«Este personaje ha sido lo más importante para mí»: La historia de Lady la Vulgaraza

La activista que interpreta el papel de la Lady la Vulgaraza desde 2017 relata su historia a Nicaragua Investiga

Es activista trans. Karelia de la Vega, mejor conocida como «Lady la Vulgaraza», se volvió famosa accidentalmente. Nunca pensó que un video improvisado sería viral en las redes sociales. «Me grabó un amigo con su celular y le robaron el teléfono. Después todos me decían que andaba un video mío en las redes», contó Karelia. Desde entonces las críticas que hacía desde el anonimato, se convirtieron en su nueva faceta pública: Ser youtuber.

Su carrera inició  YouTube desde 2017. Para entonces simpatizaba con el partido sandinista, pero cuando estalló la crisis política y social en 2018, «Lady Vulgaraza» se convirtió en una persona crítica al gobierno de Daniel Ortega. Ese mismo año denunció haber sido víctima de agresiones físicas por parte de  simpatizantes sandinistas.

-¿Qué obligó al Youtuber Juan Sebastián Gómez a alejarse de la producción de videos?

Pero Karelia, de 27 años, tiene una vida detrás de la fama que ahora le persigue.  En sus videos se muestra siempre alegre y con mucha energía, pero detrás del personaje hay una persona real, que ha pasado por dificultades y que se enfrenta cada día a una dura batalla: ser diferente en un mundo que busca siempre los estereotipos.

Lady se dedica a la elaboración y venta de cajetas tradicionales. No es un negocio muy rentable, señala. Pero su anterior forma de subsistir la puso en riesgo de muerte.

El momento más oscuro de su vida

«Cuando yo era más joven trabajé en la vida sexual nocturna, donde me pasaron muchas cosas que hicieron que me retirara de ese camino y buscara la venta de ropa, zapatos y cajetas», dice.

Relata que en ese oficio le iba mejor económicamente, pero no le hacía sentir inseguridad todo el tiempo.

Una noche, cuando tenía 18 años, un grupo de hombres la agredieron con un tubo en la cara. No supo porqué, ni siquiera pudo percibir el peligro en el momento. Debido a la golpiza perdió el conocimiento y cuando logró recobrarlo ya se encontraba en un centro de salud. El golpe fue tan fuerte que su mandíbula y nariz sufrieron una fractura. «Tuvieron que cerrarme la boca durante un mes y medio», rememoró Lady.

Relata que el dolor era tan intenso que se desmayaba porque no podía soportarlo. «Cada segundo, cada momento que quería recuperar el conocimiento, como que algo me lo impedía», recuerda con amargura.

Maquilas en Nicaragua forzadas a despedir a unos 6.000 trabajadores por la pandemia

El papel de Lady la Vulgaraza

«Lady la Vulgaraza» ha recibido críticas de muchos y ha sido aceptada por otros, pero dice que ha preferido elegir a aquellas que le muestran afecto y cariño. «Este personaje ha sido lo más importante y lo más bello que he podido vivir, demostrándome a mí misma que sí puedo y que puedo lograrlo cuando sea humilde y perseverante», sostiene con firmeza.

«El video no fue grabado en el 2017, sino en el 2015, pero mi amigo que tenía el video le robaron el teléfono y esa persona lo subió (en las redes sociales). Yo no sabía, hasta a los tres días me di cuenta que la gente decía el muchacho del video. Me sorprendí porque no sabía de lo que estaban hablando hasta cuando llegué a mi casa revisé y miré», relata.

Tras esa eventualidad, se sintió sorprendida y apenada porque era muy «vulgar» para el público, alega. Pero desde entonces, tras no poder estudiar la carrera de periodismo a como un día soñó, aprovechó las cámaras para demostrar su talento como Lady la Vulgaraza. 

El proyecto del comedor

Hace unos meses esta activista volvió a llamar la atención de los medios de comunicación cuando se conoció una nueva iniciativa que desarrolló; un comedor infantil donde ofrecía almuerzos gratis a los niños más pobres de su barrio.

La iniciativa nació cuando estuvo muy enferma y estaba indispuesta para vender ese día, por lo que decidió publicar la venta en sus redes sociales para no perder las donas. «Buscaba a una persona que me comprara la venta y así regalarle a los niños las donas, la persona que me las compró dio algo de dinero y sobró para hacer 50 platos de comida», nos cuenta.

La motivó un recuerdo de su infancia. Llegaba de clases y no tenía qué comer. Esto la marcó tanto que se ve en el reflejo de cada niño que llega hasta su casa a retirar un plato de alimento. Ha utilizado sus redes sociales para continuar esta labor humanitaria en Pochocuape, pues gracias a los donantes este programa se ha mantenido más allá de sus propias expectativas.

Niños hacen fila en casa de Karelia de la Vega para recibir el alimento. Jeiner Potosme/Nicaragua Investiga

No la amedrentará la Ley de Ciberdelitos

Ser una persona crítica al gobierno le ha costado muchas represalias. En el año 2019  le negaron atención médica en un centro asistencial público.

«Me negaron la atención por ser crítica al régimen de Daniel Ortega», denunció en ese entonces. También recuerda que en otra ocasión una persona aparentemente simpatizante sandinista le tomó una foto en el Complejo de Salud Conchita Palacios cuando fue a aplicarse la vacuna de la fiebre amarilla.

A pesar de la reciente aprobación de la Ley de Ciberdelitos asegura que su papel de criticar la gestión de Ortega no cambiará. Sostiene que dicha ley es una «excusa» y «estrategia» que pretende cercenar el derecho a la libre expresión de los nicaragüenses. 

Así afectará la Ley de Ciberdelitos a un ciudadano común

«El contexto de Lady la Vulgaraza no va a cambiar: no me rindo, ni me vendo. Ellos pueden hacer lo que quieran, el pueblo de Nicaragua es el que manda», dice con firmeza.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.