele el pecho. Voy para una clínica”. Esta persona era hipertensa, padecía de cardiopatía y tenía problemas de la circulación; alguien altamente vulnerable al Covid19.

Fabián al llegar a EEUU. Cortesía
Asperguillus pulmonar, la nueva complicación de los pacientes con COVID-19

Fabián Barrera llegó a la clínica privada a eso de las 2 de la madrugada para poder pagar parte de la cuenta de su trabajador. Sin embargo, él comenzó a presentar ese mismo día una sensación de opresión en la parte baja del cuello y una tos incómoda.

El trabajador consiente de que tenía Covid19 debido a los exámenes clínicos, le sugirió a su jefe por los primeros síntomas que presentaba: “¿Por qué no te haces la placa y los exámenes?”. El dueño del negocio atendió el consejo del que también era su amigo, pero se confió por no sentirse tan mal y solo se hizo la radiografía. En base a eso lo valoran en la clínica privada.

Le diagnostican «bronquitis»

“Los doctores me dicen que tengo una bronquitis y me mandan tratamiento para bronquitis. Cuatro días después, yo ando más síntomas. Sudoración, más tos y se me baja la presión”, relata Barrera, quien pensó que con la receta médica para el diagnóstico que le dieron iba a mejorar.

En la segunda cita en la clínica se vuelve a tomar la radiografía de tórax porque su salud estaba más afectada. Sin embargo, no se realizó ningún examen y los médicos tampoco se lo exigieron. La placa es valorada por los doctores y “me dicen que la bronquitis está mejorando”, pero sus pulmones se miraban más afectados.

Placa de tórax de Fabián Barrera. Foto | Cortesía

Barrera comenzaba a presentar sudoración excesiva y a cada instante le preguntaba al médico a qué se debía,  a lo que el especialista respondió sin mayor explicación “que es el virus que ya lo está depurando tu organismo”. Le recetan el mismo tratamiento que ya tenía más otras pastillas para la tos, el cansancio y unas vitaminas.

Se fue a la casa y continuó el tratamiento. “Tres días después, yo estoy peor y es cuando reacciono por insistencia de mi hermano”, dice Barrera, quien entonces decide hacerse el PCR (Proteína C Reactiva) en un hospital privado.

¿Cuál es la efectividad de los equipos de protección frente al COVID-19?

No podía caminar ni hablar

Barrera se hizo varios exámenes más profundos y el PCR, el cual le salió por un valor alterado de 135. “Me sale infiltración en el pulmón grado 5”, dice y comenta que comenzó su “calvario” porque la doctora le dijo que tenía “inflamado el pulmón”.

“Cuando yo me hago los exámenes y chequeo médico, ya ando cansancio, la saturación de oxigeno la tenía en 93, la tos más fuerte, la sudoración más fuerte y me cuesta caminar”, nos cuenta y recuerda que la doctora le orientó mantener oxígeno y antibióticos intravenosos con desinflamante.

De igual forma expresa que la trabajadora de la salud le manifestó a su esposa, quien  lo acompañó en todo momento, que debido al cuadro clínico que se veía por la información en un pulmón, se debía preparar para los días más duros de la enfermedad.

«Le seré honesta, tenga oxígeno a la mano, salga corriendo a buscar cómo desinflamar ese pulmón y luego reposo absoluto. Si su saturación baja a 90 tiene que hospitalizarse,  en ese momento marcaba 92 – 93», cuenta.

“Es una odisea conseguir oxígeno para pacientes con COVID-19” en Nicaragua

“El día 13 yo me descompensé, porque (mi cuerpo) ya estaba en una guerra con el virus, con mi sistema inmunológico y el antibiótico. Se me bajó la saturación a 84, pasé tres días con oxígeno”, afirma. Confiesa que sintió que estaba a punto de perder la vida en ese momento.

Explica que la afectación fue tan fuerte que de solo caminar del cuarto al baño se cansaba y debido al cansancio no podía hablar porque le daban ataques de tos. “Tenía que estarme comunicando con un cuaderno”. Agrega que solo almorzaba  y solo probaba la comida, pero su esposa lo motivó a que se alimentara.

En ese momento, Fabián Barrera ya no escuchó más las sugerencias de su amigo y trabajador de la tienda a quien identifica como Freddy Trejos Baldelomar porque su salud se complicó y fue intubado en el Hospital Alemán Nicaragüense. Días después, no pudo seguir batallando contra el virus cuando un paro cardíaco le quitó la vida al hombre de 45 años.

Su familia se negaba a darle la noticia para no afectarlo emocionalmente por el cariño que le tenía.

«Era una persona incondicional, honesta», dice Fabián sobre su trabajador a quien recuerda con mucho aprecio.

Freddy Trejos Baldelomar, un trabajador incondicional de Fabián falleció por razones asociadas al nuevo coronavirus. Cortesía

No priorizamos en vacunarnos”, dice.

Fabián Barrera ahora reconoce la importancia de priorizar la salud, ante todo, pues estuvo en Estados Unidos antes de contagiarse con el virus y no quiso aplicarse la vacuna de una sola dosis llamada Johnson & Johnson. “No priorizamos en vacunarnos”, dice.

El hombre aconseja que los médicos deberían de exigirle a los pacientes cuando los están tratando que se hagan una radiografía de tórax junto con todos los exámenes. “Que no los valoren solo con una placa o un examen, porque el tratamiento queda incompleto y al paciente no le dan tratamiento adecuado”, sugiere.

De igual forma atribuye a “un milagro de Dios”, más el cuido de su esposa el hecho que haya podido sobrevivir.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.